Público
Público

La oposición en bloque ofrece su apoyo al "sindicato" de la Guardia Civil ante el olvido del Gobierno

Ni el ministro del Interior, ni el director general del cuerpo, ni ningún miembro del PP acuden al congreso de la principal asociación de agentes, en el que el resto de partidos la ha reconocido como el "sindicato de facto" del Instituto Armado

Acto final del 7º congreso de la AUGC

CARLOS DEL CASTILLO

@CdelCastilloM

MADRID.- El sector crítico de la Guardia Civil ha hecho una demostración de fuerza este miércoles en Madrid en el marco del séptimo Congreso de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), mayoritaria en el cuerpo. Unos 1.200 agentes miembros de esta asociación han abarrotado el auditorio Marcelino Camacho, sede de CCOO en Madrid, para pedir el reconocimiento de su derecho de sindicación y condiciones laborales "dignas".

Representantes de todos los partidos de la oposición han apoyado con su presencia en el acto esta reclamación. Incluso el PSOE, que hace unos días votó en contra en la comisión de Interior del Congreso, defendió en esta ocasión el derecho de los guardias civiles a sindicarse. "La AUGC es el sindicato de la Guardia Civil lo diga quien lo diga y lo vote quien lo vote", afirmó el portavoz socialista en la comisión de Justicia de la Asamblea de Madrid, Diego Cruz, que tomó la palabra en nombre de Ángel Gabilondo, que llegó con retraso desde la manifestación de estudiantes en contra de la reválida

"No es concebible que haya zonas de sombra en derechos fundamentales como el de sindicación", ha destacado Fernández Toxo

"No es concebible que haya zonas de sombra en derechos fundamentales como el de sindicación", ha denunciado Ignacio Fernández Toxo, líder de CCOO, al dar la bienvenida a los agentes a la sede del sindicato. Pese a ello, Toxo a expresado también su esperanza en que la nueva composición del arco parlamentario haga posible la sindicación, algo que ya prometió Felipe González a los guardias civiles en 1982 y que, hasta ahora, ningún gobierno se ha atrevido a cumplir.

El secretario general de AUGC, Alberto Moya, ha tomado la palabra para felicitar a los suyos por la labor que desarrolla la asociación, que engloba ya al 60% de los agentes del cuerpo, un 80% del total entre todos aquellos que pertenecen a alguna asociación. "La democracia tiene una deuda con los guardias civiles y volveremos a salir a la calle las veces que haga falta para lograr que se reconozcan nuestros derechos", ha anunciado.

Justicia militar, pérdida de derechos y remilitarización

"Los guardias civiles somos parte de la sociedad", ha aseverado Moya, pidiendo para los agentes los mismos derechos de los que gozan el resto de ciudadanos, "ni más ni menos". Así, ha denunciado que en los últimos años los guardias civiles han sufrido un "recorte de derechos" y la "remilitarización" que, acusa, ha impulsado el PP, con el objetivo de tener "una policía obediente y barata".

"No es de recibo que España sea el único país de Europa que en tiempo de paz, mantiene activa la jurisdicción militar", ha denunciado el secretario general de AUGC

Además, ha pedido a los representantes de los partidos su ayuda para sacar adelante estas reivindicaciones en el Congreso. No ha podido hacerlo con Jorge Fernández Díaz, ministro del Interior que ha declinado la invitación, al igual que todos los representantes del PP. Tampoco ha acudido a la cita con la AUGC Arsenio Fernández de Mesa, director general de la Guardia Civil, que había confirmado su asistencia.

Rafa Mayoral, de Podemos, Miguel Gutiérrez, de Ciudadanos, y Ricardo Sixto, de Izquierda Unida, han recogido el guante de Moya y se han comprometido a pedir "cuantas veces sea necesario" en el Congreso esa sindicación. También estaba presente Juan Antonio Delgado, exportavoz de AUGC y diputado de la formación morada, que ha recibido un premio por sus 20 años de membresía y trabajo para la asociación, "que le han valido 18 expedientes disciplinarios por hacer uso de su derecho de libertad de expresión", ha explicado Juan Fernández, actual portavoz de AUGC. 

"La sindicación llegará a la Guardia Civil para quedarse", ha sentenciado Moya, después de recalcar que "no es de recibo que España sea el único país de Europa que en tiempo de paz, mantiene activa la jurisdicción militar" y lamentar que "la cúpula" se niegue a analizar los motivos que llevan a que los guardias civiles tengan una tasa de suicidios cuatro puntos por encima de la de la Policía o sobre la población general