Público
Público

El número dos del PP se declara "absolutamente feminista", mientras Casado pide combatir la "ideología de género"

Teodoro García Egea sí se identifica con la definición de feminismo. Sólo algunas figuras de su partido, como la presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, se han desmarcado de la línea oficial declarándose feministas.

Publicidad
Media: 1
Votos: 2

Pablo Casado y Teodoro García Egea, en el Congreso hace unos días. EFE/Mariscal

El nuevo PP sigue sin tener muy claro qué es el feminismo. El secretario general de los conservadores, Teodoro García Egea, se definió este viernes como "absolutamente feminista", chocando así con el discurso del líder de su formación, Pablo Casado, que no quiere ni oír hablar de esta palabra, e incluso pide acabar con la "ideología de género".

En un desayuno informativo organizado por Vanity Fair, en Madrid, el número dos del PP ha sido cuestionado por si se consideraba feminista, y él ha pedido que le definieran este término. Renglón seguido, y tras escuchar que ser feminista es defender la igualdad real entre hombres y mujeres, se ha declarado "absolutamente feminista".

García Egea resta importancia a que sólo un tercio de los puestos en el Comité Ejecutivo del PP los ostenten mujeres

"Absolutamente feminista", explicaba, si esto es "defender las oportunidades y la igualdad de todos sin importar el sexo, sin otra razón que no sea la competencia y la persona en sí misma", precisaba.

Sólo unos minutos antes, García Egea se manifestaba "absolutamente proclive a la presencia de mujeres competentes" en los órganos de dirección del PP, y restaba importancia al hecho de que no haya paridad en el Comité Ejecutivo del PP.

En este órgano se sientan 15 mujeres y 33 hombres, por lo que ellas apenas ocupan un tercio de los puestos de mando. Aquí, siguiendo la estela de Casado, su número dos insistía: "Lo importante es que sean competentes". Sobre el aborto, afirmaba que "no es un derecho", sino "un drama para la persona que lo sufre"..

Recientemente, la presidenta del Congreso de los Diputados y dirigente del PP, Ana Pastor, se desmarcaba de la línea oficial del partido para declararse feminista, una palabra que el PP habitualmente intenta esquivar. En agosto, y precisamente en una entrevista con Vanity Fair, la vicesecretaria de Estudios y Programas de los conservadores, Andrea Levy, también se reivindicaba como feminista, al mismo tiempo que defendía acabar con la ley del aborto y volver a la normativa de 1985.