Público
Público

Pablo Iglesias: "El cambio en España sólo se podrá hacer con el viento de fraternidad que sopla en Catalunya"

El líder de Unidos Podemos aprovecha la única visita que hará a Catalunya durante la campaña para defender nuevamente el referéndum como vía de solución del conflicto político. El mitín, que ha contado con la participación de Ada Colau, Xavier Domènech, Mónica Oltra, Alberto Garzón e Iñigo Errejón, entre otros, sirve para fijarse como reto “derrotar al PP”, dando ya por supuesto el 'sorpasso' al PSOE.

El candidato de Unidos Podemos a la Presidencia, Pablo Iglesias (c), junto al líder de IU, Alberto Garzón (i), y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau durante el mitin en Barcelona. /EFE

BARCELONA.-  “El objetivo no es el sorpasso al PSOE, el objetivo es derrotar al PP”. A grandes rasgos éste ha sido el gran mensaje lanzado durante el principal mitín que Unidos Podemos hará en Catalunya durante la campaña para el 26-J, que se ha celebrado éste sábado en el Passeig Lluís Companys de Barcelona. El acto, al que han asistido unas 4.000 personas, ha servido también para visualizar la plurinacionalidad del proyecto que encabeza Pablo Iglesias, fundamentalmente gracias a las confluencias que lo apoyan en Catalunya, País Valencià y Galicia. Para Iglesias “el cambio en España sólo se podrá hacer con el viento de fraternidad que sopla en Catalunya”.

El cabeza de lista de Unidos Podemos, que no tendrá más actos en Catalunya durante la campaña, ha sido el encargado de reivindicar el referéndum como la vía de resolución al conflicto político catalán, dejando a la vez claro que su apuesta es que se mantenga dentro del Estado español. “Queremos que en Catalunya haya un referéndum y que los catalanes decidan su futuro. Pero quiero dirigirme a la nación catalana con un mensaje muy claro: 'Catalunya, volem un país amb tu' ['Catalunya, queremos un país contigo']. Os necesitamos para hacer un país con justicia social”, ha afirmado el líder de la formación morada. Iglesias también ha proclamado que aspira “a ser el presidente de una España que escuche a Catalunya, que tienda puentes donde otros los volaron”.

Alberto Garzón: "Temen de nosotros que somos la fuerza política de la ley, el orden y la democracia frente a los sinvergüenzas y los ladrones que convirtieron las instituciones en su cortijo"

Como momentos antes había hecho Alberto Garzón, Iglesias ha celebrado la unidad de la izquierda tras la confirmación de la alianza entre Podemos e Izquierda Unida, a diferencia de lo que sucedió en las elecciones del 20 de diciembre. Y ha sido especialmente duro en sus ataques al PP: “Temen de nosotros que somos la fuerza política de la ley, el orden y la democracia frente a los sinvergüenzas y los ladrones que convirtieron las instituciones en su cortijo”. Alimentando el clima de euforia que se vivía en el paseo, en el que se ubica el Arc de Triomf -los gritos de “Pablo presidente” y “vamos a ganar al Partido Popular” han sido habituales-, Iglesias ha rematado asegurando que puede gobernar España ya que cuenta con el aval de la gestión de los “ayuntamientos del cambio”.

Las encuestas alimenta una cierta euforia

Unidos Podemos, y las listas de confluencia en Catalunya, el País Valencià y Galicia que apoyan a Pablo Iglesias, vive un inicio de campaña electoral hacia el 26-J muy distinto del que afrontó antes de los comicios del 20 de diciembre. La razón fundamental es que las encuestas son mucho más favorables a la formación morada, que después de su alianza con Izquierda Unida tiene en su mano el sorpasso al PSOE, tanto en votos como en escaños. En el caso de En Comú Podem, la confluencia catalana, la candidatura encabezada por Xavier Domènech fue la más votada el 20-D, cuando consiguió 12 diputados.

El resultado fue sorprendente teniendo en cuenta las encuestas de inicio de campaña, pero en esta ocasión el panorama es radicalmente distinto y, según el sondeo del CIS del jueves, el 26-J podría sumar entre 14 o 15 escaños, superando con claridad a ERC y a PSC, que lucharían por la segunda plaza. Y todo este escenario se ha traducido en un mitín con mucha euforia, en el que proliferaban las camisetas moradas y había varias banderas republicanas, pero muy pocas senyeres catalanas.

