Público
Público

Negociaciones para la investidura El Gobierno y ERC dan por hecho el pacto, pero los republicanos enfrían los tiempos

ERC ya conoce el escrito de la Abogacía del Estado y está de acuerdo. Ambos partidos también dan prácticamente por cerrado el acuerdo político. Los republicanos, tras conocer las expectativas del PSOE de fijar la investidura el 5 de enero, dicen que su Consell Nacional, que debe ratificar el acuerdo, no se reunirá antes de final de año, lo que aleja la convocatoria. 

Pedro Sánchez, en el Palacio de la Moncloa hace unos días. EFE/ Fernando Villar

Esta información está siendo ampliada y actualizada en función de los últimos acontecimientos.

Todo apuntaba a que este lunes se sabría oficialmente si habría investidura y si el próximo 5 de enero Pedro Sánchez era elegido presidente del Gobierno, una vez que PSOE y ERC dan por hecho el acuerdo político y, al parecer, no será un obstáculo la posición de la Abogacía del Estado en torno a la sentencia del Tribunal de la Unión Europea sobre Oriol Junqueras.

Todo dependía de que este lunes la Abogacía del Estado presentara sus alegaciones ante el Supremo en torno a la sentencia del Tribunal de la Unión Europea y, sobre todo, de que estas convencieran a ERC, ya que el partido republicano había puesto esta condición para facilitar con su abstención la investidura de Pedro Sánchez.

Sin embargo, según informó la Cadena Ser, en la dirección de ERC ya conocen las líneas generales del posicionamiento de la Abogacía del Estado sobre Junqueras y están de acuerdo con el planteamiento.

Por ello, el Gobierno confiaba en que superado los obstáculos, la presidenta del Congreso, Mertitxell Batet, podría convocar a los grupos parlamentarios el mismo 31 de diciembre para comunicarles que la investidura se fijaría para el 2 de enero.

Esto significaría que la primera votación fuese en torno al mediodía del día 3 de enero y, 48 horas después, la segunda votación, el domingo 5 de enero, en la que la abstención de ERC posibilitaría la elección de Pedro Sánchez como presidente. Además, el candidato contaría con los votos del PSOE, Unidas Podemos, Más País, Compromís y, posiblemente, PNV y PRC. También se baraja la abstención del BNG o Coalición Canaria.

Sin embargo, ERC se pronunció en la tarde noche del domingo con una nota en la que enfriaba los tiempos y echaba por tierra las expectativas del PSOE. Según los republicanos catalanes, el partido "analizará internamente los próximos días la propuesta y el estado de las negociaciones", pero avisa que descarta que se celebre el Consell Nacional antes de acabar el año.

El Consell Nacional es el órgano "imprescindible" que debe ratificar el acuerdo que adopte ERC de cara a la investidura y sin su aprobación previa ERC no puede llegar a ningún compromiso con el PSOE. Atendiendo a la nota de ERC, este órgano como muy pronto no se podría reunir hasta el 2 de enero -sería muy extraño que se convocara el primer día del año siendo festivo-, que es el día en el que los socialistas querían que empezara el debate de la investidura. No parece muy razonable que se inicie el proceso sin la decisión definitiva de los republicanos catalanes. De hecho, Sánchez ya dijo que no se iba a volver a arriesgar a una investidura fallida.

Si hay acuerdo, Batet comunicaría el martes a los Grupos que el pleno de investidura empezaría el 2 de enero

Por todo ello, ahora vuelve a cobrar fuerza la posibilidad de que la investidura se fije para el 8 de enero. En todo caso, según fuentes consultadas, está todo más que preparado para ir una investidura lo antes posible. De hecho, la voluntad de PSOE y de ERC es que, si hay acuerdo, tenga lugar cuanto antes, entre otras cosas, para que otros factores externos no entorpezcan el pacto.

Factores externos

De hecho, la Junta Electoral Central deberá decidir el próximo día 3 de enero sobre los escritos presentados por PP y Ciudadanos en los que se pide que no se otorgue el acta de eurodiputado al presidente de ERC, Oriol Junqueras. Además, en esta misma reunión también deberá resolver si debe ser inhabilitado ya el president de la Generalitat, Quim Torra, por el delito de desobediencia por el que ha sido condenado, sin esperar al recurso que ha presentado ante el Tribunal Supremo. Se da la circunstancia de que la reunión de la JEC se celebraría al mismo tiempo que el debate de investidura, siempre que finalmente sea convocado el 2 de enero.

Además, también se tiene en cuenta que Carles Puigdemont quiere tomar posesión de su acta de eurodiputado el día 7 de enero, lo que le permitirá participar en el primer pleno del Parlamento europeo fijado para el 13 de enero. Y ERC está mirando con mucha atención todos los movimientos del expresident de la Generalitat.

A todo esto hay que sumar que el Tribunal Supremo tiene que pronunciarse sobre la sentencia del Tribunal de la UE porque el escrito de la Abogacía del Estado no es más que un posicionamiento que no tiene carácter vinculante. Aunque posiblemente se retrase la decisión, el Supremo puede decidir hasta el mismo día 4 de enero, también en mitad del debate de investidura.

Pese a todo ello, la investidura más complicada y oscura de la etapa democrática parece ya muy cercana, y en el Gobierno hay total optimismo con que esta vez sí pueda salir adelante, aunque tal vez no sea antes del día de Reyes.