Público
Público

Multitudinaria manifestación contra la persecución judicial de cargos independentistas

La izquierda catalana se suma a la protesta convocada por la CUP en Barcelona. Convergència y PSC no han respaldado la convocatoria.

De derecha a izquierda: Dolors Sabater (alcaldesa de Badalona), Jaume Asens (BComú), Jordi Cuixart (Omnium), Anna Gabriel (CUP) i David Fernández.

LAURA SAFONT

BARCELONA.- Cerca de 10.000 personas se han manifestado la tarde del sábado en Barcelona para protestar por “la persecución judicial contra el independentismo”. Así lo ha expresado la CUP, la formación independentista que ha convocado la movilización en la capital catalana tras un mes de la campaña “Sin Miedo. Desobedecemos por la Independencia” en apoyo a los cargos del partido investigados por la Audiencia Nacional por plantear o practicar la desobediencia al Tribunal Constitucional (TC).

Además de la mayoría de los diputados de la CUP (Anna Gabriel o Benet Salellas), representantes de diferentes fuerzas de la izquierda catalana han secundado la protesta, entre los que destacaban Jaume Asens (Barcelona en Comú), Joan Tardà y Alfred Bosch (ERC) y Dolors Sabater (Guanyem Badalona).

También se han movilizado representantes de distintas organizaciones civiles, como el presidente de Òmnium, Jordi Cuixart, o de Súmate, José María Clavero. Por el contrario, el partido en el gobierno catalán, Convergència, y el PSC no han participado en la convocatoria.

Jaume Asens, tercer teniente de alcalde de Barcelona, ha expresado que su apoyo es “un acto de coherencia democrática” ante “una aberración jurídica” contra determinados regidores de la CUP y las iniciativas surgidas del Parlament. Ha asegurado que “una amenaza contra uno, es una amenaza contra todos” y que con estas judicializaciones del gobierno estatal “no está en juego la independencia o no, sino la democracia”. Del mismo modo, la alcaldesa de Badalona, Dolors Sabater, ha defendido que “no siempre lo legal es lo legítimo” y ha razonado protestar porque se trata de “un ataque a la legitimidad y a las luchas por la libertad”. Los dos regidores han justificado su presencia para mostrar su rechazo a las persuciones del Gobierno del PP contra leyes o resoluciones catalanas, como la ley antidesahucios y de pobreza energética o la declaración parlamentaria del 9N.

Multitudinaria manifestación contra la persecución judicial de cargos independentistas

“Sin desobediencia no hay independencia”

Joan Tardà, portavoz de ERC, ha considerado que “solo hay que obedecer al Parlament de Catalunya” y, como socios de gobierno con Convergència, ha evitado criticar su falta de apoyo a la protesta. Se ha limitado a señalar: “Catalunya ha de responder a la soberanía de Catalunya, sean de izquierdas o de derechas”, en referencia a la desobediencia al TC que plantea la declaración del Parlament del 9N, cuyo objetivo es la desconexión del Estado y responder solo a las leyes emanadas del Parlament catalán.

El diputado de la CUP, Benet Salellas, ha considerado necesario “desobedecer para seguir el camino hacia la independencia”, un proceso que según el político “empezó en la calle y se ganará en la calle”. Salellas ha criticado a CDC por “autoexcluirse” y desaprovechar la oportunidad de protestar contra la respuesta del gobierno de Rajoy. El presidente de Òmnium, Jordi Cuixart, ha recordado que “judicializar el conflicto político no es la solución”, pues ésta pasa por “la negociación entre Catalunya y el Estado”.

La manifestación, bajo el lema “Por las libertades, avancemos. Que ningún tribunal nos haga callar”, se ha iniciado a las 17hs en Plaza Universidad y ha recorrido las calles del centro de Barcelona hasta la Plaza Sant Jaume, delante de la Generalitat de Catalunya. En el lugar, la marea rosa formada por las camisetas y las pancartas portadas por la militancia de la CUP, en las que se podía leer el mensaje de la campaña “Sin Miedo”, ha dominado el espacio público junto a las banderas de la estelada. Los gritos “sin desobediencia no hay independencia” o “por la libertad, sin miedo” han dominado la multitudinaria marcha.

Las distintas asambleas de la CUP se han unido para leer el manifiesto de la campaña y llamar a la sociedad civil a firmarlo. A día de hoy, más de 1.800 personas y cerca de 40 colectivos sociales han apoyado el texto titulado “Que ningún tribunal nos haga callar”, cuyo objetivo es desobedecer al Estado y apoyar a los cargos políticos investigados por los tribunales españoles.

Más noticias de Política y Sociedad