Público
Público

Las negociaciones para el cambio Ciudadanos ve "cerca" un acuerdo programático con el PP en Andalucía

El principio de acuerdo llega en un ambiente enrarecido, después del segundo aldabonazo de Juanma Moreno en menos de una semana y bajo las amenazas de Vox, que quieren que se visualice que los necesitan para sacar al PSOE de la Junta de Andalucía, de forzar un adelanto electoral

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los equipos negociadores de Partido Popular y Ciudadanos, encabezados por Juanma Moreno (c) y Juan Marín (2d) al comienzo de la segunda reunión en el Parlamento andaluz en Sevilla, el pasado lunes, para tratar sobre el cambio de Gobierno en Andalucía. EFE/Julio Muñoz

Ciudadanos ve en este momento "cerca" un acuerdo con el PP sobre el programa que aplicaría un posible gobierno de coalición entre ambos partidos. Este viernes podría incluso anunciarse, según indicaron en condicional fuentes de Ciudadanos a Público. Si ambos partidos cierran este pacto, sería el primer paso hacia la formación de un gobierno de coalición, que liquidaría 36 años de Ejecutivos consecutivos del PSOE.

Quedaría por cerrar lo que el PP llama "un gran acuerdo" que comprendiera el nombre del presidente del Gobierno, si Juanma Moreno, como quiere el PP, o Juan Marín, como quiere Ciudadanos, y el organigrama. El primero cuenta con 26 escaños, mientras el segundo tiene 21. Y también está por ver si ambos partidos se ponen finalmente de acuerdo para cerrar la Mesa del Parlamento y la presidencia de la Cámara, un órgano clave en el devenir de la legislatura. El pacto sobre el programa allanaría desde luego sobremanera estos otros dos acuerdos entre PP y Ciudadanos. 

Vox quiere opinar,  quiere su sitio en la mesa y quiere hacer valer sus doce escaños, imprescindibles para echar al PSOE

El mensaje de cercanía en el programa que difundieron este jueves al filo de las nueve de la noche las fuentes de Ciudadanos llegó en un ambiente bien enrarecido entre las derechas, después de un segundo aldabonazo del PP, que lanzó Moreno a Marín esta misma mañana para cerrar de una vez un acuerdo antes del próximo día 27, en que se forma el Parlamento de Andalucía. También Vox, la formación ultraderechista, antiestatutaria, antifeminista, antieuropeísta y xenófoba, cuyos votos -habida cuenta de la negativa de PSOE y Adelante Andalucía a facilitar un Ejecutivo de derechas en Andalucía- necesitan PP y Ciudadanos para formar gobierno, aprobar leyes y hacer presupuestos, se dedicó toda la jornada a presionar con dureza a Ciudadanos e, incluso, al PP. Vox quiere opinar, su sitio en la mesa, que se vea que el cambio pasa también por ellos, y hacer valer sus doce escaños.

Su líder, Santiago Abascal y su portavoz en Andalucía, el juez condenado por prevaricación, Francisco Serrano, llegaron incluso a amenazar con nuevas elecciones en sendos tuits calcados, idénticos, que pusieron prácticamente en paralelo al anuncio de  Ciudadanos: "El maltrato de Cs y el desprecio del PP a los 400.000 andaluces de VOX podría abocar a Andalucía a nuevas elecciones. Dijimos que no seríamos un obstáculo para el cambio, pero tampoco un felpudo para la soberbia de nadie o la continuidad del socialismo con otras siglas".

Y el PSOE, a quien un acuerdo de las derechas y la ultraderecha sacaría del Gobierno andaluz, después de 36 años, también metió una fuerte presión a lo largo de todo el día ante el ultimátum que lanzó Moreno, con el objetivo de resquebrajar la entente entre el PP y Ciudadanos.

Regeneración democrática

El acuerdo, para cerrarse definitivamente, requiere que el PP acepte finalmente las exigencias de Ciudadanos al respecto del momento en que los cargos imputados por corrupción deben abandonar su puesto. Esto fue lo que pactaron Ciudadanos y PSOE la pasada legislatura: "Separar de inmediato a cualquier cargo público, electo o designado, que resulte imputado por corrupción política o que mienta o manipule su currículum o su cualificación profesional o académica. Las personas imputadas por corrupción política no formarán parte de listas electorales". Algo muy similar -en el fondo, por supuesto- y en la forma también, tendrá que firmar Moreno ahora. Ciudadanos les ha ofrecido esto y lo que ya firmaron otros dirigentes del PP con Ciudadanos, incluido lo que pactaron Mariano Rajoy y Albert Rivera en su momento.

El PP tendrá que aceptar finalmente las exigencias de Ciudadanos sobre corrupción

Esto, que ha sido uno de los escollos en las negociaciones entre PP y Ciudadanos, afectó durante la legislatura pasada no solo a los miembros del Gobierno y a los diputados y diputadas, sino también a concejales y alcaldes, tanto del PSOE como de Ciudadanos. Aceptar esto podría tener, por tanto, consecuencias para las candidaturas del PP en las próximas municipales.

El acuerdo de Gobierno tendrá tres ejes fundamentales, en los que este viernes seguirán trabajando los equipos conjuntos de PP y Ciudadanos, liderados por Elías Bendodo y Marta Bosquet, respectivamente. Además del capítulo de regeneración democrática, está lo que llaman reactivación económica, eje en el que plantean una bajada importante de impuestos y ayudas a los sectores productivos "para generar empleo, oportunidades y futuro” y está lo que denominan reorganización de los servicios públicos fundamentales, la sanidad, la educación y la dependencia, que suponen el grueso del presupuesto de la Junta de Andalucía.

Más noticias en Política y Sociedad