Público
Público

Sólo una mujer parte como favorita en el pasteleo del PP y PSOE para renovar el Tribunal Constitucional

El resultado será un alto tribunal compuesto por 10 hombres y dos mujeres. Las negociaciones están muy avanzadas. Ciudadanos no quiere participar en el reparto de vocales y Podemos no cuenta. PNV se mantiene a la espera

Publicidad
Media: 3
Votos: 4

De izquierda a derecha y de arriba a abajo: María Luisa Balaguer, Cándido Conde-Pumpido, Ricardo Enríquez y Alfredo Montoya.

MADRID.- La catedrática María Luisa Balaguer es la única mujer entre los cuatro candidatos que parten como favoritos para la renovación parcial del Tribunal Constitucional, cargos que planean repartirse el PP y el PSOE sin la participación de Ciudadanos ni Unidos Podemos, según fuentes conocedoras de estas negociaciones.

Los dos grandes partidos ultiman nombres y candidatos estos días: dos miembros serán cuota del PP, uno del PSOE y un cuarto sería designado por consenso, si el PNV acepta participar en el reparto porque Ciudadanos no quiere intervenir en el intercambio de cromos. En caso contrario, sería un magistrado apoyado por el PSOE.

Con esta elección se completarán la lista de doce magistrados que integran el TC. El acuerdo es inminente, porque las negociaciones están muy avanzadas. De prosperar, sólo habrá dos mujeres en el alto tribunal: la actual magistrada Encarnación Roca, y María Luisa Balaguer.

Los demás serán diez hombres, ya que deja la alta institución la vicepresidenta, Adela Asúa, porque se ha agotado su mandato.

Los favoritos son: Alfredo Montoya y Ricardo Enríquez, por el PP, así como María Luisa Balaguer, apoyada por el susanismo

En total, cesan el presidente del TC, Francisco Pérez de los Cobos, Adela Asúa y hay que reemplazar a dos fallecidos. Estos cuatro puestos corresponden a la cuota del Senado, que eligirá a los cuatro miembros a partir de las propuestas que reciba de los parlamentos autonómicos. Y es en estos parlamentos donde PP y PSOE ultiman su pacto.

Por la cuota del PP parten como favoritos para ser presentados por varios parlamentos Alfredo Montoya Melgar y Ricardo Enríquez, quien sería renovado en su puesto tras entrar en el TC en el año 2014 en sustitución del fallecido Francisco Hernando.

Montoya Melgar es catedrático de Derecho del Trabajo, como su padrino Francisco Pérez de los Cobos, y el segundo es un magistrado especializado en Contencioso-Administrativo.

En la cuota del PSOE se da como segura a María Luisa Balaguer, una catedrática de Derecho Constitucional especializada en la construcción jurídica del género. Está apadrinada por Susana Díaz, presidenta de Andalucía, y ha sido elegida por el parlamento autónomo junto a Enríquez.

El cuarto candidato está por definir, pero todo apunta a que sería un hombre, según fuentes jurídicas.

"Por un Constitucional equilibrado"

En este reparto de cromos se ha ignorado las demandas de la Asociación de Mujeres Juezas y de diversas organizaciones feministas, que reclaman que los cuatro puestos vayan para mujeres juristas con el fin de alcanzar una igualdad real en el Constitucional.

“Tenemos una sociedad prejuiciosa que no cree que las mujeres estemos preparadas para estar en el Constitucional”, denuncia Gloria Poyatos

“Tenemos una sociedad prejuiciosa que no cree que las mujeres estemos preparadas para estar en el Constitucional”, denuncia Gloria Poyatos, presidenta de la Asociación de Mujeres Juezas de España que ha lanzado un manifiesto para reclamar una igualdad real en el Tribunal Constitucional, campaña que cuenta con el apoyo de diversas organizaciones feministas.

En el Manifiesto Por un Tribunal Constitucional equilibrado las mujeres juezas reivindican “una verdadera participación de las mujeres en todas las esferas sociales, políticas, culturales o judiciales” y consideran que el TC “debe ser un referente ejemplar de la pluralidad social, y especialmente en la aplicación real (no formal) del principio de igualdad, tanto en sus resoluciones, cómo en su composición paritaria de mujeres y hombres”.

