Público
Público

Pablo Casado Casado rinde cuentas ante la cúpula del PP, en la que nadie pedirá su cabeza

La debacle electoral del PP pone en el punto de mira a un primerizo Pablo Casado, que deberá plantearse la estrategia y discursos de campaña, en vistas al resultado cosechado. Este martes el partido celebra un Comité Ejecutivo.

Un póster de la propaganda electoral de Pablo Casado, el líder del PP. REUTERS/Eloy Alonso

El Partido Popular atraviesa sus horas más bajas desde la fundación de la formación en el año 89 de la mano de Manuel Fraga. Los 'populares' han reducido a más de la mitad (66) los resultados cosechados por Mariano Rajoy en 2016 (137) y han perdido 120 escaños desde que éste obtuvo mayoría absoluta (186) cuatro años antes, en 2011. Bien es cierto que la situación política ha cambiado en esta última década: el bipartidismo acabó y dio paso a un sistema de multipartidos, en el que los pactos son necesarios para formar gobierno. La debacle electoral del PP pone en el punto de mira a un primerizo Pablo Casado, que deberá plantearse la estrategia y discursos de campaña, en vistas al resultado cosechado

Casado llegó a la presidencia del partido en julio de 2018, tras la moción de censura que desalojó a Rajoy de la Moncloa y al término del recuento admitió que el resultado había sido "muy malo" -una auténtica "catástrofe" para los más realistas- y aseguró iban a trabajar "desde ya" para recuperar ese apoyo. En Génova -antes, incluso, de conocerse los resultados definitivos, descartaban que Casado dimitiese y añadían que éste es "un líder como la copa de un pino". En el partido apelan a la reflexión y subrayan que el PP está "curtido en muchos avatares a lo largo de decenios" y confían en que "saldrá adelante".

El conservador deberá rendir cuentas ante el Comité Ejecutivo este martes; una reunión en la que se congrega el Comité de Dirección -nombrada por Casado y que cierra filas entono a su figura- y los 'barones' territoriales del PP -más críticos- para discutir la estrategia de cara a las elecciones autonómicas y municipales que se celebran en menos de un mes, el domingo 26 de mayo. 

Una de las bajas más significativas será la de Alberto Nuñez Feijóo, el barón con más poder del PP -al que muchos ven como el sustituto de Casado y que decidió no concurrir por el liderazgo del partido cuando tuvo la oportunidad- que ha conseguido mitigar el golpe en Galicia a pesar de haber perdido 3 escaños. No podrá desplazarse a Madrid porque ha de estar presente en la sesión de control del Parlamento autonómico. 

La derechización del partido no gusta a todos

Feijóo, al igual que Alfonso Alonso, el líder del PP vasco -una Comunidad en la que  los conservadores han perdido los dos escaños cosechados en 2016, por lo que Javier Maroto, número tres de la formación, se ha quedado sin escaño - apuesta por un discurso más moderado que el de Casado. Quien también pedía "centrar el discurso" a Casado era el expresidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, que la pasada semana renunció al puesto número cuatro en las listas europeas del PP y decidió concurrir con Ciudadanos a la Comunidad de Madrid como número 13. 

Garrido justificó el cambio de siglas ante un ejercicio de "honestidad" consigo mismo, ante el giro hacia la derecha del PP de Pablo Casado: "Creo que empieza a ver todo el mundo una deriva distinta del centro, que es donde militaba hasta ahora el PP". Además, emplazó al líder de los 'populares' a "trabajar con los mejores y apartar a los que solo piensan en sí mismos".

Sobre la derechización  del partido tras la llegada de Casado al liderazgo del PP -y ante la amenaza de un Vox sobre dimensionado tras los comicios en Andalucía- el secretario general de los 'populares', Teodoro García Egea ha afirmado este martes que "el PP siempre ha representado al centro político, al centro de España". No obstante, en la Convención Nacional del PP, celebrada el pasado mes de enero, Casado dio un tibio adiós a la era Rajoy para liderar una vuelta a las esencias, de la mano de José María Aznar.

Cierre de filas con Casado: "Goza de amplia confianza"

"A partir de hoy, durante cuatro años, el líder de la oposición se llama Pablo Casado", García Egea no ha dejado espacio para las dudas sobre la continuidad de su líder: "Casado ha sido el único que en estas elecciones se ha presentado por primera vez. Confío en él y en su nuevo equipo, goza de una amplia confianza dentro del Partido Popular", ha asegurado.

El número dos del partido ha incidido en la importancia de "reelusionar" a ese votante que venía "defraudado" desde hace meses. "Hay personas que decidieron votar a esas opciones y nosotros no hemos podido reconducir la situación, necesitan un PP que haga autocrítica, que explique, que aglutine esa mayoría de españos". Los 'populares' no quieren apelar únicamente al "voto útil", sino al "voto orgulloso": "Vamos a trabajar para que todas esas personas vuelvan a un proyecto ilusionado, no queremos que voten el mal menor", ha zanjado.

Desde la dirección destacan que "hay gente que no ha votado ilusionado con Vox, sino cabreados con la marca del PP". Aseguran que ellos lo han tenido "más difícil que nadie" y que "el resultado podría haber sido mucho peor". Auguran un buen resultado en las municipales y subrayan que el de Casado "es un proyecto a largo plazo".