Público
Público

Pactos de investidura El complejo calendario de Sánchez e Iglesias para tener Gobierno antes de que acabe el año

La constitución de las Cortes se producirá el 3 de diciembre, pero antes de la sesión de investidura el rey tiene que celebrar la ronda de consultas con los partidos. Desde el PSOE se podría estar manejando la investidura para el 16 de diciembre.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en la firma del preacuerdo del Gobierno de coalición - EFE/Paco Campos

Malos tiempos para una investidura. El PSOE y Unidas Podemos tendrán que ir a contrarreloj si quieren garantizarse el Gobierno antes de que acabe el año, como prometieron los socialistas, ya que el calendario se presenta bastante complejo para este objetivo. Hay muchos elementos que obstaculizan un camino rápido a una investidura que, en todo caso, no se produciría antes de mediados de diciembre.

El primero tiene que ver con el preludio necesario a toda investidura: las negociaciones con los grupos políticos. Los números que manejan el PSOE y Unidas Podemos son más que justos, y cualquier fórmula de investidura hace necesaria, al menos, la abstención de ERC. El escaño que perdió el PNV el miércoles a favor del PP con el recuento del voto exterior ha dificultado todavía más el objetivo de Sánchez e Iglesias.

Pero la de ERC no deja de ser solo la primera (o la última) piedra de una mayoría parlamentaria. Los votos de partidos como el PNV o Más País son necesarios, y los de formaciones como el PRC, Teruel Existe o el BNG son decisivos. Desde el martes, los socialistas negocian con los distintos grupos políticos para tener atados cuanto antes estos escaños.

A las negociaciones le sucederá la ronda de consultas de los partidos con el rey. Para entonces, el PSOE debería tener garantizados los apoyos suficientes para sacar adelante la investidura, ya que lo habitual es que las consultas con el monarca se produzcan tras el cierre de los acuerdos.

En la investidura fallida de Sánchez en julio, estos encuentros con Felipe VI se celebraron antes de que el candidato socialista tuviera los escaños suficientes para ser designado presidente, de hecho, se postuló y perdió la votación, así que en última instancia no sería extraño que se produjera la ronda de consultas antes de tener atada la investidura, y que se produjeran negociaciones hasta días, o incluso horas, anteriores a la sesión.

Otro de los elementos que complican los plazos de una investidura antes de que acabe el año es el calendario parlamentario. La fecha de constitución de las Cortes está fijada para el 3 de diciembre, momento en el que los diputados adquirirán su condición de parlamentarios y en el que se constituirá la Mesa del Congreso, órgano de gobierno de la Cámara necesario para poner en marcha la ronda de consultas con el rey (es el presidente del Parlamento el que envía a Casa Real la lista de dirigentes que solicitan reunirse con Felipe VI).

Festivos y muchos partidos para las consultas

En esta sesión no se constituyen los grupos parlamentarios (que precisan de acuerdos entre los partidos y del visto bueno de la Mesa), pero fuentes parlamentarias recuerdan que no hace falta que haya grupos para que los dirigentes se puedan reunir con el monarca, ya que la ronda de consultas es con los "grupos políticos que han obtenido representación", es decir, los partidos, no con los grupos parlamentarios.

Una vez constituidas las Cortes tendrían que tener lugar las reuniones en Zarzuela. Desde el PSOE apuntan a que la investidura podría producirse en la semana del 16 de diciembre. De ser así, la ronda de consultas tendría que tener lugar la semana anterior, la del 9 de diciembre. En la pasada legislatura, Casa Real cumplió con este trámite en dos días, sin embargo, este Parlamento es el más numeroso en cuanto a partidos políticos, y es previsible que todos los representantes (o la gran mayoría) soliciten reunirse con Felipe VI.

En la semana de la conformación de las Cortes, el día 6 es festivo (aniversario de la Constitución) y el día 9, también (traslado al lunes del festivo de la Inmaculada Concepción). No sería hasta el 10 cuando los dirigentes acudirían a Zarzuela. Si este calendario se cumple, PSOE y Unidas Podemos sí que podrían llegar a una investidura la semana del 16 de diciembre. En este sentido, tendría lugar un debate, luego una votación (donde el candidato precisaría de una mayoría absoluta) y, posteriormente, una segunda votación (si fracasa en la primera), que tendría lugar 48 horas después y donde solo es necesaria una mayoría simple.

Este procedimiento precisa de unos cuatro días (dos para el debate y la primera votación, uno de inactividad y otro para la segunda votación, 48 horas después de la primera). Si se iniciara la investidura el 16, no se produciría la segunda votación hasta el día 19 de diciembre. Si se produce después del 19, llevaría la investidura a la semana de Navidad.