Público
Público

Nuevo Gobierno Sánchez, por sorpresa, anuncia que no dará a conocer su Gobierno hasta la próxima semana

Fuentes del Ejecutivo daban por hecho tras la investidura que el nuevo Consejo de Ministros se reuniría ya este viernes.

Pablo Echenique felicita a Pedro Sánchez en el Congreso. /EFE

En contra de todos los pronósticos y por sorpresa, fuentes socialistas confirmaron en la tarde del martes que el nuevo presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha decidido que no dará a conocer la composición de su nuevo Ejecutivo hasta la semana que viene.

Nadie ha explicado más sobre las razones de este retraso inesperado, ya que tras finalizar la investidura distintas fuentes del Ejecutivo aseguraron que sería este mismo miércoles cuando se daría a conocer el nuevo Gobierno.

Dichas fuentes llegaron a decir que el presidente ya tenía el Gobierno preparado porque había tenido casi dos meses para hacerlo, y que el nuevo Consejo de Ministros ya se reuniría este mismo viernes.

De hecho, se informó casi oficialmente de que Sánchez daría a conocer el miércoles a los miembros de su Gobierno, que tomarían posesión el jueves a primera hora y que esa misma mañana acudirían a sus respectivos ministerios a tomar posesión de sus carteras.

Es más, se barajaba la idea que una vez finalizada la audiencia con el rey, en la que la presidenta del Congreso, Mertixell Batet, le comunicaba el nombramiento de Sánchez; el Boletín Oficial del Estado podría publicarlo la misma tarde de este martes, para que tomara posesión el miércoles por la mañana.

Si hay Consejo de Ministros el viernes, seguiría en funciones el Gobierno, aunque no lo esté su presidente

De momento, nadie sabe nada de los motivos de este extraño retraso en la formación de Gobierno, ya que se da la paradoja de que el viernes el Ejecutivo sigue estando en funciones, aunque no lo esté su presidente.

Algunas fuentes apuntan a que cabría la posibilidad de que Sánchez no convocase este viernes el Consejo de Ministros, aunque en la agenda semanal de La Moncloa sí estaba fijada la reunión habitual.

Desde La Moncloa y desde el PSOE, por ahora, se guarda absoluto silencio sobre los motivos que han provocado este incomprensible retraso, sobre todo, tras haber forzado una investidura en plenas fiestas navideñas y en fin de semana con el argumento de que España necesitaba un Gobierno con urgencia.