Público
Público

Negociaciones para la investidura Sánchez levanta el veto a Bildu y el PSOE se sienta con la formación vasca en el Congreso

La portavoz de Bildu en la Cámara Baja, Mertxe Aizpurua, le traslada a la portavoz socialista, Adriana Lastra, la agenda de la formación: revisión de la política penitenciaria, reversión de los recortes sociales y solución a la crisis territorial.

Los equipos negociadores de PSOE y de EH Bildu este martes en el Congreso de los Diputados / BILDU

El PSOE y EH Bildu se han reunido este martes en el Congreso en el marco de la ronda de negociaciones de cara a la investidura de Pedro Sánchez. Hasta este momento, los socialistas habían rechazado sentarse a negociar con la formación vasca, que finalmente ha sido incluida en esta agenda del Ejecutivo en funciones.

Las encargadas de liderar las negociaciones de ambos equipos han sido la portavoz parlamentaria del PSOE, Adriana Lastra, y la portavoz de Bildu en la Cámara Baja, Mertxe Aizpurua. Lastra está llevando a cabo las reuniones del Grupo Socialista con el resto de partidos del Congreso.

A Aizpurua la han acompañado el portavoz adjunto del partido vasco en la Cámara, Oskar Matute, y el portavoz en el Senado, Gorka Elejabarrieta. Junto a Lastra ha acudido a la reunión el secretario general de los socialistas en la Cámara Baja, Rafael Simancas.

Durante la reunión, los representantes de Bildu le han trasladado a los socialistas la "agenda social vasca" que manejan y que contiene los ejes programáticos para negociar la investidura de Sánchez. Esta agenda contiene tres cuestiones que son fundamentales para los diputados vascos: la revisión de la política penitenciaria del Gobierno, la reversión de los recortes sociales y la solución a la crisis territorial que sufre el Estado.

Bajo el epígrafe "Paz y Convivencia", los diputados vascos plantean que "es necesaria una revisión de la política penitenciaria que devuelva ésta al estricto cauce de la legalidad y la aleje definitivamente del carácter excepcional con la que es aplicada en la actualidad", en clara referencia al acercamiento de los presos de ETA a las cárceles vascas y al fin de la política de dispersión.

La reversión de los recortes en políticas sociales es otra de los ejes de la agenda propuesta por EH Bildu para negociar la investidura. Los diputados del grupo vasco ya habían avanzado que esta sería una de las cuestiones fundamentales de cualquier conversación que mantuvieran con los socialistas. En este sentido, piden "poner en marcha medidas que reviertan los gravísimos recortes que está
padeciendo el conjunto de los pueblos y trabajadores del Estado".

La plurinacionalidad y crisis territorial, último punto de la "agenda vasca", también es uno de los temas clave de la investidura, no solo para Bildu, sino también para el resto de fuerzas independentistas y nacionalistas con representación en el Congreso.

El grupo liderado por Aizpurua mantiene una colaboración y una cierta unidad de acción con ERC en el Congreso, en base a un acuerdo firmado por los dos partidos; aunque la decisión definitiva sobre el sentido de su voto le corresponde solo a Bildu, el grupo trata de coordinar, en la medida de lo posible, sus decisiones con los diputados independentistas, sobre todo en lo referente a la política territorial.

"Para EH Bildu es imprescindible iniciar un debate en profundidad del actual modelo territorial construido durante la llamada transición democrática española. Para EH Bildu la solución a esta grave crisis territorial pasa por el reconocimiento del carácter plurinacional del Estado y del respeto al derecho a decidir libre y democráticamente su futuro que corresponde a los pueblos y naciones del Estado", recoge el comunicado de la formación independentista vasca.

Desde Bildu destacan que el encuentro con el PSOE "se ha desarrollado en un clima cordial, constructivo, respetuoso y sincero. Para EH Bildu el encuentro desarrollado hoy es un paso en la buena dirección, que no hace otra cosa que restablecer la lógica democrática y el sentido común".

Lastra también se ha reunido este martes con los representantes en el Congreso de Más País, Compromís y ERC, y también lo hará con la portavoz de JxCat en la Cámara, Laura Borràs. Los de Pedro Sánchez incluyeron dentro de esta ronda de contactos a los representantes de Vox, que se habían quejado del veto del PSOE a la tercera fuerza política de la Cámara. Sin embargo, cuando los socialistas propusieron la reunión, el grupo de ultraderecha la rechazó, por lo que se quedará fuera de las negociaciones de cara al debate de investidura.


Más noticias