Público
Público

El 'nuevo' PSOE de Sánchez no descarta ir hasta el final en la comisión Fernández Díaz

Tras cuatro meses de semiparalización de los trabajos de la comisión de investigación del Congreso sobre el uso partidista del Ministerio del Interior durante el primer mandato de Rajoy, el partido socialista ha decidido promover la comparecencia de dos altísimos cargos de la Policía y asegura a 'Público' que no se opone a prolongar los trabajos y seguir citando testigos

Publicidad
Media: 2.86
Votos: 7

El ex director general de la Policía Ignacio Cosidó comparece en la comisión del Congreso que investiga el supuesto uso político de los medios del Ministerio del Interior en la etapa de Jorge Fernández Díaz. EFE/Javier Lizon

Está costando bastante más de la cuenta, pero poco a poco parece avanzar hacia su objetivo la comisión de investigación del Congreso creada a consecuencia del escándalo sin precedentes destapado por Público hace un año al difundir las grabaciones del entonces ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, en su despacho oficial y conspirando contra políticos y partidos soberanistas catalanes.

En realidad, la comisión se creó --tras numerosas exclusivas más de este diario sobre la brigada política que también fabricó montajes contra Podemos-- para "descubrir el montaje de la policía política que se organizó durante su mandato para beneficiar al PP y actuar contra los adversarios”, tal como declaró a Público en su día Antonio Trevín, portavoz socialista en la comisión.

Sin embargo, durante los primeros meses el PSOE no quiso aceptar los planes de trabajo presentados por otros partidos de la oposición como Podemos y ERC, resistiéndose a citar a los altos mandos policiales implicados en esas grabaciones y absteniéndose en las votaciones para que sólo compareciese --aparte del exministro y su interlocutor, Daniel de Alfonso-- el ex director general de la Policía, Ignacio Cosidó. Con sus abstenciones, Ciudadanos y el PSOE permitieron que se impusieran los continuos noes del PP y estuvieron a punto de provocar el cierre en falso de la comisión.

El PSOE sigue negándose a citar a los comisarios Villarejo y Martín-Blas

En cambio, este miércoles, el nuevo PSOE de Pedro Sánchez asomó por fin en la comisión y promovió las comparecencias del ex director adjunto operativo de la Policía, Eugenio Pino, y de su jefe de Gabinete, José Ángel Fuentes Gago, ambos citados por el propio exministro en su declaración al Congreso. Testimonios demandados desde el primer día por Podemos, ERC y PDECat pero que hasta ahora habían sido bloqueados por la abstención socialista, sin duda a la espera de las nuevas instrucciones del equipo de Sánchez.

Aun así, el PSOE sigue negándose a convocar a los dos comisarios más importantes de todo el entramado (José Manuel Villarejo Pérez y Marcelino Martín-Blas), aduciendo que "están librando una guerra de venganzas entre ellos a través de los medios de comunicación y ése no es el objetivo de la comisión", según explicó Trevín a este diario después de la última sesión de trabajo.

En cuanto a los nuevos planes del PSOE en esta investigación, Trevín afirmó a Público que "no descarta prolongar los trabajos, ni que comparezcan los periodistas" que desvelaron las grabaciones (Patricia López y el que firma esta crónica), algo a lo que el partido socialista se había cerrado en banda hasta ahora. Los dos reporteros de este diario ya han comparecido ante la comisión de investigación creada por el Parlament de Catalunya para desentrañar esa misma trama, pero Trevín aduce que el PSC apoyó esa citación porque allí se examina muy concretamente la llamada Operación Cataluña y tiene otros objetivos que la del Congreso de los Diputados.

Por su parte, la portavoz de Justicia de Podemos, Gloria Elizo, subrayó a este periódico que su formación ha estado reclamando todas esas comparecencias desde el primer momento y que el PSOE ni siquiera ha presentado un plan de trabajo. También denunció que se ha perdido mucho tiempo en las peticiones de enormes cantidades de documentos que será imposible estudiar en el plazo fijado hasta ahora para el final de los trabajos (el 9 de julio) y que los socialistas dieron marcha atrás a su promesa inicial de mantener la comisión activa hasta finales de año.

El Congreso pedirá el documental 'Las cloacas de Interior', pero no hará un visionado público

Ahora, el PSOE asegura estar dispuesto a prolongar de nuevo esos trabajos y Trevín sostiene que simplemente quieren ir paso a paso y tomar cada nueva decisión en las sucesivas reuniones de la mesa. En este momento procesal, tras las comparecencias de Pino y Fuentes Gago, que tendrán lugar el próximo jueves, 29 de junio, a partir de las 15 horas. Asimismo, Trevín afirma que ellos mismos solicitaron que se pidiera a Mediapro el documental definitivo sobre la brigada política de Interior: Las cloacas de Interior, 90 minutos en calidad cinematográfica 4K, elaborado durante casi un año con el equipo de investigación que obtuvo las grabaciones en el despacho del ministro. Ese documental, basado en dos años y medio de investigación periodística, incluye los testimonios de 40 protagonistas de la trama.

El portavoz de Esquerra Republicana en la comisión, Gabriel Rufián, había solicitado que ese documental fuera visionado en público en el Congreso y el resto de los grupos se han limitado a solicitar una copia para cada uno, con el fin de utilizarlo como documento de trabajo.

La no difusión pública de Las cloacas de Interior y el veto socialista a las comparecencias de Villarejo, de Martín-Blas y del exministro de Interior Alfredo Pérez Rubalcaba indignaron a Rufián, quien aseguró a este diario que "el PSOE nos ha chantajeado con vetar también las conclusiones finales de la comisión, votando con el PP y Ciudadanos".

En cualquier caso, Podemos se felicitó del cambio de actitud del PSOE, tras cuatro meses de semiparálisis de la comisión, al tiempo que recriminaba la actitud de Ciudadanos, que sigue absteniéndose en todas las votaciones aduciendo que eso es "apoyar a la mayoría", cuando siempre alardea de estar en cabeza de la regeneración y de la lucha contra la corrupción.

En este caso, la peor corrupción, ya que es policial y socava el propio Estado de derecho por las presuntas maniobras antidemocráticas del Ejecutivo contra sus rivales políticos.

Más noticias en Política y Sociedad