Público
Público

Negociaciones para la investidura Sánchez dice que si hay acuerdo con ERC será dentro de la legalidad y se hará público

El presidente en funciones avisa, no obstante, de que todavía no se ha alcanzado ningún pacto con los republicanos. Pide a Ciudadanos que decida si quiere ser un apéndice de PP y Vox o colaborar con la gobernabilidad. Se limita a decir sobre el "caso ERE" que el PSOE ya asumió sus responsabilidades políticas incluso antes de que hubiera sentencia condenatoria.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sanchez, en una rueda de prensa en Londres, durante la cumbre de la OTAN. EFE/EPA/FACUNDO ARRIZABALAGA

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, garantizó este miércoles que si se alcanza un acuerdo con ERC será "en el marco de la Constitución, el Estatut y dentro de la legalidad democrática" y que, de llegarse a ese acuerdo, se hará público a toda la sociedad española.

Sánchez, en una rueda de prensa durante la Cumbre de la OTAN en Londres, indicó que las negociaciones con ERC están encaminadas fundamentalmente a conseguir el desbloqueo -"toda vez que PP y Ciudadanos se han desentendido de que haya Gobierno", apuntó- pero avisó de que todavía no se ha llegado a ningún pacto con los republicanos catalanes.

El dirigente socialista, no obstante, apuntó que las conversaciones "van bien", tanto con ERC como con otras fuerzas políticas que quieren que arranque ya la legislatura, y apuntó que una de las claves de los avances que se están produciendo es que están siendo "negociaciones discretas".

Por ello, Sánchez se negó a avanzar nada relativo a los escenarios que pueden estar buscando PSOE y ERC para afrontar el conflicto de Catalunya, limitándose a insistir en que cualquier decisión que se pueda tomar conjuntamente "estará bajo el paraguas constitucional", dijo.

Mensajes a PP y Ciudadanos

Junto a este mensaje, Sánchez no olvidó a PP y Ciudadanos, centrándose más en el partido de Inés Arrimadas. De hecho, el presidente en funciones pidió expresamente a Ciudadanos que decida "si quiere ser el apéndice de la derecha y la ultraderecha" o quiere contribuir a la estabilidad y la gobernación del país.

Más duro fue con el PP y con su líder, Pablo Casado, a quien Sánchez reprochó que siga manteniendo que no va a colaborar con el PSOE ni por activa ni por pasiva, sin asumir ninguna responsabilidad.

El líder del PSOE, no obstante, parece no tirar la toalla para buscar el apoyo de estas dos formaciones de cara a la investidura, y anunció que cuando sea designado por el jefe el Estado para formar Gobierno hablará con todas las fuerzas políticas de la Cámara Baja para pedirles que asuman su responsabilidad en la actual situación.

Por otra parte, dos semanas después de la sentencia del "caso ERE", Sánchez se pronunció sobre el fallo judicial, para limitarse a decir que el PSOE ya asumió sus responsabilidades políticas antes de que hubiera condena, "y no hay más que añadir", dijo. El dirigente socialista evitó pedir "perdón" por este escándalo, lo que sí hizo la secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, en varias ocasiones.