Público
Público

"No podemos perdernos en jugueteos parlamentarios: la gente está por delante" 

La líder de Podemos en Andalucía marca su hoja de ruta en la oposición, donde se compromete a quedarse cuatro años, y hace autocrítica sobre los resultados de las elecciones del domingo, en las que "el gran perdedor fue Mariano Rajoy". 

Publicidad
Media: 4.27
Votos: 15

Teresa Rodríguez, durante su comparecencia ante los medios tras reunirse con la presidenta en funciones de la Junta, Susana Díaz, este jueves. EFE/Raúl Caro

Teresa Rodríguez nunca ha querido ser política profesional, aunque hoy hayan girado las tornas. A sus 33 años, la gaditana se ha convertido en la primera representante de Podemos en entrar en las instituciones españolas con nada menos que 15 diputados en el Parlamento andaluz, pero desde el minuto uno advierte del riesgo de "contaminarse" en esta cámara, de ver cortado el "cordón umbilical" que le comunica con las necesidades de la gente.

Resignada a trabajar desde la oposición, por el momento, este jueves Rodríguez presentó ante la ganadora de las elecciones, Susana Díaz,las tres condiciones de Podemos a cambio de no votar en contra de su investidura. Con 47 diputados, la presidenta en funciones tendrá que recurrir al diálogo para formar gobierno, y Rodríguez jura y perjura que no comulgará con ruedas de molino.

Si no hay sorpresas, la exeurodiputada será ratificada como secretaria general de Podemos en Andalucía en el proceso interno que la formación reanudará a primeros de abril, y asegura que dedicará los próximos cuatro años a intentar levantar alfombras desde su escaño en la Junta. Como demostraba el leve temblor en su voz la noche del domingo, Rodríguez no está satisfecha con los resultados electorales, a pesar de ser "históricos" para la formación. El escenario no era nada sencillo, pero tampoco lo era cuando se postuló como eurodiputada en las pasadas europeas, momento en el que dejó clara su naturaleza de animal político. Sea en el activismo o en la primera línea de la política, quienes conocen bien a Rodríguez aseguran que nunca da un paso atrás, a pesar de las dificultades, y este año tendrá varias oportunidades de demostrarlo.

¿Por qué Susana Díaz alerta de una posible pinza entre el PP y Podemos?

En el entorno del PSOE les gusta mucho evocar escenarios pasados, y la respuesta es que eso es de otro tiempo. Que no quieran hacernos el juego del trilero, que no digan que si no estamos con uno estamos con el otro. Empezando por el debate de investidura, no vamos a estar pensando en la correlación de fuerzas en el Parlamento, no habrá alianzas ni con unos ni con otros, sino con la gente. No nos podemos perder con los jugueteos parlamentarios de lo que nos ha llevado a la institución: la necesidad de poner por delante las necesidades de la mayoría de la gente, que esa mayoría empiece a ganar con la presencia de Podemos en las instituciones.

¿Qué tipo de oposición va a construir? No le pega ser blanda, estilo Guillermo Fernández Vara.

No queremos dejarnos contaminar por el ambiente viciado de las instituciones. En la mayoría de los casos quienes conviven allí son profesionales de la política que no tienen un cordón umbilical con las necesidades cotidianas de la gente corriente. A la gente corriente no le gusta que el debate político sea un show, quieren que metan sus aspiraciones cotidianas en las instituciones. Eso es lo que hemos hecho en los platós de televisión, y ahora hay que hacerlo en las instituciones, sin despistarnos en el circo mediático que son los parlamentos.

"Quienes conviven en las instituciones son profesionales de la política que no tienen un cordón umbilical con las necesidades cotidianas de la gente"

Ha planteado tres exigencias a Díaz para no dificultar su investidura, entre ellas la dimisión de Chaves y Griñán. ¿Qué ha respondido? ¿Ve a la presidenta en funciones dispuesta al diálogo?

