Público
Público

Palma El soberanismo de las Baleares busca estrenarse en el Congreso

La candidatura de la coalición entre MÉS y ERC personaliza la campaña de las elecciones estatales en Guillem Balboa, el primer alcalde negro del archipiélago.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Guillem Balboa, candidato soberanista en Balerares. ANDER ZURIMENDI

Los soberanistas mallorquines tienen a tocar un hito vetado hasta hoy: colocar a uno de los suyos en el Congreso español. Aunque nadan entre el sueño y la posibilidad real. Los escasos seis diputados que se reparten en las Islas Baleares hacen que, históricamente, siempre hayan caído de la mano del bipartidismo: o PP o PSIB-PSOE. Y es que el mínimo de votos necesario se eleva a un listón imposible de alcanzar para terceros partidos, salvo de Podemos en 2016. Sin embargo, esta vez los equilibrios cambian gracias a la división de la derecha -el PP perderá votos en favor de Ciudadanos y VOX- y el hundimiento del Podemos -que la mayoría de sondeos vaticinan-.

Y es en aquí donde el mundo soberanista ha presentado la coalición Veus Progressistes, que aglutina a MÉS y a ERC. Dado que el único objetivo realista es colocar a un representante, la coalición ha apostado por personalizar al máximo la campaña electoral en una única cara. Y esta es la de Guillem Balboa, mallorquín de Guinea Ecuatorial, llegado a la isla con cuatro años, periodista y durante media legislatura alcalde de Alaró, un pequeño pueblo del interior de la isla, en las faldas de la Serra de Tramuntana.

En días en que el storytelling es tenido en cuenta como una biblia política, el relato que Balboa transmite es tan fuerte que en MÉS creen que esta vez sí se puede. Y han puesto la maquinaria a fabricar un imaginario potente del candidato: desde la página web, las ruedas de prensa en la calle, montando un set con atrezzo variado, hasta la campaña humorística MÉSflix (en la que se tunea el cartel de filmes como Rocky Balboa o se juega con El Príncipe de Bell Air, pero en este caso de Alaró).

"Una posibilidad matemática, real"

"Es cierto que hay una posibilidad matemática, real, de poder alcanzar los votos que nos den el primer diputado", explica el propio Balboa. "Pero es que además, es imprescindible para que de una puñetera vez haya un representante que no esté sometido a la disciplina de partido ni tenga que pagar peajes externos en la defensa de las Baleares", añade.

Hace cuatro años MÉS sumó votos con Podemos, formación que alcanzó dos diputados en Madrid (encabezados por el conocido fiscal Juan Pedro Yllanes).. Pero la coalición ha fallado y han llegado a la conclusión de que, por ello, mejor ir solos: "Pero si es que hemos tenido que buscar apoyos en ERC y Compromís para poder hacer llegar nuestras propuestas en el Congreso. Vaya, Joan Baldoví ha sido más diputado nuestro que no cualquiera de los otros".

Nadando entre ERC y Compromís

ERC y Compromís. Los partidos hermanos de MÉS en la Península. Aunque las relaciones entre catalanes y valencianos no pasen actualmente por sus mejores momentos, debido a la diferente visión sobre el 'Procés' catalán. MÉS ha quedado nadando entre dos aguas. Una posición que ha quedado evidenciada en las elecciones europeas, en las que catalanes y valencianos presentan listas separadas. "Nosotros habríamos estado contentos de ir todos juntos. Lo hemos intentado, hicimos reuniones en Barcelona, pero no lo hemos conseguido", lamenta Balboa. "Sin embargo, el tiempo nos dará la razón, porque después en la Eurocámara incluso compartirán el mismo grupo parlamentario: la ALE". ¿Y con quien irá finalmente MÉS, a las elecciones europeas? "Estábamos a gusto con las dos posibilidades y podría haber sido cualquiera, pero se sometió a asamblea y salió ir con Compromís, aunque por un margen ajustado", explica Balboa. No les faltan similitudes, al País Valencià y las Baleares.

No nacionalista, pero sí soberanista

El 'procés' también ha tensado el ambiente en el archipiélago: "Es evidente que Catalunya exacerba las posiciones". Y aquí MÉS también intenta jugar un complicadísimo equilibrio, entre ser soberanista pero no parecer una sucursal del Catalunya. ¿Qué es MÉS, en términos nacionales? "Acopio el mallorquinismo político histórico, somos soberanistas, que es un paraguas muy amplio, que incorpora a independentistas y a gente que no lo es, a nacionalistas y a gente que tampoco". ¿Y en Balboa, qué es? "Nacionalista no, yo no lo soy. Yo me encuentro cómodo en la idea del soberanismo e incluso en dar la opción de que la gente decida qué quiere ser".

Uno de los actos de campaña de la coalición. CEDIDA

Paseamos con Guillem Balboa por el corazón de uno de los barrios más sugerentes de Palma. Tan interesante que incluso se conoce (al menos) de cuatro maneras diferentes: 'sa Gerreria', por ser donde históricamente se concentraban los hornos de los alfareros (de hecho, aún quedan chimeneas); 'Canamunt', por ser la parte alta del casco antiguo (en comparación a Canavall); 'es Xino', influenciado por el hecho de que toda ciudad debiera tener una barriada suburbial y canalla; y 'es Brut', por la manera despectiva de tratar un barrio donde se concentraban los parias de la sociedad palmesana.

