Público
Público

La oposición acusa al Gobierno andaluz de montar un aparato de propaganda con los cambios en una emblemática fundación

Presidencia despide a la anterior directora del Centro de Estudios Andaluces y a otras dos trabajadoras del Centro de Estudios Andaluces, dedicado a la divulgación y estudio de la realidad andaluza

Monumento Blas Infante / EUROPA PRESS
Monumento a Blas Infante. –EUROPA PRESS (Archivo).

raúl bocanegra

El despido a las bravas y sin previo aviso de Mercedes de Pablos, la anterior directora del Centro de Estudios Andaluces (Centra), que aún seguía trabajando allí, pero en otro puesto, y de otros dos trabajadores, Coral Márquez y Santiago Campuzano, ha provocado las críticas de la oposición, que considera que lo que se pretende es reducir el Centra a un mero instrumento de propaganda del Gobierno andaluz. El centro es una fundación pública emblemática, que lleva años trabajando en la divulgación y el estudio de la realidad andaluza.

El Centra depende de la Consejería de Presidencia, que dirige Elías Bendodo (PP), un animal político, mano derecha del presidente Juanma Moreno (PP), quien nada más ocupar el cargo encargó que se hiciera una encuesta con intención de voto. Esos sondeos han sido discutidos por la oposición, que consideran que están manipulados por el Gobierno.

La expresidenta de la Junta, Susana Díaz, acusó al Gobierno andaluz, formado por una coalición de PP y Ciudadanos, de convertirlo en un instrumento de propaganda. "El centro de estudios andaluces nació para el análisis y difusión de nuestra autonomía, y no para ser cocina de la propaganda y autobombo de Moreno Bonilla. El despido de Mercedes de Pablos, Coral Márquez y Santi Campuzano confirma este desmantelamiento. Tienen nuestro apoyo", escribió Díaz en su cuenta de Twitter.

La portavoz parlamentaria de Adelante Andalucía, Inmaculada Nieto (IU), consideró que el despido del "equipo directivo", incluido el de "la persona que dirigía el Museo de la Autonomía de Andalucía", es una decisión "muy gráfica del concepto de la autonomía que tienen las derechas", que es "de pura fachada", según recoge Europa Press.

"Una vez controlada Canal Sur hasta el último de sus rincones, lo que pretende ahora el PP es dotarse de otro aparato más de propaganda para intoxicar a la sociedad con estudios sociológicos que legitimen el ideario conservador y antiandaluz que representan las tres derechas", afirmó Martina Velarde, secretaria general de Podemos en Andalucía.

De Pablos, en conversación con Público, tras su abrupto despido, manifestó: "Están en su capacidad de elegir equipos directivos, estoy agradecida por el tiempo que pasé ahí. El resto de los despidos supone un grave cambio de modelo que pervierte el sentido de la Fundación. Hacíamos una encuesta de realidad social en la que no se pedía voto. Nosotros no somos un instrumento para saber cuál es la orientación del voto".

Una vuelta a los orígenes

El Gobierno sostiene, por el contrario, que se trata de una remodelación para hacer "una vuelta a sus orígenes". "La Fundación Centro de Estudios Andaluces, que se define como fundación de carácter científico social e histórico, desde sus inicios, fomentó la labor investigadora propia, sin dejar de lado la historia e identidad de Andalucía. Sin embargo, en la última década en la práctica la fundación estuvo más orientada hacia la producción de productos culturales -exposiciones, publicaciones y ediciones de libros- que de su labor investigadora y de fomento de los estudios sociales", aseguraron fuentes de la Consejería de Presidencia a Público. Estas afirmaciones son discutibles y, ciertamente, son discutidas por los trabajadores despedidos.

"Es a partir del año 2019 –agregaron– que la Fundación ha iniciado la vuelta a sus orígenes, y a dar un mayor cumplimiento a sus fines fundacionales, para lo que ha ido incrementando paulatinamente la actividad investigadora propia, la cual, en el año 2021, tiene que consolidarse de manera definitiva".

"En este sentido, la Fundación está preparando y acometiendo tanto los cambios organizativos internos -organigrama- como legales -modificaciones en sus estatutos- donde quede reflejada esta orientación de la entidad. Así, en su labor de difusión de las investigaciones, necesita canales de comunicación científica propia, ya sean de historia e investigación, en los que no tienen cabida, por falta de objeto, un departamento de publicaciones y actividades externas", apostilló el Gobierno. Es decir, el Ejecutivo ha despedido –"ha acometido los cambios organizativos"– antes de hacer las modificaciones estatutarias pertinentes.

Más noticias