No debería tener mayores problemas, porque son medidas que sintonizan con la voluntad y el deseo de los ciudadanos. No son propuestas que tengan que ver con nuestro programa directamente, son cosas fácilmente realizables, de sentido común, y permitirían luchar contra la sensación de impunidad. Con los casos de Chaves y Griñán en particular entendemos que más allá del proceso judicial abierto hay una responsabilidad política. Es necesario que alguien asuma que bajo su mandato ocurrieron cosas tan terribles como el caso de los ERE o de los cursos de formación, que siguen generando detenciones e imputaciones.

¿Han tenido tiempo de hablar con Díaz de las 16 detenciones de esta semana en Andalucía? ¿ De Irene Sabalete exigiendo el voto para el PSOE?

También ha salido en la conversación. Susana Díaz y el PSOE están asumiendo una actitud victimista respecto a la instrucción de los casos por parte de la juez Alaya, les falta humildad y decisión para afrontar lo que ha pasado estos años en la Junta de Andalucía. Respecto a la grabación que hemos conocido, afecta a la delegada territorial de Empleo de Jaén, también detenida, y que por cierto era parte de la lista para estas elecciones.

"Susana Díaz y el PSOE están asumiendo una actitud victimista respecto a la instrucción de los casos por parte de la juez Alaya"

La número 9 en la lista.

Eso es. Díaz dice que eso es vergonzoso, que esa persona ha dejado inmediatamente su militancia en el PSOE.

Después de todo lo que ha pasado, ¿cómo es posible que en una semana imputen a la jefa de campaña de Aguirre, Isabel Gallego, o salgan nuevos escándalos sobre la Junta Andaluza? ¿Están luchando PP y PSOE contra esto?


Evidentemente no. Cuando una reunión pública de directivos como la de Sabalete no trasciende hasta tres años después, cuando nadie con responsabilidades políticas ha sabido nada y Gallego vuelve a formar parte de una lista electoral… Hay cierta permisividad, cierta falta de control por parte del PSOE sobre sus cargos orgánicos y designados.

Otra de las condiciones que han planteado al PSOE es que garantice que se devolverá el dinero público defraudado por partidos políticos tras quedar demostrado esto en un juicio. ¿Cómo se puede garantizar eso? Algunos procesos pueden durar varios años.

Lo que pedimos es un acuerdo político firmado por el mayor número de fuerzas posible,  para que aquellos fondos que después de procesos judiciales deriven en responsabilidades económicas no se queden sin pagar. Queremos que los fondos que hayan ido a alimentar las estructuras de partidos o redes clientelares, a facilitarles recursos para construirse y mantenerse, deben ser devueltos por parte de estas formaciones, que deben hacerse cargo. Es una propuesta que plantearemos también al resto de fuerzas políticas, porque hay una consigna que trasladar al marco del debate político, algo que nos repiten todo el tiempo en la calle: Que devuelvan lo robado.

¿Qué pasará si no cumplen alguna de las condiciones?

"Si finalmente se cierra el acuerdo entre PP y PSOE para la investidura será un ejemplo de gran coalición"

Votaremos en contra de su investidura, y si Díaz no logra suficiente apoyo en la primera votación seguiremos insistiendo.

Si logra formar gobierno en solitario, ¿seguirán aplicando este sistema? ¿Condicionarán su apoyo al cumplimiento de unos requisitos concretos?

Vamos a debatir y dialogar sobre cada propuesta o idea, y lo primero que haremos será trasladar nuestras iniciativas. Tenemos varias iniciativas legislativas para trasladar al Parlamento en la línea del compromiso firmado con el más de medio millón de andaluces y andaluzas que nos han votado. Del resto, todas las que sintonicen con las aspiraciones del programa tendrán el apoyo de nuestro grupo parlamentario.

Primero el PP dijo que no apoyaría a Díaz, después que se abstendrá y no dificultará la investidura si el PSOE apoya su propuesta de que gobierne la lista más votada en las municipales. ¿Es esto una especie de gran coalición encubierta?

