Público
Público

Presupuestos de 2019 Negociaciones a contrarreloj entre el Gobierno y Unidos Podemos para salvar los Presupuestos

Desde el Ejecutivo confían en llegar a un acuerdo, aunque ya se ha puesto sobre la mesa una posible reunión entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias para desencallar la situación. Unidos Podemos asegura que intentará, hasta el último momento, "reconducir" las negociaciones y sus prioridades giran en torno a las medidas laborales, regular el alquiler y dependencia. 

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 3

Iglesias y Sánchez se saludan durante la primera reunión formal entre los equipos de trabajo de Podemos y PSOE en el Congreso. / EFE

"Intensas y complejas". Con estas palabras, un miembro del Ejecutivo definió el estado de las negociaciones entre el Gobierno y Unidos Podemos para fijar las grandes líneas de los Presupuestos Generales del Estado que España debe presentar en Bruselas el próximo día 15 de octubre. Palabras que también se pueden extrapolar a Unidos Podemos que asegura que intentará "reconducir" la situación hasta el último momento. 

Tras el ultimátum lanzado este lunes por el grupo confederal, se han intensificado las negociaciones entre ambas partes para intentar llegar a acercamientos en temas que ahora les separan como son la cuantía del Salario Mínimo Interprofesional, la política de alquiler de vivienda, la cobertura de la Ley de Dependencia o la subida de impuestos. Las negociaciones van a contrarreloj porque el Ejecutivo quiere que este jueves se informe en el Consejo de Gobierno de la propuesta que se llevará el lunes a Bruselas. Este trámite no es estrictamente necesario, salvo excepciones, pero ya se ha hecho así en los últimos años.

Desde el Gobierno se han activado los ministerios afectados por estas cuestiones para ver hasta dónde puede llegar el Ejecutivo antes las peticiones de Unidos Podemos, aunque las fuentes consultadas aseguran que no van a complacer todas las peticiones que han puesto sobre de la mesa. También sostienen que Unidos Podemos tendrá que ceder en sus reivindicaciones si de verdad quiere otra política presupuestaria que apueste por el Estado de Bienestar y las políticas sociales; o prefiere seguir con la herencia de las Cuentas de Mariano Rajoy.

El Gobierno confía en llegar a un acuerdo, pero no descartan una reunión entre Sánchez e Iglesias para desbloquear la negociación

El Gobierno en lo que no va a ceder es en mantener la estabilidad presupuestaria, pero cree que con este corsé es posible hacer políticas sociales, sobre todo, si se cuenta con los 6.000 millones de euros que ha autorizado Bruselas. Tanto en el Gobierno como en el PSOE hay confianza en que se llegará al acuerdo finalmente, aunque no se descarta que para ello haya un encuentro entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez; y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, para desbloquear definitivamente la negociación.

El Gobierno se niega a contestar a que, de no contar con el apoyo de Unidos Podemos, si se adelantarían las elecciones para la primavera de 2019 o se volverían a prorrogar las cuentas del Partido Popular. "No contemplamos ninguno de los dos escenarios. Estamos convencidos de que habrá acuerdo"; aseguran.

Decepción e intentos de reconducir la negociación en UP

La respuesta del Gobierno sobre las negociaciones ha caído en Unidos Podemos como un jarro de agua fría. De hecho, hasta este viernes confiaban en sellar el acuerdo e Iglesias se mostró muy "optimista" durante su discurso en el Consejo Ciudadano Estatal del partido. El grupo confederal ya está trabajando para reconducir la situación y confirman a Público que es posible que Sánchez e Iglesias se reúnan aunque, en contraposición al Gobierno, aseguran que el desbloqueo se tendrá que hacer desde las mesas sectoriales de negociación. 

En Unidos Podemos hay una división entre quienes creen que es difícil cerrar el acuerdo y los que están seguro que el Gobierno cederá en algunas cuestiones

En el grupo confederal hay división entre quienes creen que es difícil sellar el acuerdo y entre los que creen que sí se cerrará. Una parte, muestra su "decepción" y critica que el Gobierno haya cambiado su posición desde las reuniones que han mantenido a lo que ha plasmado en el documento enviado al grupo confederal. Esta postura se refleja en declaraciones del secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, esta misma mañana: "Las primeras respuestas del Gobierno al documento que le enviamos para negociar los Presupuestos no están a la altura de lo que espera la ciudadanía. Esperamos reconducir la situación a lo largo de esta semana".

