Público
Público

Pactos elecciones El PSOE busca controlar una Mesa del Congreso sin partidos independentistas

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, recuerda que en el órgano no tienen que estar representados todos los grupos y avanza que Lastra negocia un reparto "representativo" de los partidos que tienen "más escaños".

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 3

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, este lunes en el Congreso de los Diputados / EFE

Ni PNV, ni ERC, ni tampoco Vox. El PSOE quiere tener mayoría en una Mesa del Congreso donde no estén presentes ni los partidos nacionalistas ni la ultraderecha. La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, ha adelantado este lunes que los socialistas mantienen conversaciones con los partidos mayoritarios (PP, Ciudadanos y Podemos) para conformar un órgano representativo de estas cuatro formaciones, las que tienen "más escaños".

La encargada de llevar a cabo estas negociaciones es la portavoz del Grupo Socialista durante la última parte de la pasada legislatura, Adriana Lastra. Calvo ha recordado en este sentido que la Mesa del Congreso, a diferencia de la Junta de Portavoces, es un órgano en el que no tienen que estar representados todos los partidos y que su reparto se decide en función de la correlación de fuerzas entre los grupos y de los pactos que alcancen entre ellos.

El próximo 21 de mayo el Congreso celebrará la sesión constitutiva de las Cortes y los nuevos parlamentarios elegirán a los representantes de la Mesa del Congreso (nueve en total: una presidencia, cuatro vicepresidencias y cuatro secretarías). La elección de este órgano se realiza mediante proposición directa de los diputados y por mayoría; es decir, los diputados proponen y votan los nombres.

En el caso de la Presidencia, cada parlamentario escribe un nombre en una papeleta, resultando elegido el que obtenga el voto de la mayoría absoluta de los representantes de la Cámara. Si no hubiera una mayoría absoluta, se repetiría el proceso entre los dos nombres que hubieran tenido más apoyos en la primera votación, y resultará elegido el que obtenga más votos. Tras la elección de la Presidencia, se escoge a los vicepresidentes y a los secretarios. Los cuatro vicepresidentes se eligen simultáneamente. Cada diputado escribe solo un nombre en la papeleta y resultan elegidos, por orden sucesivo, los cuatro que obtengan mayor número de votos. Los secretarios son designados de la misma manera.

La fórmula de la proposición directa y de la designación sucesiva de los cargos en función de los votos permite a los grupos establecer un reparto de la Mesa a través de acuerdos, unos acuerdos que suele liderar el partido con más diputados (en este caso el PSOE), ya que es el que puede aportar más votos a los diferentes nombres que se propongan para ocupar vicepresidencias y secretarías. 

Mayoría con Unidas Podemos

En la pasada legislatura, el PP, partido con más escaños, se quedó con tres puestos (incluida la Presidencia) y el resto de partidos mayoritarios (PSOE, Podemos y Cs) con dos cada uno. Los socialistas buscan repetir esta fórmula, pero invirtiendo la mayoría de la que gozaban los conservadores en favor de una Mesa donde puedan sumar una mayoría con Unidas Podemos.

La anterior legislatura estuvo marcada por el bloqueo político a raíz del retraso de numerosas iniciativas parlamentarias por decisión de la Mesa (donde PP y Cs sumaban mayoría). El resto de los grupos de la Cámara se quejaron en numerosas ocasiones por el bloqueo por parte de la Mesa de las iniciativas parlamentarias que presentaban. Leyes, proposiciones de ley y mociones se quedaron en el limbo parlamentario como consecuencia de las sucesivas peticiones de ampliación de los plazos de enmiendas que acabaron por paralizar de facto las normas.

Aunque las declaraciones de Calvo apuntan a que no se contará con los partidos nacionalistas para el reparto (donde el PSOE obtendría previsiblemente tres asientos, incluido el de la Presidencia, y el resto de grupos mayoritarios, dos cada uno), desde el PSOE aún no se da por cerrado el acuerdo, informa Manuel Sánchez. Tampoco desde Unidas Podemos se ha querido desvelar por el momento cómo avanzan las negociaciones.

Más noticias en Política y Sociedad