Público
Público

Nuevo Gobierno Sánchez arriesga con un Gobierno plural y con perfiles ideológicos muy contrapuestos

Hay trayectoria y biografías completamente diferentes. Las posiciones de Escrivá (Seguridad Social) y Díaz (Trabajo) han sido antagónicas hasta ahora en materia de pensiones y empleo. Los tres últimos nombramientos que se conocieron reforzaron el perfil político, pero hay mayoría de independientes o personas que no han estado en la vida de partido.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una comparecencia en el Palacio de la Moncloa, este domingo.
EFE/Paco Campos

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, debe ser plenamente consciente de que ha arriesgado y ha formado un Ejecutivo sumamente plural en lo ideológico, cuando una buena parte de su intervención del domingo para hacer público su equipo gubernamental la dedicó a destacar la pluralidad de sus miembros y a lanzar el mensaje de que debe tener una “sola palabra”.

Y es que las 22 personas que configuran el nuevo Gobierno tienen trayectorias y biografías muy diferentes, y planteamientos políticos hasta contrapuestos en algunos casos, que van más allá hasta del partido en el que militan.

El caso es que compartirán mesa del Consejo de Ministros el próximo martes un ortodoxo del control de la estabilidad y la sosteniblidad de las cuentas públicas como es José Luis Escrivá, ministro para la Seguridad Social; y una mujer que siempre ha defendido los planteamientos de los sindicatos en materia de pensiones o en la subida del Salario Mínimo interprofesional (SMI), como Yolanda Díaz, ministra de Trabajo. Las posiciones que ambos han mantenido en asuntos como pensiones o empleo han sido antagónicas.

Será la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, quien tendrá que conciliar posiciones que se antojan discrepantes, aunque las posturas de la hasta ahora ministra de Economía han sido siempre más cercanas a Escrivá que a los planteamientos que defiende Unidas Podemos en su programa.

Nadia Calviño está llamada a conciliar posiciones discrepantes que seguro se van a producir

Calviño está llamada a ser una de las piezas claves de un Gobierno con un enorme peso económico, que debe compaginar con una ambiciosa agenda social comprometida en la investidura por Pedro Sánchez y que requerirá un fuerte incremento del gasto público.

Mayoría de independientes

La pluralidad del Ejecutivo también se refleja en la trayectoria política de sus miembros, siendo en su mayoría independientes o personas que se han incorporado a la vida política posteriormente.

Sánchez, en una conversación informal con periodistas, rechazó que no fuese un Gobierno de perfil político, pero no se corresponde con el sentido tradicional del término, ni con cómo se había anunciado desde el entorno de La Moncloa.

De hecho ni Nadia Calviño, ni Arancha González, ni Fernando-Grande Marlaka, ni Margarita Robles, ni Pedro Duque, ni José Luis Escrivá son afiliados al PSOE. Y Teresa Ribera, Reyes Maroto y María Jesús Montero tampoco son personas de una trayectoria en el partido, ya que se afiliaron después de llegar a un cargo público como independientes.

Aunque con los últimos tres nombramientos que se conocieron Sánchez dio más presencia al PSOE -Illa, Uribe y Campo-, el perfil de técnicos es el predominante, mientras que desde Unidas Podemos se ha apostado claramente por el perfil político con Garzón, Montero y Díaz.

En cuanto a la presencia de mujeres, Sánchez ha hecho un Gobierno compuesto con una presencia de mujeres porcentualmente menor que el anterior. Habrá 11 hombres y 11 mujeres en el Consejo de Ministros, aunque Sánchez quiso recalcar en su comparecencia el importante papel que tienen las mujeres en el Gobierno con tres vicepresidencias.

Sánchez explicó que ha hecho el Gobierno que tenía pensado y el que ha querido. Según afirmó, “cada etapa política tiene nuevas circunstancias y requiere nuevos perfiles”. Y bajo su batuta estará la tarea de coordinarlos y, como dijo, mantener la unidad interna y de acción política.