Por otra parte, hay quienes se esperaban la postura del Gobierno y consideran que no hay un cambio drástico ante lo que se podría esperar. Unidos Podemos proponía unas reformas fiscales con las que recaudarían un total de 10.500 millones de euros, y el Gobierno se limita a incluir políticas con las que ingresarían entre tres mil millones y cinco mil millones. Esta recaudación la que provoca que las políticas de gasto social sean muy limitadas. 

Aún así, ambas partes coinciden en que ya han cedido en muchos aspectos, y que es el Gobierno el que debe moverse ahora. De hecho, desde el grupo confederal siempre han reconocido que sabían que no aceptarían todas sus medidas, aunque aseguran que en la propuesta del Ejecutivo, en algunos aspectos claves, "las partidas finalistas son parecidas a las del PP". También confirman que, hasta el último momento, intentarán acordar medidas que supongan un cambio mayor.

Sin embargo, el día a día del Gobierno tampoco facilita las conversaciones. Sin que esto haya marcado el 'no', cierto es que en los últimos meses ya ha habido muchas diferencias entre las formaciones. Desde el blindaje del PSOE ante los presuntos casos de corrupción de la Monarquía y al rey emérito, a mantener en el Gobierno a  Delgado como ministra de Justicia tras desvelarse los audios con Villarejo o la venta de armas a Arabia Saudí

Los temas que fijan el 'no': salario, alquiler y dependencia

Pablo Echenique, el secretario de Organización de Podemos, ha detallado este lunes las tres prioridades que tienen a la hora de reconducir las negociaciones: las medidas en materia laboral, en la regulación del alquiler y sobre la ley de Dependencia. 

En primer lugar, estaría el tema del alquiler. Echenique ha criticado que el Gobierno no se comprometa a regular los precios de las viviendas en "zonas tensionadas", tal y como Unidos Podemos proponía en su documento Presupuestos para la gente de dentro. Esta medida, junto con obligar a que "los grandes tenedores de viviendas, aquellas que tienen más de 10 propiedades, las pongan en el mercado a precios asequibles", ha sido una de las prioridades del grupo confederal desde el inicio de las conversaciones. 

Las prioridades para Unidos Podemos son los ámbitos de alquiler, salario y dependencia

También ven insuficientes las medidas sobre política laboral. Por un lado, por la negativa del Gobierno de subir el Salario Mínimo a los 1.000 euros, fijado ahora mismo en los 735 euros. Pero también reclaman que el subsidio de desempleo para parados de larga duración se pueda solicitar desde los 52 años, en lugar de los 55 marcados ahora, y que no se tenga en cuenta la renta familiar, sino la de la persona. Estas dos medidas forman parte del grueso de reformas que ya había intentado impulsar el PSOE desde la oposición, tanto con iniciativas legislativas como incluyéndolas en su propuesta de Presupuestos Alternativos de 2018, presentados el pasado abril. 

En tercer lugar, Echenique ha recriminado a los socialistas que no estén aportando soluciones para "las 300.000 personas dependientes a quienes la administración les ha reconocido una prestación y que no la están cobrando", criticando que los  avances planteados en esta materia son "inaceptables".

Sin embargo, aunque estas sean las principales medidas no son las únicas, ya que también marcan la importancia de avanzar en otros aspectos. Sobre todo, en revalorizar las pensiones al IPC por ley y en regular la factura de la luz. Respecto a esta última, consideran que el real decreto del Gobierno es "decepcionante": "La rebaja de impuestos es contraria a lo que hay que hacer. Se baja la presión al oligopolio, con cargo al dinero público de todos los españoles y no a sus beneficios", ha sentenciado Echenique.

Y, para todo ello, será necesario aumentar la recaudación a través de las reformas de políticas fiscales.