Xavier Domènech ha sido el encargado de cerrar un acto que se ha alargado durante más de dos horas. El candidato de En Comú Podem ha aprovechado el escenario del mitín para recordar a Lluís Companys, el presidente catalán ejecutado en 1940 por la dictadura franquista. De hecho es el único jefe de gobierno elegido democráticamente en Europa que ha sido fusilado. “Este paseo tiene el nombre del mejor presidente de la Generalitat que ha habido nunca, que entendía como nadie que la libertad de los pueblos sólo se construye desde la fraternidad de todos los pueblos. Que un pueblo no es libre si todos los otros pueblos no son libres”, ha proclamado Domènech, mostrando su formación como historiador. Domènech, que también ha atacado a Ciudadanos, ha dejado claro que “nuestra obsesión es derrotar al PP” y ha pedido “a todos los catalanes” que aprovechen “la oportunidad histórica que el Mediterráneo sea la punta de lanza de la derrota del PP para construir una nueva realidad”.

Colau ha afirmado que con Oltra “no sólo haremos el corredor mediterráneo, también haremos un eje transversal contra la corrupción que eche al PP de las instituciones”

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha querido ejercer de “anfitriona”, en sus propias palabras, y ha sido la encargada de presentar al resto de protagonistas de un mitín de marcado carácter “plurinacional”, con constantes menciones a las demandas catalanas, la intervención de la vicepresidenta valenciana y líder de Compromís, Mónica Oltra, y con un Iñigo Errejón que ha hecho casi toda su intervención en catalán. Colau ha afirmado que con Oltra “no sólo haremos el corredor mediterráneo, también haremos un eje transversal contra la corrupción que eche al PP de las instituciones”. La alcaldesa, y auténtica líder de los Comunes catalanes, ha afirmado sobre Iglesias que “de Pablo podemos decir, que sólo con las presiones que ha tenido que aguantar, sabemos que está perfectamente preparado para ser el próximo presidente de España”.

Según Colau, el 26-J “sólo hay dos opciones, o una gran coalición que intente mantener todo como estaba, o un gobierno de cambio, de izquierdas, que sumando consiga recuperar a las instituciones para ponerlas al servicio de la gente. Y este alternativa se decidirá en gran parte en Catalunya”, un mensaje en el que también ha insistido Iglesias.

Cambio “desde la plurinacionalidad y la fraternidad”

El número dos de Podemos, Iñigo Errejón, ha querido quitar importancia a las encuestas publicadas, para plantear que “quiero que recordéis una encuesta que no está hecha de números. Se trata de ver de qué lado está el miedo, los insultos y la resignación, y de cada lado está la ilusión y las sonrisas. Y esta es nuestra encuesta de lo que puede pasar”.

Según Errejón, En Comú Podem tiene que sumar más escaños que el 20-D, cuando obtuvo 12, para ampliar su victoria y contribuir a “desbloquear la situación en Madrid y hacer posible el cambio político”. Errejón también ha apostado por avanzar hacia este cambio, “desde la plurinacionalidad, la fraternidad y el respeto a la diferencia” y en un guiñó a las reivindicaciones de gran parte de la ciudadanía catalana ha rechazado el nuevo plan hidrológico que plantea nuevos trasvases del río Ebro.

Oltra: "Tenemos que escoger, o siguen los del Panamá o [llega] la gente sencilla y corriente, lo que nos jugamos es o Panamá o el 99% de la población"

Mónica Oltra ha sido especialmente dura en sus ataques al PP y ha afirmado que el 26-J “tenemos que escoger, o siguen los del Panamá o [llega] la gente sencilla y corriente, lo que nos jugamos es o Panamá o el 99% de la población”. Para Oltra, Rajoy “está en el poder gracias a la Gürtel, gracias a la corrupción” y según ella es clave un cambio político en el gobierno estatal para facilitar el trabajo de los gobiernos y alcaldías “del cambio”, en los que ya “se vive mejor”.

El líder de IU, Alberto Garzón, se ha llevado las mayores ovaciones de la jornada, tanto cuando ha sido presentado por Ada Colau, como cuando Oltra le ha dado paso. Garzón ha empezado contundente, asegurando que “aquellos que sólo se preocupan de lo privado, de lo suyo, se han entregado a la idiotez. Y aquí estamos diciendo que no somos idiotas”. El dirigente de IU también ha rebatido que la política deba ser algo “reservado a una minoría” y ha clamado por “enfrentar el modelo de recortes del PP, a un modelo de la esperanza, de la creación de puestos de trabajo, de la lucha contra el patriarcado”.

Garzón también ha abogado por lucha contra la corrupción ilegal, pero también contra legal, la de las “privatizaciones, que no deja de ser un saqueo de forma legal. Expliquemos que estos procesos significan el desplazamiento de nuestro dinero a los bolsillos de una minoría social que se ha enriquecido con la crisis”. Finalmente, el dirigente de IU ha sido el único que ha hecho una mención explícita a un modelo de estado que no pase por la monarquía, afirmando que las sociedades que quieren construir “en muchos aspectos serán republicanas” y cerrando su parlamento con un “¡salud y república!”.