Público
Público

Oxfam alerta de que la pobreza puede alcanzar a un cuarto de la población española tras la emergencia sanitaria

La ONG llama a tomar medidas que eviten la precariedad laboral y redistribuyan la riqueza para evitar que aumente la desigualdad.

Por un abordaje humano de la crisis del coronavirus
Un hombre sostiene un cartel en inglés que defiende que se atienda a las personas antes que a los mercados. Imagen de archivo.

raúl bocanegra

Un informe elaborado por Intermón Oxfam alerta de las consecuencias de la emergencia por la Covid-19 sobre la desigualdad y la pobreza. Los técnicos de la ONG estiman que la "huella de graves daños económicos y sociales se han distribuido de manera muy desigual y muy injusta" y "a largo plazo, podrían llegar a ser más graves que la pandemia en sí misma".

Así, los cálculos de Oxfam arrojan estas cifras: "Con un aumento esperado de la tasa de paro del 13% al 19%, además de una caída del PIB del 9% durante el año 2020, estimamos que el número de pobres en España podría aumentar en más de 700.000 personas, hasta alcanzar los 10,8 millones de personas".

"En términos porcentuales, este aumento supone un incremento de la pobreza monetaria de 1,6 puntos, hasta alcanzar al 23,1% de la población (frente al 21,5% antes de la covid-19)", agrega la ONG.

"Sin embargo, estos números pueden llevarnos a engaño, pues la fuerte caída en el PIB también supone una importante caída del umbral de pobreza. Considerando constante el umbral de pobreza, la pobreza relativa podría llegar a alcanzar al 26% (más de 12,3 millones de personas)", se puede leer en el informe que Oxfam ha titulado Pobreza y Desigualdad.

Por Comunidades Autónomas, el aumento más importante en términos relativos, se produciría en Baleares, con un incremento superior al 11% del
porcentaje de personas por debajo de la línea de pobreza. En términos absolutos, destaca Andalucía, con 201.000 personas más por debajo de la línea de pobreza.

"El impacto de la caída del PIB en la renta neta disponible per cápita será más acusado en Extremadura, Canarias y Andalucía, y menos en las comunidades autónomas más ricas: País Vasco, Navarra, Cataluña y Madrid", agrega Oxfam.

Índice Gini

La ONG apunta también a un importante aumento de la desigualdad: "El impacto del aumento del desempleo será asimétrico, afectando más a los más pobres, lo que se traducirá en una mayor pérdida relativa de renta entre aquellas personas con menores niveles de ingresos". "En términos relativos, el decil más pobre podría llegar a perder, en términos proporcionales, más de ocho veces la renta que pierde el decil de renta más alto", afirma la ONG.

"Esto se traduciría en un aumento de la desigualdad de la renta neta de 1,7 puntos, medidos en términos del índice de Gini, hasta alcanzar el 34,2 (frente al último registro antes de la covid-19 situado en el 32,5)", afirma Oxfam. El índice de Gini se utiliza para calcular la desigualdad de ingresos entre ciudadanos.
0 es la máxima igualdad –todos los ciudadanos tienen los mismos ingresos– y 1 la máxima desigualdad –todos los ingresos los tiene un solo ciudadano–.

"Quizás este aumento del índice de Gini puede parecer poco. Sin embargo, si miramos el año que más aumentó la desigualdad durante la pasada crisis económica, entre 2012 y 2013, apenas lo hizo en un punto", se lee en el estudio. La ONG remacha: "Este incremento esperado en la desigualdad supone echar por la borda cuatro años consecutivos de tímida reducción de la desigualdad".

Oxfam reconoce que el Gobierno ha puesto en marcha medidas "que tratan de no dejar a nadie atrás a la hora de enfrentar la crisis, como pueden ser la flexibilización de los ERTES, las ayudas a autónomos, la moratoria en el pago de alquileres, el subsidio para las trabajadoras de hogar" y el Ingreso Mínimo Vital, "una medida necesaria para reducir la pobreza".

Sin embargo, la ONG reclama más ambición: "Un esquema de renta garantizada, más amplio y ambicioso, estimado en 6.400 millones de euros, permitiría que cuatro millones de personas saliesen de la pobreza severa y que la desigualdad disminuyese en 2,96 puntos de Gini".

Oxfam aporta también una serie de recomendaciones para "evitar que la fase de reconstrucción se sustente en políticas que deriven en mayor precariedad laboral, más devaluación salarial o en el adelgazamiento de aquellas prestaciones públicas que se han mostrado imprescindibles". Así, para la ONG "resulta necesario avanzar para crear un modelo tributario más suficiente y progresivo". "Los recursos necesarios para la recuperación deben venir quien menos ha perdido. La crisis actual representa una oportunidad para acercarnos a la media de recaudación de la UE", asegura Oxfam.

El informe destaca también una de las paradojas vividas durante la emergencia sanitaria: "Las medidas fiscales y de devaluación salarial que se priorizaron después de la crisis de 2008 castigaron de forma especial a las personas de menor renta y aumentaron la precariedad laboral. Irónicamente, al frente de esta emergencia, liderando de manera incansable la respuesta sanitaria y social, nos encontramos a millones de personas trabajadoras con sueldos bajos y condiciones laborales a menudo precarias, pero que se han revelado imprescindibles frente a un modelo económico que hasta ahora les había dado la espalda".

Más noticias