Público
Público

Oposición La nueva estrategia de las derechas tras el estado de alarma: Cs se abre a negociar los Presupuestos y el PP a pactos puntuales

Ciudadanos se mueve. Ha pasado de vetar al PSOE hace apenas un año a abrirse a pactar los presupuestos con el Gobierno conformado por los socialistas y Unidas Podemos. Estos movimientos arrastran al PP, que se abre a pactos puntuales.

El líder del PP, Pablo Casado, conversa con la portavoz de Ciudadanos, Inés Arrimadas y el secretario del grupo 'naranja', José María Espejo.
El líder del PP, Pablo Casado, conversa con la portavoz de Ciudadanos, Inés Arrimadas y el secretario del grupo 'naranja', José María Espejo.

marta monforte

Ciudadanos se mueve. La formación presidida por Inés Arrimadas ha pasado de vetar al PSOE hace apenas un año a abrirse a pactar los presupuestos con el Gobierno conformado por los socialistas y Unidas Podemos. Este giro supone una enmienda a la posición del expresidente de Cs, Albert Rivera, que trató de disputarle al PP el liderazgo de la derecha que les llevó a perder 47 diputados en noviembre. El objetivo de Cs pasa ahora por escenificar una "vuelta al centro" apostando por lo que denominan "política útil". "El centro tiene que ser capaz de pactar también con la izquierda", señalan fuentes de la dirección del partido, que reconocen que este giro en sus posiciones se ha acelerado con la pandemia.

Según ha podido saber este diario, Cs ya no marca como línea roja para negociar los Presupuestos Generales del Estado (PGE) —las cuentas más importantes de la legislatura —que el PP también participe en ellas, aunque su intención es sumar a los de Pablo Casado para tratar de formalizar la 'vía 221' (PSOE+PP+Cs) y diluir el peso de Unidas Podemos en las cuentas. Sin embargo, este escenario se antoja complicado, ya no solo por la negativa de los populares, sino porque las consecuencias de aislar a UP amenazarían la estabilidad del Gobierno.

La Mesa de Diálogo entre el Ejecutivo y Catalunya tampoco es obstáculo para que Cs se siente a negociar con el Gobierno, pese a que públicamente sus dirigentes la califican como la "mesa de la vergüenza". Los naranjas entienden ahora que este es un compromiso al que llegó el Ejecutivo con Esquerra Republicana (ERC) a cambio de su abstención en la investidura. Sin embargo, sí ponen el foco en lo que allí se acuerde, que señalan es "incompatible" con el apoyo de Ciudadanos.

Para el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, unos Presupuestos pactados "con un partido de derechas y que estaba en la foto de Colón" es totalmente incompatible no solo con sus planteamientos fundamentales sino también, a su juicio, "con cualquier medida justa de la izquierda". "Una cosa es ceder y otra, un chantaje", señaló recientemente el diputado catalán.

El presidente de VOX, Santiago Abascal (2i), el líder del PP, Pablo Casado (4i), y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera (d), han posado junto a otras personalidades asistentes a la concentración convocada por su partido, Ciudadanos y el PP este domingo en la plaza de Colón de Madrid, en protesta por el diálogo de Pedro Sánchez con los independentistas catalanes y en demanda de elecciones generales. EFE/Fernando Villar

Otra de las diferencias entre la formación que dirige Arrimadas, actualmente de baja por maternidad, y el Gobierno son las medidas en materia fiscal. Por norma general los naranjas se oponen a que se suban los impuestos y el Ejecutivo ya ha asegurado, a través de la ministra portavoz María Jesús Montero, que también es la encargada de la cartera de Hacienda, que en este ámbito mantendrán la hoja de ruta pactada entre PSOE y Unidas Podemos, con subidas de impuestos a las grandes corporaciones o a las grandes fortunas.

Sin embargo, las fuentes naranjas consultadas entienden que estas medidas pueden llegar a ser necesarias tras la pandemia, ya que hará falta un impulso económico importante para las arcas públicas. "Hablaremos de todo, siempre pensando en no perjudicar a las clases medias y a los autónomos", es el mensaje más repetido por los dirigentes del partido.

El primer paso del Gobierno es sacar un buen acuerdo de Bruselas. El Ejecutivo confía en que el fondo de reconstrucción europeo tenga la menor condicionalidad posible y que España se beneficie de unos 140.000 de los 750.000 millones de euros que la Unión Europa repartirá para paliar los daños económicos de la covid-19 en los países de la zona euro. Desde Ciudadanos opinan que Unidas Podemos va a tener que "tragar" con las condiciones de la UE y no descartan que el Gobierno se vea abocado a aplicar recortes en algunas partidas.

El PP teme quedarse aislado con Vox pero tampoco quiere darles 'vía libre'

Tras los movimientos de Ciudadanos y ante el temor de quedarse solo con Vox, Pablo Casado lleva semanas insistiendo en que está dispuesto a impulsar pactos de Estado con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pese a que su estrategia hasta ahora ha sido negarse a hablar con el Ejecutivo a cambio de contrapartidas, como sí ha hecho Cs. Es más, los populares votaron dos veces en contra del estado de alarma aunque ahora sí están negociando el Real Decreto de 'nueva normalidad' aprobado por el Ejecutivo el pasado 9 de junio y que se debe que convalidar en el Congreso.

En los últimos días el líder del PP le ha propuesto a Sánchez un pacto en el ámbito sanitario al que ha denominado 'Pacto Cajal', otro en el ámbito jurídico que pase por un nuevo instrumento, que no sea aplicar el estado de alarma, para limitar la movilidad ante posibles rebrotes del futuro, y otro también en el ámbito económico. El presidente del Gobierno se comprometió en el Senado a buscar pactos con los conservadores.

Según explican algunas fuentes populares consultadas por Público, Casado quiere distanciarse de la ultraderecha en el Congreso y potenciar el perfil "gestor" del PP. En la última Junta Directiva Nacional, el líder de la oposición aseguró que trabajará por un PP "más ampliado, más popular y menos partido, integrador, reconocible, moderado y responsable". Esta propuesta llega después de que algunos barones de la formación, como el gallego Alberto Nuñez Feijóo, reivindicaran la necesidad de un PP más "sosegado" frente a la "crispación que atenaza la política nacional".

Sin embargo, desde la dirección popular en el Congreso señalan que no hay muchas probabilidades de que estos pactos se consumen debido a que la relación entre Sánchez y Casado es prácticamente "inexistente". Además, afirman que "el PSOE no tiene voluntad" porque se encuentra "más cómodo" con sus socios de investidura y creen que lo que está haciendo Ciudadanos es "allanar el camino" al Gobierno al no poner una línea roja a que continúen la Mesa de Diálogo con ERC. "La mesa está servida", ha escrito la portavoz popular en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, en su cuenta de Twitter.

placeholderhttp://admin.publico.es/editor/article/default#

Otras fuentes consultadas consideran que los pactos deben ser transversales y que en ningún momento se abren a negociar los presupuestos. Dichas fuentes creen que al líder del PP le sería "muy difícil de explicar" llegar a acuerdos en esa materia con un Gobierno en el que está también Podemos. "Le daríamos vía libre a Vox", opinan. La misión de los populares esta legislatura será encontrar ese "equilibrio perfecto" .

Más noticias de Política y Sociedad