Sede del Tribunal Constitucional.

El próximo 10 de febrero finaliza el plazo que tienen las comunidades autónomas para proponer sus candidatos al Senado. PP y PSOE tienen mayoría suficiente en la cámara alta para escoger los miembros del TC sin contar con otras formaciones políticas.

Ambos partidos eluden todo acuerdo con el grupo parlamentario Unidos-Podemos- En Comú Podem-En Marea-Podemos, mientras que Ciudadanos se ha autoexcluido, a pesar de haber sido invitado a elegir a un candidato de consenso porque defienden “cambiar los requisitos de elección para endurecerlos y asegurar la independencia y la excelencia de los elegidos”, según fuentes de su Ejecutiva.

Desafío soberanista

El PP y el PSOE han creado un eje de acero porque el Constitucional tiene en su futuro desafíos como es la consulta soberanista catalán de 2017 y los recursos contra las posibles inhabilitaciones–si se producen- de los promotores de la consulta soberanista catalana del 9-N, con el expresident Artur Mas a la cabeza, así como la de Francesc Homs, Irene Rigau y Joana Ortega.

La única penalista que existe en el Constitucional actualmente es Adela Asúa, quien dejaría este puesto por lo que cobra fuerza la opción de promover a un magistrado penalista. 

Se da por seguro que la Asamblea de Madrid propondrá a Cándido Conde-Pumpido, quien entró en 1995 en la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo -es el más antiguo- y fue Fiscal General del Estado en la etapa socialista. Conde-Pumpido nunca ha ocultado su deseo de culminar su carrera profesional en el Constitucional y cuenta con el apoyo de Alfredo Pérez Rubalcaba. Este penalista sería el cuarto magistrado para el TC si al final dos de los cuatro puestos van al PSOE.

Propuestas de los parlamentos

El Tribunal Constitucional está compuesto de 12 miembros: cuatro los propone el Congreso y cuatro el Senado, todos ellos por mayoría reforzada de tres quintos. El Gobierno nombra a otros dos vocales y dos son elegidos por el CGPJ.

Los candidatos a elegir por el Senado que han sido propuestos, por ahora, por los parlamentos autónomos son:

Andalucía: María Luisa Balaguer y Ricardo Enríquez.

Baleares: Joan Oliver Araújo, catedrático de Derecho Constitucional y elegido con la abstención de Ciudadanos.

Comunidad Valenciana: Alicia Millán, fiscal de violencia de género, y Susana Gisbert, abogada, aprobadas por las Corts con los votos de PSPV, Compromís y Podemos.

Galicia: José Manuel Sieira, magistrado del Tribunal Supremo propuesto por el PP gallego, y Teresa Conde-Pumpido, aupada por En Marea y hermana de otro candidato, Cándido Conde-Pumpido.

Navarra: Manuel Pulido, exletrado del TC, a propuesta de UPN.

Otros candidatos que barajan las autonomías y que están pendientes de ser votados son:

Aragón: Félix Azón.

Catalunya: no han properado, por veto de los independentistas, las candidaturas de Félix Azón y Xabier Arbós que proponía el PSC.

Comunidad de Madrid: el PSOE apoya a Cándido Conde-Pumpido.

Extremadura: Ángel Juanes, magistrado y vicepresidente del Tribunal Supremo.

La Rioja: Ignacio Espinosa, presidente del Tribunal Superior de Justicia de La Rioja.

El vocal del CGPJ Gerardo Martínez Tristán se ha postulado como candidato y cuenta con el apoyo de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, no en vano su esposa fue consejera en Castilla-La Mancha.

Por ahora, pierden fuerza Consuelo Madrigal, ex Fiscal General del Estado; Ignacio Astarloa, exresponsable de asuntos jurídicos del PP, e Inmaculada Montalbán, magistrada y expresidenta del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género.

Más noticias en Política y Sociedad