Esto es un reparto de sillones: tú en Andalucía, yo en las ciudades en las que tengo miedo de perder la mayoría frente a otras fuerzas políticas que presentarán candidaturas municipales. Si finalmente se cierra el acuerdo será un ejemplo de gran coalición, y ya en las generales podremos volver a ver algo parecido.

Aguirre ha criticado la designación de Moreno Bonilla a dedo, cuando ella fue escogida de la misma forma. ¿Hasta qué punto puede estar relacionada la forma de elegir candidatos del PP con su desplome?

"El gran perdedor de estas elecciones es Mariano Rajoy"

El PP nunca se ha caracterizado por celebrar primarias abiertas para elegir cargos y candidatos, no son muy favorables a estos métodos. En segundo lugar, el desplome del Partido Popular tiene que ver con los casos de corrupción y las políticas que ha ejecutado su Gobierno. El gran perdedor de estas elecciones en Andalucía es Mariano Rajoy, es algo en lo que coinciden todos los analistas, y lo comparto.

¿Apoyar a Díaz en situaciones concretas no puede salpicarles por los casos de corrupción con los que está relacionado el PSOE andaluz?

No vamos a apoyar a Díaz en ningún caso, vamos a respetar un mandato popular. El mandato popular a través de las elecciones dice que el Partido Socialista tiene mayoría en la institución, pero que es una mayoría relativa, insuficiente por sí misma para formar gobierno. Tiene que recurrir al diálogo para lograrlo, y en ese diálogo planteamos nuestras propuestas políticas. Eso dista mucho de apoyar a Susana Díaz, y desde luego no vamos a ser parte de ningún gobierno de recortes con el PSOE. Estamos apoyando esas tres medidas que beneficiarán a la sociedad andaluza.

¿Han mantenido contactos con otras fuerzas después de las elecciones?

"Ciudadanos puede suponer un recambio, pero no el cambio que se necesita" 

No, pero lo haremos. Trasladaremos nuestras propuestas al resto de formaciones, conversaremos con ellas.

En frío, ¿qué valoración hace de las elecciones?

La metáfora de que hemos dado un paso y que no ha sido lo suficientemente largo como queríamos me parece buena. Evidentemente no nos conformamos con el resultado, no creamos esta iniciativa para ocupar un sector del arco electoral, sino para poner las instituciones al servicio de la gente. Este objetivo no se ha cumplido, estamos obligados a reconocerlo y a trabajar para que así sea. Eso sí, también entendemos que estas elecciones son parte de un proceso que esperamos concluya en noviembre con una victoria clara para nuestra fuerza política: no por las siglas en sí, sino porque entendemos que es una herramienta útil para mejorar las instituciones y cambiar las condiciones de vida de la ciudadanía.

En vista de las encuestas, ¿realmente ganar entraba en sus planes? ¿Qué enseñanzas extraen de estas elecciones?

Nos presentamos para ganar, y esto no es simplemente triunfalismo. Presentamos medidas concretas, calculadas, incluso cuantificadas, porque entendíamos que nos presentábamos para ir a por todas, al margen de las encuestas. Hay una brecha de deslegitimación y desconfianza en las fuerzas del bipartidismo que va creciendo, aunque en Andalucía no ha sido todo lo grande que se podía esperar. Aquí la situación es diferente con respecto al resto del Estado, y eso también da algunas lecciones. Tenemos que esforzarnos por lograr la implantación territorial en Andalucía y en el resto de regiones. En los procesos electorales de mayo tenemos que asentarnos en zonas rurales, comarcas y pueblos, adaptar los discursos, programas y consignas a estas realidades, ser una herramienta para luchar contra el miedo en los sitios donde pueda haber temor al cambio.

"Tenemos que esforzarnos por lograr la implantación territorial, por ser una herramienta para luchar contra el miedo al cambio"

De no existir Ciudadanos, ¿cómo hubiera variado el resultado de Podemos? ¿Se puede considerar que el bipartidismo está herido de muerte en Andalucía?

