Público
Público

Nicolás quiso crear una empresa de seguridad con el expresidente del Icex y Adif, Verdeguer

Gómez Iglesias quería hacerse con la vigilancia de la construcción y servicios ferroviarios de Perú, Colombia, Moscú, Angola, Marruecos y hasta la alta velocidad entre la Meca y Medina, según figura en la documentación no incautada por la Policía a la que ha tenido acceso 'Público'

Papeles peque marca agua

PATRICIA LÓPEZ
@patricialopezl

MADRID.- Al ser avisado de que iba a ser detenido, incluso tiempo antes, Francisco Nicolás Gómez Iglesias intentó poner a buen recaudo parte de la documentación que tenía acumulada sobre sus operaciones comerciales, ya fuera confiándola a diferentes amigos o escondiéndola en varios lugares. Estos documentos no pudieron ser incautados por la Policía durante el registro en casa de su abuela, pero Público ha tenido acceso en exclusiva a parte de ellos.

Los papeles de Nicolás muestran sus planes para constituir entre el 1 de noviembre de 2013 y el 1 de enero de 2014 una sociedad junto con Enrique Verdeguer, ex presidente de ADIF y ex director de Instituto de Comercio Exterior (ICEX), un organismo dependiente de la Secretaria de Estado de Comercio que ya encabezaba Jaime García-Legaz, valedor del presunto estafador.

Gómez Iglesias & Acero y Bellón Group, como se llamaría la firma, iba a ser la resultante de una propuesta de compra que el joven Nicolás había dirigido a los empresarios Elías Acero y Javier Bellón, propietarios en España de la sociedad que lleva su nombre y de Enfortec, también relacionada con la seguridad. La operación, que nunca llegó a cerrarse, incluía como accionista a Spain Investment Forum (SIF), constituida en enero de 2013 y domiciliada en la guarida del pequeño Nicolás en la calle Santa Engracia, 146 de Madrid.

Esta empresa fue creada por el padre de Francisco Nicolás, Francisco Gómez Nicolás, y en la actualidad tiene como administrador a uno de sus tíos maternos, Nicolás Iglesias Catalán. El resto de las acciones, según las anotaciones del joven, habrían quedado en poder de Acero & Bellón.

Nicolás quería a Verdeguer en la presidencia de la empresa por sus contactos en Fomento, en Comercio o en las grandes empresas

El objetivo, al parecer, era hacerse con la seguridad de las construcciones y del funcionamiento de trenes de los servicios ferroviarios de Perú, Colombia, Moscú, Angola, Marruecos e, incluso, el de la línea de alta velocidad entre la Meca y Medina, actualmente en construcción. Para lograrlo era fundamental que Enrique Verdeguer aceptara el puesto de presidente ejecutivo o vicepresidente de la empresa, debido a sus contactos con el Ministerio de Fomento, con las grandes empresas constructoras -OHL y FCC entre otras- así como por las relaciones que pudo cultivar al frente del ICEX.

Pese a ser un tanto crípticas, las anotaciones del pequeño Nicolás revelan la importancia de Verdeguer, ya que su nombre se repite con insistencia junto a varias cantidades. Se le menciona como “presidente no ejecutivo” o como “vicepresidente” en lo que aparenta ser un apresurado plan de actuación a ejecutar “a 3 meses”.

La versión de Acero y Bellón

Público se ha puesto en contacto con la empresa que, según se menciona en otro de los documentos, iba a tener el 25% del accionariado. “Nosotros lo único que buscábamos era que nos comprara la empresa, como nos ofreció cuando le conocimos en una cena con el secretario de Estado de Desarrollo Económico de México, no crear una sociedad con él”, afirma Elías Acero. Reconoce, no obstante, que mantuvo una reunión con Enrique Verdeguer en el Vips de la calle Orense de Madrid entre finales de noviembre de 2013 y principios de diciembre “para hablar de la sociedad”. No fue la única. “Nicolás también organizó otra con un responsable del Ministerio de Hacienda en otro hotel, también para hablar de la compra de nuestra empresa”, añade.

Acero y Bellón, mencionada varias veces en los papeles de Nicolás que tiene la Policía, no ha sido contactada por ésta​

En la reunión con el expresidente de ADIF, Francisco Nicolás expuso sus planes ante quien sería la persona clave y los empresarios. “En ese momento, Enrique Verdeguer nos dijo que también había recibido la oferta para dirigir ESADE y que económicamente era muy atrayente”. Verdeguer, actual director de la escuela de esta escuela de negocios, accedió a ese cargo tras su dimisión como presidente de ADIF gracias a la intermediación de Jaime García-Legaz, según los whatsapp desvelados e intercambiados entre el secretario de Estado de Comercio y el joven que en aquel momento tenía 19 años.

Verdeguer, en un mal momento

Verdeguer, además,  atravesaba un momento complicado. Aunque en enero de 2013 había dimitido en su puesto de presidente de ADIF “por motivos personales”, el accidente del tren de Santiago en el mes de julio le repercutió y fue imputado en septiembre por el juez que instruía la causa, junto a su sucesor en la presidencia y otros cargos del organismo dependiente de Fomento.
Los planes de Nicolás para con Verdeguer, ideados a finales del verano de 2013, cuando ya había adquirido su base de operaciones en El Viso, reflejan la preocupación por esta imputación: “Grupo de expertos accidente de Renfe”, se puede leer en uno de estos papeles. A principios de noviembre el juez retiró la imputación contra los ex presidentes de ADIF.

Los responsables de Acero y Bellón aseguran a Público que, aunque su empresa aparece mencionada varias veces en diferentes documentos de Nicolás, e incluso hicieron al joven tarjetas como director de Relaciones Institucionales de su compañía, “la policía aún no ha venido a preguntarnos por él”.

Más noticias