Público
Público

La nueva fundación del PP, varada Suárez Illana, el escudo de Pablo Casado para no hablar de Franco ni de Memoria Histórica

El hijo de Adolfo Suárez González, expresidente del Gobierno, asiste como oyente a muchos de los actos públicos del líder del PP, que decide poner el foco en la Transición cuando es cuestionado sobre el dictador. Al inicio de septiembre, Casado anunció la constitución de la fundación Concordia y Libertad, que preside Suárez Illana, pero casi mes y medio después ni siquiera está inscrita en el registro del Ministerio del Interior. En la dirección conservadora sostienen que Illana no está entre los candidatables a la Alcaldía de Madrid, pese a que haya sonado su nombre.

Publicidad
Media: 3.64
Votos: 14

El político y abogado Adolfo Suárez Illana saluda al presidente del PP, Pablo Casado, tras la mesa redonda sobre 'El papel de la Iglesia en una sociedad democrática' organizada por la Fundación Pablo VI y la Conferencia Episcopal. EFE/ SMariscal

Fue una propuesta estrella anunciada a bombo y platillo al inicio del curso político, pero casi mes y medio después la nueva fundación del PP se ha quedado en eso, en un mero anuncio. El 2 de septiembre, el líder de los conservadores, Pablo Casado, se sirvió de un acto en Ávila para anunciar la creación de la nueva fundación dependiente de su partido, bautizada Concordia y Libertad.

Pretendía ser un traje a medida para el abogado y militante del PP Adolfo Suárez Illana, hijo del expresidente del Gobierno Adolfo Suárez González, pero lo cierto es que, hasta la fecha, no ha pasado de ser una declaración de intenciones: no está inscrita oficialmente, no han transcendido sus estatutos, y ni siquiera hay fechas para que esto ocurra.

Desde la dirección de los conservadores aseguran que Suárez Illana no será candidato al Ayuntamiento de Madrid, aunque suene su nombre

Casado acostumbra a contar con el presidente de esta fundación no nata -como oyente- en buena parte de sus actos de mayor postín, y, además de valerse de su nombre para proyectar una imagen más centrista y menos escorada a la derecha, suele usarlo como escudo cuando afronta cualquier pregunta sobre la anunciada exhumación del dictador Francisco Franco, o sobre Memoria Histórica en general.

El PP no nada cómodo en estas aguas, y el sucesor de Mariano Rajoy al frente de los conservadores ha decidido cambiar los silencios y monosílabos del primero por la apología de la Transición, dándole una vuelta al discurso de Albert Rivera sobre las bondades de la misma. En una misma semana, Casado puede presumir de la presencia de Suárez Illana en el Foro ABC -el pasado lunes, cuando el líder del PP fue ponente-, y hacer lo propio en otro acto sobre el papel de la Iglesia Católica en la sociedad actual, el jueves. Entonces, y tras mencionar al flamante presidente de la fundación no nata, aprovechó para blanquear el papel de esta institución y la propia Transición, otro de sus argumentos estrella.

Más allá de estos gestos simbólicos, ni el PP ni el propio Suárez concretan los términos de su proyecto de relación. Fuentes de la dirección de los conservadores sólo precisan, al hilo de distintas informaciones aparecidas en prensa, que la Presidencia de la fundación es un cargo con dedicación exclusiva, y por tanto aseguran que Suárez Illana no está en las quinielas para ser candidato a la Alcaldía de Madrid, en contra de lo que se ha publicado.

Tras el portazo de FAES, la única fundación vinculada orgánicamente al PP es Humanismo y Democracia

Sin embargo, sobre la fundación como tal, por ahora hay más interrogantes que respuestas. Sin detallar plazos, desde Génova apenas reconocen que ni siquiera está aún inscrita en el registro del Ministerio del Interior. Sostienen que podrán dar detalles próximamente, y que la fundación estará adscrita al PP, como en su día lo estuvo FAES, la organización pilotada por José María Aznar, hasta que decidió cortar sus lazos con el partido, en plena era Rajoy.

Hoy por hoy tampoco han cerrado sus estatutos, y sólo pueden aclarar que se tratará de una entidad generadora de contenido y pensamiento que, si bien en parte podrá abastecer de propuestas al partido, también se enfocará en reivindicar la Transición y la concordia en política, otro de los términos favoritos de Casado -y de Rivera-.

Los conservadores tampoco aclaran si Suárez Illana cobrará por su labor al frente de esta fundación, como parece probable, o quién le acompañará en este proyecto. Hasta la fecha sólo ha trascendido el nombre de Jesús Rodríguez Camaño, que ejerció como número dos de Suárez Illana cuando éste fue candidato a la Presidencia de Castilla-La Mancha, como informó ElDigitalCLM.

En la actualidad, la única fundación vinculada orgánicamente al PP, tras el portazo de FAES, es Humanismo y Democracia. En diciembre de 2017, Infolibre informaba de que esta fundación obtuvo 496.890 euros en subvenciones, de los 900.000 que pueden percibir estos organismos únicamente de los fondos de la Secretaría de Estado de Cooperación Internacional. Como vicepresidenta primera de la misma aparece la exsecretaria general del PP, exministra de Defensa y hoy diputada rasa, María Dolores de Cospedal.

La fosa que preocupa a Suárez: "Paracuellos del Jarama"

El Gobierno de Rajoy se jactaba de destinar cero euros de los Presupuestos Generales del Estado al cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica, y Casado pide incluso derogar la normativa impulsada por el Ejecutivo de José Luis Rodríguez-Zapatero sobre esta materia. En la campaña por la Presidencia del PP, prometió una ley para proteger a las "víctimas"; después anunció otra sobre concordia, y hasta la fecha esta ni siquiera ha llegado al registro del Congreso de los Diputados. Ni se la espera, de momento.

A tenor de lo manifestado en entrevistas, Suárez Illana tiene una visión muy similar a la de Casado en esta cuestión; afirma que la Ley de Memoria Histórica es innecesaria, y equipara incluso a los bandos enfrentados en la Guerra Civil iniciada con la subrevación de las tropas franquistas. "Lo que no se puede pretender es cargar las tintas sobre un bando; ni sobre el ganador ni sobre el vencedor. Hablando de fosas, Paracuellos del Jarama existe, fue una salvajada supina"; "Cualquiera que sepa dónde están enterrados sus familiares tiene derecho a que el Estado lo haga [desenterrarlos], y no seré yo el que se lo niegue. Otra cosa es que nos tengamos que poner a buscar por toda España, sin saber, fosas, fosas y fosas. Mire, oiga, no. No se trata de volver a enfrentar", afirmó en septiembre, en entrevista con Espejo Público.

"Si hay que retirar símbolos franquistas también hay que retirar todos los republicanos. El levantamiento no fue contra la República, sino contra el caos existente en un Estado fallido", llegó a afirmar en entrevista con La Razón. Teniendo en cuenta las declaraciones de ambos, su sintonía es más que evidente.

Más noticias en Política y Sociedad