Público
Público

Nuevo Gobierno Pedro Sánchez: objetivo, 1.400 días

El presidente se muestra convencido de que aborda una legislatura larga, aunque su duración dependerá de que haya nuevos Presupuestos. Si se aprueban las primeras Cuentas del Estado, no hay dudas de que el Gobierno seguirá, al menos, tres años. En el caso de que prosperara una enmienda a la totalidad, no podría haber elecciones hasta final de año.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), conversa con el vicepresidente de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias (2d), al inicio del primer Consejo de Ministros, celebrado este martes en el La Moncloa. EFE/Fernando Alvarado

manuel sánchez

Pedro Sánchez ha contado hasta los días que puede durar el Gobierno de coalición y así lo dijo este martes en rueda de prensa en La Moncloa tras el primer Consejo de Ministros: el nuevo Ejecutivo tiene 1.400 días por delante. Pero lo que no dijo es que no va a ser nada fácil llegar a esos 1.400 días que se ha marcado como objetivo, con un camino lleno de dificultades para un Ejecutivo que no tiene mayoría en el Parlamento.

Y el primer gran escollo está a la vuelta de la esquina, con la presentación de los Presupuestos Generales del Estado en el Congreso en las próximas semanas. Su aprobación o no es la que marcará en buena medida las posibilidades que tiene el nuevo Gobierno de coalición de perdurar.

Si los Presupuestos Generales del Estado son aprobados, pocos dudan de que la legislatura se alargará, al menos, tres años. El hecho de tener ya unas cuentas propias, y no las heredadas del PP, daría margen de actuación al Gobierno aunque el siguiente Presupuesto fuese rechazado, pues no sería nada traumático prorrogar los de 2020 un año o, incluso, dos.

El problema estaría en si no consiguen sacarlos adelante; en este caso, la continuidad del Gobierno se tornaría muy complicada. En esa situación, en todo caso, la ley impide convocar elecciones hasta un año después de la última disolución de las Cortes -el 23 de septiembre-, por lo que no podrían celebrarse unos nuevos comicios hasta final de año.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, y el resto de los miembros del Gobierno de coalición, tras posar para la foto de familia del gabinete, antes de la reunión de su primer Consejo de Ministros en el Palacio de la Moncloa. REUTERS/Jon Nazca

Fuentes del Gobierno apuntan que el hecho de que no haya Presupuestos no tiene que significar una convocatoria electoral inmediata y que todavía podrían sacarse adelante proyectos que tienen respaldo parlamentario y que no supongan excesivas modificaciones en las cuentas públicas. No obstante, desde el Gobierno se reconoce que sin unos nuevos Presupuestos sería difícil seguir en el Gobierno mucho tiempo.

En manos de ERC

Una vez más, todo dependerá de los votos de ERC para que no se produzca una enmienda a la totalidad a los Presupuestos y evitar así que vuelvan a ser retornados al Gobierno, como en 2019, lo que provocó el adelanto electoral. A su vez, los votos de ERC dependerán en buena medida de cómo vaya desarrollándose la mesa entre Gobiernos sobre la situación de Catalunya. Si hay avances en la negociación es probable que el Ejecutivo cuente con los votos de los republicanos.

Y esto es lo que más preocupa en el Gobierno, porque si supera este obstáculo, como dijo este martes el propio Pedro Sánchez, hay una mayoría parlamentaria en el Congreso para sacar adelante gran parte del programa de Gobierno pactado conjuntamente entre PSOE y Unidas Podemos, como la ley de Eutanasia, la derogación de la ley mordaza o de la reforma laboral, etc.

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, es la primera en ser consciente de que la duración del Gobierno pasa por ella, y quiere ir midiendo cada paso. Ya ha adelantado que no presentará hasta la primera semana de febrero el techo de gasto, porque quiere antes negociarlo con los grupos parlamentarios y conseguir los apoyos necesarios. Y ese solo será el primer paso. Como dijo en un corrillo informal con periodistas el lunes tras tomar posesión de su cargo: "Ya tenemos Gobierno, pero seguimos sin tener mayoría".