Público
Público

Negociaciones para la investidura Sánchez cree que el escrito de la Abogacía sobre Junqueras permitirá una investidura inminente

Las negociaciones están muy avanzadas y se ha seguido hablando pese a la suspensión anunciada por los republicanos. El marco de la mesa de diálogo entre gobiernos sigue siendo el principal escollo. Si hubiera pacto, todavía no se descarta una investidura el 30 de diciembre -pero se ve difícil-, por lo que se podía llevar al 5 de enero o convocar el primer pleno el día 7.

Oriol Junqueras saludando a Pedro Sánchez en el Congreso, con Santiago Abascal y Espinosa de los Monteros al fondo. / EP

Las negociaciones para lograr la investidura de Pedro Sánchez siguen su camino, pese al freno que supuso la suspensión anunciada por los republicanos. Con la mesa de diálogo como principal escollo, el horizonte de una investidura el 30 de diciembre sigue a la vista, aunque parece más probable la fecha del 5 de enero o incluso el día 7, después de Reyes.

Curiosamente, tanto desde el Gobierno como desde ERC se insiste en separar lo judicial de lo político, pero será una decisión judicial la que decida el transcurrir de lo político. Y es que el Gobierno confía en que si la posición de la Abogacía del Estado en torno al cumplimiento de la sentencia del Tribunal de la UE sobre Oriol Junqueras -que se espera conocer este lunes- convence a los republicanos catalanes, se da por hecho que habrá investidura de Pedro Sánchez de manera inminente.

ERC ha sido quien ha vinculado esta decisión a la continuidad de las negociaciones con los socialistas que, aunque siguen en el secretismo en cuanto a su contenido concreto, están muy cerca de concluir con un acuerdo entre los dos partido, según fuentes de ambas formaciones.

Desde el Gobierno se afanan en decir que no se dan instrucciones a la Abogacía del Estado (que depende del Ministerio de Justicia), porque en el fondo se espera que su decisión se incline por permitir la excarcelación temporal de Junqueras para que recoja su acta como eurodiputado, la misma doctrina que ya defendió en la anterior ocasión en contra del criterio de la Fiscalía General del Estado.

Si este posicionamiento ERC lo entiende como un paso para que se abandone lo que este partido denomina como la “vía de la represión”, se espera que se acabe la suspensión de las negociaciones que impuso ERC tras conocerse la sentencia del Tribunal de la UE y se reanude el diálogo de inmediato. No obstante, esta suspensión ha sido más bien simbólica y las conversaciones se han seguido manteniendo estos días.

Las negociaciones

Las negociaciones, según fuentes ambos partidos, están muy avanzadas y se han llegado a muchos puntos en común. Se admite que existe un “conflicto político” y que la vía para resolverlo es el diálogo; se acepta una mesa de negociación entre Gobiernos; se asume que en esa mesa ERC puede hablar de derecho de autodeterminación y del referéndum por la independencia aunque el PSOE no negocie sobre ello, y también se está cerrando un calendario para su funcionamiento.

El principal escollo está en el marco en el que se desarrolle esa mesa de diálogo. El PSOE siempre lo ha querido circunscribir a la Comisión Bilateral entre Gobiernos que recoge el Estatut, y ERC quiere otro marco diferente. El PSOE ha planteado enfoques en el ámbito parlamentario que tampoco han convencido a los republicanos. Ahora, según fuentes consultadas, ERC se espera una propuesta definitiva de los socialista que acerque posiciones en este aspecto y el PSOE confían en llegar a un acuerdo en una vía intermedia, que sobre todo quiere que tenga legitimidad legal e institucional.

En el resto de asuntos, no menos importantes, como los referidos a derechos civiles, laborales y sociales; o al capitulo de inversiones en Catalunya, el acuerdo está prácticamente cerrado, como ambas partes han reconocido ya en los comunicados conjuntos que han suscrito.

Las fechas para la investidura

Por ello, si hubiera un acuerdo rápido, en el Gobierno todavía se confía en poder celebrar la investidura antes de fin de año, aunque se reconoce que es difícil y que el calendario es muy apretado. Esto supondría que la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, convocaría el pleno de investidura el día 27 de diciembre y, en segunda votación, Pedro Sánchez saldría elegido presidente el día 30.

Batet se ha comprometido a comunicarlo el día 24 de diciembre, porque muchos diputados se encuentran de viaje en estas fechas así se lo habían pedido, pero legalmente puede hacerlo con veinticuatro horas de antelación, es decir, el mismo día 26 de diciembre.

Las direcciones de ambos partidos tiene que ratificar el acuerdo si finalmente se alcanza

No obstante, además de la premura de tiempo hay otras factores que dificultan una investidura antes de final de año. Uno de ellos es que cualquier acuerdo debe ser ratificado previamente por la dirección de ERC. También el PSOE debería aprobarlo a través del Comité Federal, aunque no parezca que haya voluntad de convocarlo (se alega falta de tiempo) y se adoptará la decisión a través de la Ejecutiva Federal.

Por todo ello, empieza a cobrar más fuerza la posibilidad de convocar el pleno de investidura el 2 de enero, lo que conduciría a que Sánchez saliera elegido presidente el domingo, día 5. El hecho de que ERC hablase en su Congreso de que si hubiera acuerdo se podría celebrar la investidura antes del 5 de enero es lo que ha puesto sobre la mesa estos días que, en un principio, no se barajaban por ser fechas festivas y vacacionales.

No obstante, según fuentes socialistas, no hay nada cerrado ni concretado, por lo que tampoco se descarta esperar unos días y fijar la investidura para el 7 de enero, y que el viernes día 10 Sánchez sea finalmente nombrado presidente del Gobierno.

Lo que se da casi por seguro es que la investidura está muy cerca y nadie contempla una ruptura si este lunes se reanudan oficialmente las negociaciones. El Congreso de ERC no ha supuesto ningún veto al acuerdo con los socialistas como se llegó a temer, y las consecuencias de la sentencia del Tribunal de la UE están en vías de solucionarse. El camino para que haya Gobierno parece más despejado.

Más noticias de Política y Sociedad