Creo que el bipartidismo está herido de muerte en el conjunto del territorio. Es un proceso que no tiene vuelta atrás, que empezó el 25 de mayo y que va caminando y caminará en los próximos procesos electorales. Sobre la aparición de Ciudadanos, lo que hemos planteado es que la situación de partida que dio lugar a nuestra fuerza política se apoyaba en un diagnóstico dividido en dos partes: una que decía que era contrastable la situación de emergencia social terrible, de pérdida de derechos sociales y laborales, y en segundo lugar estaba la necesidad de regeneración democrática de las instituciones que están manchadas por la corrupción. Hay que dar respuesta a las dos, y una fuerza política que responda sólo a una, en particular a la de la regeneración democrática, sin pensar en las necesidades diarias de las familias en términos de alimentos, viviendas, escuelas, derechos laborales… Esa formación puede suponer un recambio, pero no el cambio que se necesita.

¿Encuadra en ese marco a Ciudadanos?

Sí. Respondiendo a la pregunta, no sé que hubiese pasado si no hubiese llegado Ciudadanos, es difícil saberlo.

¿Qué podrían haber hecho mejor en la campaña?

"No hemos podido llegar a sintonizar con la gente de la realidad rural de Andalucía"

Deberíamos haber atendido más la realidad rural de Andalucía. Sería injusta si dijera que fue resultado de una decisión errónea, teníamos que adaptarnos al tiempo y los recursos con los que contábamos, que eran y son muy escasos. No hemos podido llegar a sintonizar con la gente de la realidad rural de Andalucía.

¿Era el programa demasiado “de izquierdas” para lo que pide una Andalucía tradicionalmente ligada al PSOE?

Creo que el programa está en línea con el que presentamos a las europeas, y más allá de poder ser calificado con etiquetas ideológicas permite dar respuestas muy concretas a los problemas del día a día, con propuestas a muy corto plazo. Medidas de emergencia ciudadana para afrontar la situación actual, en la que dos millones y medio de andaluces y andaluzas van camino de colocarse por debajo del umbral de la pobreza. 

¿Sigue pensando que les ha faltado pista, que hubieran logrado mejores resultados de haber tenido más tiempo?

Sin duda. Una campaña más larga nos hubiera permitido difundir mejor nuestras propuestas y nuestro programa para Andalucía, pueblo por pueblo y comarca por comarca. Se nos ha quedado corta.

"Hemos sentido a Pablo Iglesias y al resto de la dirección estatal muy cerca"

Hay quien ha criticado a Pedro Sánchez porque sólo visitó Andalucía dos veces en la campaña, las mismas que Pablo Iglesias. ¿Ha sido suficiente la implicación del secretario general?

Creo que sí. Especialmente, el segundo mitin al que vino Pablo fue espectacular en términos de participación. Organizamos el mitin más grande de la campaña andaluza, y lo hicimos con un presupuesto un 10% más bajo de lo que se van a gastar presumiblemente las dos grandes fuerzas del bipartidismo, y lo financiamos con microcréditos, sin bancos. Es posible hacerlo porque la gente está ilusionada, porque querían escuchar a quien quieren como presidente del gobierno en las próximas elecciones, Pablo Iglesias. Lo hemos sentido muy cerca, tanto a él como a la dirección estatal.

¿Se compromete a pasar cuatro años en la oposición, o quizás la veamos haciendo lo que algunos llaman ya un Susana Díaz en las generales? ¿Cuando llegue noviembre se pondrá a hablar de trenes aludiendo a la Secretaría General del partido, como Díaz?

Voy a estar cuatro años en Andalucía. Desde el principio he estado muy identificada con la propuesta andaluza. Me siento muy vinculada a mi tierra, tengo un compromiso directo con cómo vive la gente aquí, y no me voy a mover de Andalucía.

Al menos no antes de las generales, ¿pase lo que pase?

Pase lo que pase suena un poco apocalíptico, pero sí. El compromiso es pasar cuatro años en Andalucía, y como mucho ocho años en la institución, sea cual sea esa institución. Luego, de vuelta al colegio, de vuelta a mi trabajo como profesora.

Más noticias en Política y Sociedad