Balboa se detiene ante un pequeño mural de Joan Aquiló, uno de los artistas urbanos de la actual escena en Mallorca. La estampa habla de la ternura de tres ancianos con boina calada. Aguiló, de hecho, suele evocar los momentos perdidos de la infancia y el calor de las abuelas a sus murales. Las paredes vacías del barrio, sin embargo, lucen más bien murales de Soma, el artista valenciano ahora devuelto a su pueblo. Russafa-Gerreria-Ruzafa.

De asesorar políticos a político asesorado

Click, click. Fotografiamos al entrevistado. Se ha acostumbrado rápido a hacer de candidato. No le falta conocimiento de lo que supone la vida política. Balboa es periodista y a lo largo de su carrera ha sido, entre otros, jefe de prensa de la conselleria de Educación (en manos del PSIB), así como de la Universitat de les Illes Balears. De todos modos, en 2015 se presenta a las elecciones municipales y sale elegido concejal de su pueblo, Alaró. Un pacto con los socialistas lo subirá hasta la alcaldía en 2017. Y los titulares salen en tsunami: El primer alcalde negro de los Països Catalans.

Y si el origen guineano de Balboa ya protagonizó esta entrada inicial en política, es de esperar que su hipotética llegada al Congreso español consiga aún más ruido mediático. El titular no será «el primer diputado negro», ya que este hito lo ostenta Rita Bosaho (diputada de la coalición entre Compromís y Podemos, la cual, como en el caso isleño, tampoco ha dado los frutos esperados y no se repetirá el 2019). Pero como catalanohablante y soberanista, el choque con Balboa aún será mayor. ¿Un mallorquín más o menos indepe y racialitzado?

El referente Guillem d'Efak

Contaba el polifacético cantante Guillem d'Efak que un día, al entrar a comer a una fonda, el dueño le dijo: "Si os hubiera oído hablar mallorquín, pensaría que eres negro". D'Efak, nacido en Guinea mucho antes que Balboa pero que también llegó a Mallorca con escasos años, es considerado uno de los primeros negros en aterrizar en la isla. En épocas de su vida trabajó también en sa Gerreria, caminando por las calles que Balboa y este cronista pisan ahora. Entramos en el Bar Flexas y parece que el espíritu de Efak sobrevuele la taberna. No en vano, era en estas tabernas donde de Efak escribía cartas de amor, apoyado en la barra, para que las prostitutas las enviaran a los soldados de la Navy estadounidense que atracaban en Palma y luego partían.

Triangular esta historia con la estirpe Buele. El padre, Andrés, llegó a Mallorca en 1929. Muchos años después, cuando Balboa lo vio por primera vez, fue a su madre y dijo maravillado: "He visto a un negro!". El hijo de Andrés Buele es Cecili 'Cil' Buele, quien fue parlamentario del PSM (embrión de MÉS) a finales de los 90. "De pequeño, yo era como un garbanzo negro que encuentras en el plato. Una singularidad! Y no me sentía discriminado", suele decir Buele.

De Efak. Buele. Balboa. Los negros que abrieron camino a Mallorca. La relación es inevitable. Tanto es así que alguien, equivocadamente, ha puesto una fotografía de Cil Buele en la entrada de Wikipedia de Balboa. Hace dos semanas que ha sido posible subsanar la divertida confusión.

El apoyo de su hermana, la cantante Concha Buika

Pero la familia de Balboa ya era célebre antes de que Guillermo entrara en política. Mundialmente conocida. Y es que su hermana es la cantante de música mestiza Concha Buika, quien adquirió notoriedad a mediados de la década del 2000. Flamenco. Jazz. Soul. Funk. Buika, de hecho, es el segundo apellido de los hermanos.

Guillem Balboa con su hermana, la cantante Conxa Buika.

De todas formas, si el fichaje de Buika es evidente, Balboa ha arrastrado a otras figuras de la cultura de las Baleares a apoyar su candidatura. La celebérrima Maria del Mar Bonet, el cantante y showman Pep Noguera, el activista LGTBIQ + Pere Morey... Otros miembro de la candidatura son, por ejemplo, el glosador Mateu Xurí, quien va de numero 4 y quien la semana pasada comentaba con Público sus impresiones sobre la entrada en política. El estilo 'divertido' de la campaña también le ha generado alguna crítica, como desde el ámbito de la Esquerra Independentista.

Lo indiscutible es que la estrategia comunicativa tiene por objetivo situar a un nombre y a un relato. Balboa no sabe si son exactamente aquella "nueva política" teorizada por Podemos, pero sí que su coalición es diferente. "Los cambios han llegado para quedarse. Yo mismo entré en política por estos momentos volátiles, que hacen una sociedad compleja y mixta", explica, para añadir de golpe: "Quien espere que todo vuelva a la normalidad, a las postales de Navidad de la América de los años 50, con el pavo en la mesa... Va equivocado". Un primer paso para contrastar esta hipótesis llega el 28 de abril. Será entonces que se sepa si las Baleares envían a Madrid al primer diputado soberanista.

Más noticias en Política y Sociedad