Público
Público

La oposición acusa a Jácome de "comprar voluntades" en la Policía de Ourense a cambio de pagar el doble las horas extra

Sus excompañeros de partido denuncian que el equipo de Gobierno beneficia a un grupo de agentes afines al regidor y a su concejal de Seguridad Ciudadana con hasta 6.000 euros en horas extraordinarias.

29/11/22 Jácome, con varios miembros de la policía local en una imagen tomada en febrero de este año.
Jácome, con varios miembros de la policía local en una imagen tomada en febrero de este año. Concello de Ourense

La concejala María Dibuja, excompañera de Gobierno de Gonzalo Pérez Jácome en el Ayuntamiento de Ourense, ho y en el grupo de los no adscritos pero militante de Coalición de Centro Democrático, ha pedido al pleno municipal la reprobación del edil encargado de Seguridad Ciudadana, Telmo Ucha.

Le acusa de haber modificado el tablero de horarios de la policía local y duplicado el precio de las horas extras, incrementándolas innecesariamente para que varios agentes afines al edil -la plantilla consta de 118 funcionarios incluidos los mandos- acumulen miles de euros en atrasos que les serían abonados poco antes de las elecciones municipales del próximo mes de mayo.

La moción, que se debatirá en el pleno de este viernes, se refiere a un asunto que denunció el PSOE local, que acusó al Gobierno de Jácome de "inflar servicios para comprar voluntades entre los agentes" afines.

En agosto del año pasado, la junta de Gobierno, a instancias de Ucha, acordó duplicar de 12 a 24 euros y a 28,80 euros en horario nocturno o en días festivos el precio de las horas extras de la policía local.

Se trata de una decisión presumiblemente ilegal si se tiene en cuenta la jurisprudencia del Tribunal Supremo, que apenas seis meses antes había anulado una medida similar del Ayuntamiento de Lugo al entender que la competencia para modificar el régimen de retribuciones del personal municipal es del pleno, no de la junta de gobierno.

En abril de este año, el equipo de Jácome, que tiene con sólo 4 de los 27 concejales de la corporación gracias al apoyo que le brindó en dos ocasiones el Partido Popular por decisión expresa de la ejecutiva gallega que presidía Alberto Núñez Feijóo, acordó también modificar los cuadrantes horarios del cuerpo de policía, cuyos miembros, según Dibuja, pasaron a tener jornadas de "36 horas ordinarias a la semana, distribuidas en 12 horas al día, tres días seguidos, y cinco días consecutivos de descanso".

"Como con esos cuadrantes horarios no es posible hacer frente a las necesidades de la ciudad, Ucha ha incrementado notablemente el número de horas extraordinarias", explica la concejala, quien añade además que el Concello también ha eliminado el tope anual máximo de horas extras.

Según Dibuja, son los agentes afines al concejal de Seguridad Ciudadana "los que gestionan los cuadrantes y monopolizan la realización de dichas horas fuera de jornada habitual".

Público ha intentado sin éxito recabar la versión de Ucha y de Jácome, cuyo equipo de comunicación no había respondido a las preguntas de este diario al cierre de este artículo.

1/4722 Feijòo y Jácome, en una imagen de archivo
Feijòo y Jácome, en una imagen de archivo. Europa Press

El PSOE asegura que la deuda del Ayuntamiento de Ourense por las horas extra de sus policías supera los 200.000 euros en lo que va de año, que algunos agentes acumulan 6.000 euros en atrasos y que gracias a ese concepto extraordinario su sueldo real superaría los 3.000 euros mensuales.

Esos atrasos habrían engordado además porque la presencia de la policia local se habría triplicado en actos organizados por el alcalde, y asas cantidades, según los socialistas, se sumarían otros 400.000 euros enr pluses de nocturnidad y festividad que beneficiarían a los mismos agentes.

En la moción en la que pide la reprobación de Ucha, Dibuja recuerda también que el cuerpo de bomberos local padece una situación similar, con funcionarios que habrían acumulado una media de 370 horas extra en un año. Según el Estatuto de los Trabajadores, no deberían superar las ochenta.

La concejala acusa también a Ucha de haber tomado "el control absoluto de la policía municipal y del cuerpo de bomberos". "Aniquila a los mandos superiores de dichas instituciones", añade, en referencia a la destitución del jefe de bomberos y de la intendente de la policía, que se encuentra de baja y quien ha presentado una denuncia por acoso contra el concejal.

Ucha es uno de los tres concejales de Democracia Ourensana (DO), el partido de Jácome, que permaneció al lado del regidor cuando otros cuatro ediles miembros de la formación, entre ellos Dibuja, decidieron abandonar el equipo de gobierno denunciando que alcalde malversaba los fondos de DO y que cobraba en su despacho, en mano y sin declarar a Hacienda, mordidas al personal de confianza que contrataba.

El juez que investigaba al alcalde por esos hechos, Luis Doval se apartó de la causa después de que Jácome contratara a su pareja, Guadalupe Ucha como asesora.

Guadalupe Ucha, que es a su vez prima del edil de seguridad, ya había sido asesora de Jácome, pero dejó su cargo en noviembre de 2021 pocos días antes de que la denuncia contra Jácome recayera en el juzgado de su marido. Posteriormente, la Fiscalía pidió el archivo de la causa y el juez que asumió el caso acordó cerrarlo.

Jácome y Ucha también fueron imputados y posteriormente absueltos de un delito de coacciones contra un policía local al que a su vez acusaron de intentar atropellarles mientras un cámara de la cadena de televisión propiedad del alcalde filmaba la escena.

Posteriormente, la Audiencia Provincial de Ourense ordenó cerrar otra causa por difamación abierta contra el regidor por acusar a varios agentes de formar "una mafia policial". En mayo de este año, el alcalde agredió a una mujer que se manifestaba frente al Ayuntamiento ante la pasividad de dos agentes locales. El pasado día 17 de noviembre, otro juzgado absolvió a un vecino al que el alcalde denunció por amenazas.

Más noticias