Público
Público

Negociaciones para la investidura Sánchez dará a Torra el mismo trato que al resto de presidentes en los contactos para su investidura

Desoye el gesto que le pedía el Govern de llamar primero al president de la Generalitat y respetará el protocolo de hacerlo por el orden de antigüedad de los Estatutos. No se contempla que haya reuniones personales. La ronda de negociaciones con los grupos acabará a lo largo de la próxima semana. Todo sigue dependiendo de que se alcance un acuerdo con ERC.

Quim Torra y Pedro Sánchez, durante su encuentro en La Moncloa. Madrid, lunes 9 de julio de 2018. JOSE MARIA CUADRADO JIMENEZ (WEB DE LA MONCLOA)

Ni relación bilateral singular, ni trato especial. El candidato a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, dejó este jueves muy claro desde Bruselas que dispensará al president de la Generalitat, Quim Torra, el mismo tratamiento que al resto de presidentes autonómicos en los conversaciones que piensa mantener la próxima semana para abordar su investidura.

Sánchez, además, no contempla que sean reuniones o contactos personales con los dirigentes autonómicos, sino llamadas telefónicas que hará a cada presidente por el orden de antigüedad de sus Estatutos de Autonomía, desoyendo el gesto que se le pidió desde el Govern para que la primera comunicación fuese con el presidente catalán.

Eso sí, Sánchez ha hecho caso a ERC y hará la llamada que le pidió el partido independentista que realizara al president de Catalunya, aunque desde el Gobierno se ha querido englobar dentro de unos contactos más generales, para evitar en todo momento cualquier interpretación referida a que se quería dar un trato preferente a Torra.

Previsiblemente, Sánchez empezará estos contactos a la vuelta de su viaje a Bruselas, previsto para la noche del viernes y, al ser llamadas telefónicas y no tener que alterar la agenda de ninguno de los presidentes, es seguro que concluirá la ronda lo largo de la próxima semana.

A esto se une que el mismo lunes por la mañana se reunirá con el líder del PP, Pablo Casado; y la futura presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas; por lo la ronda de negociaciones que llevará personalmente el candidato a la Presidencia del Gobierno concluirá en pocos días.

En cuanto a la ronda paralela con todos los grupos de la Cámara Baja que iniciará la portavoz socialista, Adriana Lastra, también se completará a lo largo de la próxima semana, por lo que estas negociaciones no impedirán que todavía pueda haber investidura antes de final de año.

Todo sigue en manos de ERC

No obstante, estos contactos no parecen que vayan a cambiar las posiciones que ya se conocen por parte de cada formación política respecto a la investidura. Por ello, una vez más, todo dependerá de cómo se desarrollen las negociaciones con ERC y de que los socialistas puedan conseguir la abstención del partido republicano.

La discreción o el secretismo sigue imponiéndose y, de momento, ni siquiera hay fijada una próxima reunión entre las delegaciones de ambos partidos. No obstante, fuentes socialistas consultadas aseguran que se mantienen los contactos entre ambas partes y siguen apuntando a que el acuerdo está cerca.

En el PSOE se sigue sin tirar la toalla y aún se confía en que pueda haber una investidura antes de final de año. Esto supondría convocar el pleno el día 27 de diciembre, para que Sánchez pudiera ser elegido presidente el día 30 en segunda votación. De hecho,las fuentes consultadas de la dirección del PSOE insisten en que se están acercando posiciones en torno a los famosos “instrumentos” para encauzar el diálogo sobre el conflicto de Catalunya. Y Sanchez, de momento, no para de agradecer la actitud de ERC en la negociación.