Público
Público

Negociaciones para la investidura Sánchez promete a todos los presidentes autonómicos una relación bilateral y una nueva  financiación

El presidente en funciones ofreció a Torra el mismo trato que al resto de comunidades, aunque la expresa su voluntad de encontrar una respuesta política al conflicto de Catalunya. Asegura que quiere que estos cuatro años se conviertan en "la legislatura de diálogo" para abordar el conflicto territorial. Se compromete a celebrar una conferencia anual de presidentes.

El rey Felipe VI, Pedro Sánchez y Quim torra en la inauguración de los Juegos Mediterráneos de 2018, en Tarragona.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha hablado durante todo el martes con los diecisiete presidentes autonómicos, los de las Ciudades Autónomas de Ceuta y Melilla y con el presidente de la Federación de Municipios y Provincias (FEPM), y con todos ellos se comprometió a que cuando forme Gobierno mantendrá una relación bilateral entre el Ejecutivo y cada territorio y, además, afrontará de forma urgente la financiación autonómica.

Además, Sánchez adquirió el compromiso con todos ellos a celebrar anualmente la Conferencia de presidentes en el Senado, como instrumento fundamental para el diálogo territorial, que quiere que sea uno de sus principales objetivos políticos durante la legislatura.

Tras la ronda, fuentes del Ejecutivo indicaron que Sánchez ha constatado la necesidad de formar Gobierno cuento antes y ha transmitido a todos sus interlocutores su voluntad de que no haya terceras elecciones.

Según fuentes del Gobierno, este compromiso fue con todos los presidentes, por lo que no ha habido ningún trato diferente con el president de la Generalitat, Quim Torra, con quien también se comprometió a reunirse en cuanto haya Gobierno y se inicie la legislatura, "como hará con el resto de presidentes autonómicos", según informaron fuentes del Gobierno.

Sánchez habló este martes durante unos quince minutos con el presidente catalán, a quien le transmitió su deseo de que si llega al Gobierno estos cuatros años se conviertan en los de "la legislatura del diálogo", y que su firme propósito es "reducir la tensión territorial".

Además, Sánchez aseguró al president de la Generalitat que tiene la "voluntad" de poder encontrar una respuesta política al conflicto de Catalunya.

En esta conversación, siempre según fuentes de La Moncloa, Torra le trasladó a Sánchez que mantendrá sus principales reivindicaciones independentistas, a lo que el presidente en funciones le respondió que España es un Estado Social y Democrático de Derecho, y que defiende plenamente la independencia judicial.

El presidente en funciones le insistió a Torra en la necesidad de que haya un Gobierno y unos nuevo Presupuestos Generales del Estado, para abordar cuestiones claves para la vida de millones de catalanes y catalanas, citando temas como la Sanidad, la Educación o las infraestructuras.

Compromisos con cada territorio

Con el resto de presidentes autonómicos con los que conversó, Sánchez ha tratado sobre sus compromisos políticos con cada territorio, siempre y cuando salga elegido presidente del Gobierno.

Así, según fuentes de La Moncloa, trasladó al lehendakari Íñigo Urkullu que está dispuesto a completar el calendario de transferencias pendientes en el Estatuto vasco. Con el presidente andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla, ha abordado las medidas en relación con las cuentas andaluzas y le ha transmitido que en ningún caso es una intervención, sino una tutela hasta que se cumplan los objetivos de estabilidad.

Con el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo; y con el presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, se ha tratado la necesidad de encontrar una solución a la industria electrointensiva. Y con el presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, ha abordado, sobre todo, la necesidad urgente de un nuevo sistema de financiación.

Fuente del Gobierno destacan el tono "constructivo y cordial" de todas las conversaciones, y el deseo de los dirigentes territoriales "de dar los pasos necesarios para que pueden resolverse los problemas que afectan directamente a millones de ciudadanos".

Sánchez, en todas sus conversaciones, puso especial énfasis en la urgencia de que España tenga un Gobierno cuanto antes por dos motivos fundamentalmente: "superar la tensión territorial y empezar actuar en aquellas políticas que mejoren la vida de los ciudadanos", afirma el Ejecutivo en un comunicado.