Público
Público

Pablo Casado PP Casado espera más fugas de Cs al PP para arrinconar a Arrimadas tras las catalanas

La mayoría de voces populares ven "natural" que se produzcan más fugas de los naranjas hacia el PP debido a que su electorado procede "mayoritariamente del centroderecha". El objetivo de Casado es absorber a Ciudadanos.

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, y la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas. - EFE
El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, y la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas. - EFE.

marta monforte

El Partido Popular confía en repetir el golpe de efecto que supuso la marcha de Lorena Roldán de Ciudadanos para confluir como número dos por Barcelona con los populares en Catalunya. Distintos cargos consultados por Público no dudan de que habrá para más fugas debido a la "delicada" situación que atraviesa actualmente la formación presidida por Arrimadas. "Ya ha habido contactos", asegura una voz de la dirección, que evita dar más detalles al respecto. "Si Cs obtiene un mal resultado habrá más fugas", vaticina un diputado con amplia trayectoria. "Ciudadanos desaparecerá. Y algunos tratarán de buscar su hueco en el PP", asegura un senador conservador.

La propia Lorena Roldán se ha mostrado "convencida" de que habrá más cargos de Cs que den el mismo paso que ella y este lunes la concejal Eva Parera, mano derecha de Manuel Valls en el Ayuntamiento de Barcelona, ha anunciado que concurrirá como 'número tres' por Barcelona. Valls se presentó a las elecciones municipales en una candidatura conjunta con Ciudadanos, pero rompió con los naranjas tras facilitar la investidura de la actual alcaldesa, Ada Colau.

1,5 millones de los votos que perdió Cs en las generales se fueron al bloque de la derecha: 800.000 al PP y 650.000 a Vox

La mayoría de voces populares ven "natural" que se produzcan más fugas de los naranjas hacia el PP debido a que su electorado procede "mayoritariamente del centroderecha". Según los datos ofrecidos por la dirección naranja a Público, 1,5 millones de los votos que perdió Cs en las elecciones generales del pasado 10 de noviembre se fueron al bloque de la derecha: 800.000 al PP y 650.000 a Vox. El objetivo de Pablo Casado es aprovechar la debilidad de Cs para lograr absorberlos de cara a unos nuevos comicios generales.

En Ciudadanos disienten. "Ya nos han dado por muertos en muchas ocasiones y aquí seguimos", señala una voz de la dirección a Público, que recuerda la trayectoria de su partido en Catalunya, donde nació en el año 2006. Entonces obtuvieron 3 diputados en el Parlament. Una década más tarde, en 2017, fueron primera fuerza con 36 escaños. "Nosotros vamos a seguir siendo útiles", sintetizan. Sin embargo, la marcha de Roldán ha hecho daño a los miembros de la dirección, que se enteraron pocos minutos antes de que ella anunciara públicamente su salida. "Es su venganza", resumen.

Desde el entorno de Roldán niegan que se trate de una ‘vendetta’ y califican el movimiento de la exportavoz de un acto lleno de "justicia". Señalan que la exsenadora se ha sentido "despreciada" y "humillada" por los desplantes de la actual dirección, que la apartó como candidata a la Generalitat pese a haber ganado las primarias con un 86% de apoyo de la militancia.

Catalunya, el termómetro que marcará el futuro de PP y Cs

Los comicios catalanes serán decisivos para la derecha, ya que se comprobará el apoyo a las nuevas estrategias puestas en marcha por Pablo Casado e Inés Arrimadas, así como la implantación de Vox en un territorio en el que la formación ultraderechista no tiene ningún escaño. Además, se trata de las últimas elecciones previstas hasta finales de 2022, salvo que haya adelantos electorales.

La líder de Cs acude a estas elecciones en una delicada situación interna tras el acercamiento -finalmente frustrado- al PSOE por la negociación presupuestaria, de su partido. Sin embargo, los naranjas seguirán teniendo la mano al Gobierno en el futuro. Esta estrategia ha tensionado el partido y un mal resultado de los naranjas podría tambalear el liderazgo de Arrimadas.  La abstención es el enemigo a combatir para los naranjas, que ya vieron como más de un millón de votantes se quedaron en casa en noviembre de 2019. Para cubrirse las espaldas los evitan hacer especulaciones sobre el resultado, aunque son conscientes de que caerán, como mínimo, a la cuarta posición.

Por su parte, Casado comprobará si sus continuas apelaciones al "centro" y el distanciamiento dialéctico de Vox da resultados. El líder del PP acude semanalmente a Catalunya para apoyar a su candidato, Alejandro Fernández, pero, sobre todo, para diferenciarse de los ultraderechistas, que confían en dar un 'sorpasso' a los conservadores. La estrategia del PP es presumir de gestión y defender bajadas de impuestos y para ello la dirección nacional quiere "movilizar" a todos los barones territoriales.

Los de Santiago Abascal defienden la ilegalización de las formaciones independentistas y tratan de marcarle el paso a los de Casado. El PP sabe que no puede competir contra eso ante un electorado radicalizado, por lo que evita la cuestión identitaria en sus discursos y se dirige a los votantes exconvergentes "hartos" del independentismo.

El PP espera doblar su resultado y Cs no bajar de 13

La dirección del PP afronta con cierto optimismo los comicios y confía en que el PP doblará los cuatro diputados que obtuvo en 2017 tras la pronosticada debacle de Ciudadanos. Según una encuesta sobre contexto político del Centre d'Estudis d'Opinió (CEO), el denominado CIS catalán, publicada el pasado 18 de diciembre, los populares obtendrían entre 7 y 9 diputados y Vox oscilará en una horquilla de entre 4 y 6. Una ventaja mínima.

Por lo que respecta a Ciudadanos, los naranjas pasarían de ganar las elecciones en 2017 con 36 escaños a la cuarta plaza con 14-16 representantes. Hay alguna encuesta que les sitúa, incluso, en los 13 diputados, lo que sería un mazazo para los naranjas. Aun así se situarían por delante del PP, lo que serviría a Arrimadas para reivindicarse frente ante Casado.

Más noticias de Política y Sociedad