Público
Público

La negociación de las Cuentas del Estado Los Presupuestos pueden consolidar un bloque de izquierda con mayoría absoluta para toda la legislatura

Si el Gobierno de coalición logra el apoyo de ERC, Bildu, Más País, Compromís y BNG sumaría un total de 177 diputados. Todos los sondeos pronostican también que estos partidos mantendrían actualmente una clara mayoría en votos y escaños.

-FOTODELDÍA-MADRID, 03/09/2020.- El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, recibe al portavoz de ERC, Gabriel Rufián (d), este jueves en el Palacio en La Moncloa, en el marco de la ronda de contactos que el jefe del Ejecutivo inició ayer con las diferent
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, recibe al portavoz de ERC, Gabriel Rufián (d), en el Palacio en La Moncloa, en el marco de la ronda de contactos que el jefe del Ejecutivo inició con las diferentes formaciones políticas para medir su posición para pactar los presupuestos. EFE/J.J. Guillén POOL

manuel sánchez / alejandro lópez de miguel

“ERC, cada vez que puede equivocarse, se equivoca”. La frase, pronunciada en un foro público hace unos meses por un influyente miembro del Ejecutivo, resume el único temor que existe en el entorno de Pedro Sánchez para decantarse abiertamente por un pacto con los republicanos y el resto de fuerzas del bloque de investidura y, en especial, con las fuerzas de izquierda.

Sin embargo, en el mismo entorno se mantiene en esta ocasión cierta confianza en que ERC no va a “equivocarse” otra vez. El principal motivo, también alentado por Unidas Podemos, es que un acuerdo en torno a los Presupuestos podría sentar las bases de la consolidación de un bloque de izquierda mayoritario para toda la legislatura, sumando también a los otros grupos ideológicamente afines, como son Bildu, Más País, Compromís o BNG.

En total, estas fuerzas sumarían un total de 177 escaños, con lo que tendrían la mayoría absoluta en la Cámara Baja. Y esto no sólo garantizaría la aprobación de los Presupuestos, sino también la aprobación de todas las leyes orgánicas que llegaran al Congreso.

No obstante, fuentes del Ejecutivo del ámbito socialista no ocultan que siguen sin sentirse cómodos con el apoyo de Bildu, pese al acuerdo alcanzado por el Grupo Socialista con la formación abertzale sobre la derogación de la reforma laboral, aunque sí reconocen sus afinidades en lo que se refiere a políticas sociales con Bildu.

La posibilidad de sumar esta mayoría para sacar los Presupuestos, independientemente de que también se pueda contar con el PNV, se reconoce como factible, y las fuentes consultadas reconocen que podría tener recorrido en relación con otros temas que se van a llevar al Congreso a lo largo de esta legislatura.

De hecho, en todas las últimas encuestas publicadas, estos partidos no sólo crecen en el cómputo global en intención de voto y en representación parlamentaria, sino que dejan muy lejos de la mayoría absoluta a los tres partidos de la derecha: PP, Vox y Ciudadanos. Este dato también se tiene muy en cuenta entre los estadistas de La Moncloa.

En el Gobierno y en el PSOE, no obstante, son conscientes del coste político de un acuerdo de este tipo, porque no olvidan las profundas diferencias con ERC, Bildu o el propio BNG en la cuestión territorial, y en las que no están dispuestos a hacer concesiones.

Para los socialistas, la dificultad está en diferenciar el mensaje de llegar a acuerdos en materias políticas y sociales, que no tienen que suponer cesiones a los independentistas, ni de dejar de defender la unidad territorial de España más allá de profundizar en el autogobierno de estos territorios y de apostar por un modelo federal.

Además, al PSOE le preocupa, especialmente, lo que la presidenta de Navarra, María Chivite, en una entrevista a Público, calificó como “la instrumentalización de cualquier acuerdo con Bildu”, porque creen que cualquier pacto con la formación abertzale todavía no está aceptado ni es entendido por una gran parte de la ciudadanía y de su electorado, aunque tenga un carácter social.

La apuesta clara de Unidas Podemos

Desde Unidas Podemos, sin embargo, se apuesta abiertamente por buscar y consolidar esta mayoría de izquierda, y todos los movimientos de su líder, Pablo Iglesias, han estado dirigidos en los últimos días a dificultar la vía Ciudadanos, y a reivindicar la necesidad de reeditar el bloque de investidura.

Así, Iglesias ha celebrado reuniones paralelas a las que ha convocado la vicepresidenta primera y ministra de Relaciones con las Cortes, Carmen Calvo, en su caso con ERC y Bildu.

A Unidas Podemos, a diferencia de lo que le ocurre al PSOE, no le penaliza acercarse a ERC o Bildu -al contrario, refuerzan su perfil de izquierdas-, y desde hace meses Podemos, IU y las confluencias que vertebran Unidas Podemos alertan de la necesidad de apostar por el bloque de investidura.

Unidas Podemos mantiene que no sólo se trata de aprobar los Presupuestos, sino de tener una perspectiva a largo plazo

En su caso, además, siempre han reivindicado que su decisión no obedece únicamente a la necesidad de elaborar unos presupuestos de izquierdas -algo que se antoja difícil con Cs-, sino que también tiene que ver con la perspectiva a largo plazo.

Para el socio minoritario, la legislatura no podrá ser estable si el Gobierno no reconstruye los puentes con las fuerzas que permitieron la investidura de Sánchez, muy críticas con el Ejecutivo durante las últimas votaciones del estado de alarma.

En menos de un mes se conocerá si se configurará o no este bloque mayoritario de izquierda en el Congreso, y si puede ser el inicio de una “larga amistad” que, incluso, vaya más allá de una legislatura y tenga su traslado en un futuro en la formación de otros gobiernos.

Baste recordar que en el País Vasco se barajó un pacto entre PSE, Bildu y Podemos cuando sumaban los escaños suficientes para la mayoría absoluta -finalmente, no fue posible matemáticamente-, y que en Catalunya no deja de ser una posibilidad real que ERC pueda sumar mayoría alternativa con PSC y En Comú Podem.

Más noticias de Política y Sociedad