Público
Público

Catalunya El Parlament reconoce la "legitimidad" de Puigdemont y avala el 1-O

JxCat y la CUP pactan renunciar a hacer referencias a la proclamación de la república. El acuerdo acerca el pacto para la investidura, con un Consejo de la República encabezado por Puigdemont en Bruselas y Jordi Sánchez como presidente

Publicidad
Media: 5
Votos: 3

Los diputados de JxCat, Jordi Turull (d), y Josep Rull (i), durante el pleno del Parlament. EFE/ Andreu Dalmau.

Acuerdo de mínimos. El pleno del Parlamento ha aprobado este jueves una propuesta de resolución de Junts per Catalunya que legitima el presidente cesado Carles Puigdemont y reivindica el resultado del referéndum del 1-0, pero sin reafirmar la declaración de independencia del 27-O. La CUP había exigido inicialmente esta reafirmación de la proclamación de la República en una enmienda al texto de JxCat. Un acuerdo de última hora entre las dos formaciones, sin embargo, en forma de enmienda transaccionada, renuncia a las referencias al 27-O. El inicio del pleno, programado en principio a las 10 de la mañana, se ha retrasado hasta pasadas las 11h, después de que se haya reunido la junta de portavoces, a propuesta de Ciudadanos, PSC y PP, para tratar la inclusión enmienda original de la CUP en el orden del día.

La propuesta de resolución de JxCat, que contaba también con el apoyo de ERC, recuerda que Puigdemont fue elegido "por la mayoría absoluta del Parlamento de Cataluña el 10 de enero de 2016", que "superó una cuestión de confianza" el 29 de septiembre de ese mismo año, y que "ha sido avalado, a raíz del resultado de las elecciones del 21 de diciembre de 2017 (que configuraron una mayoría independentista en esta cámara), por ser el legítimo candidato del Parlamento a la presidencia de la Generalitat en esta legislatura". El texto recalca que Puigdemont "sigue contando con la mayoría parlamentaria suficiente, surgida de las urnas y revalidada el 21 de diciembre, para poderle ratificar la confianza como Presidente".

En este punto, la enmienda de la CUP añadía que "esta voluntad popular fue declarada mediante la Proclamación de la República del día 27 de Octubre en este mismo Parlamento", y se pedía que la cámara active "todos los instrumentos y procedimientos oportunas para garantizar sin restricciones los derechos civiles y políticos de todas y todos sus electos", y por" restablecer la
República Catalana y sus instituciones, empezando por su Presidencia ".

El texto transaccionado entre JxCAt y la CUP, que previsiblemente se aprobará en el pleno, elimina las referencias a "restablecer la República Catalana", y habla sólo de "restablecer las instituciones". Se mantiene la reivindicación del 1-O, como "expresión legítima" de la "voluntad democrática".

El acuerdo de mínimos entre JxCat y la CUP acerca también el pacto para la investidura y la formación de Gobierno. Este pacto establecería una doble -o triple- estructura, con un Consejo de la República en Bruselas, liderado por Puigdemont, un presidente de la Generalitat, que muy bien podría ser Jordi Sánchez -aunque las dudas sobre si podría ser finalmente investido, y las amenazas del PP de mantener el 155 si esto sucede-, y un un vicepresidente o consejero en Jefe -que según algunos medios podría ser Jordi Turull, que gestionaría el día a día de la Generalidad.

El pleno, como los últimos de la anterior legislatura, se ha iniciado con reiteradas peticiones de reconsideración del grupo de Ciudadanos. El partido que lidera Inés Arrimadas, concretamente, exigía paralizar el pleno hasta que se aclarara si se admitían la enmiendas originales de la CUP. El argumento era que, si no se admitían, tampoco podían admitirse las posteriores enmiendas transaccionales. El presidente del Parlamento, Roger Torrent, ha desestimado las quejas aduciendo que no ha habido una "admisión a trámite formal" por parte de la Mesa.

Los comuns piden "un nuevo comienzo"

Una vez resueltas las cuestiones formales, el pleno lo ha abierto Xavier Domènech, el líder de Catalunya en Común-Podemos -quien había pedido la sesión en primer lugar-. Domènech ha recordado que el autogobierno catalán es "muy previo" a la Constitución, por lo que no se puede suspender amparándose en el 155. Ha alertado ante la posibilidad de establecer otros organismos ajenos a las instituciones catalanas -en el alusión al Consejo de la República proyectado en Bruselas- y defendió un "nuevo comienzo", para recuperar estas mismas instituciones.

A la vez, Doménech ha defendido el modelo de inmersión lingüística en catalán, amenazado repetidamente las últimas semanas desde el Gobierno central.

El PSC pregunta: ¿Se acepta el marco legal vigente?

Los socialistas consideran "inapropiadas" las candidaturas a cualquier cargo de personas que se encuentran "sujetos a procedimientos judiciales abiertos, estén o no en prisión preventiva". Así lo ha explicado Miquel Iceta en la defensa de la propostra de resolución de su grupo.

"No tiene sentido reeditar una vía fracasada", ha insistido, antes de pronunciarse contra la posibilidad de crear un "Consejo de la República" o de institucionalizar una "Asamblea de cargos electos".

"Hay que abrir el camino del respeto, la reconciliación y las reformas", "esta legislatura debe tener presente el conjunto de los ciudadanos y no de una parte", argumentó Iceta, para afirmar que la mayoría independentista puede gobernar si se pone de acuerdo, pero sin un mandato para avanzar hacia la independencia.

Miquel Iceta concluyó preguntando a los diputados de la mayoría si aceptan o no el actual marco legal vigente y anunciando que los socialistas votarían a favor de las propuestas de resolución del resto de grupos y en contra de la de JxCat.

"¿Qué le pasa al Estado con los presidentes de la Generalitat?", Pregunta JxCat

Por parte de JxCat, su diputado Quim Torra ha comenzado recordando los dirigentes presos y "exiliados" y recalcó -como Domènech, pero con una intención muy diferente- que las instituciones catalanas "no se derivan de ninguna constitución española", sino que vienen "de mucho más lejos" y aspiran igualmente a ir "mucho más allá". 

En este sentido, Torra ha reivindicado tanto el 1-O como la "victoria incontestable" del independentismo el 21D. Ha cargado contra los movimientos desde el Estado para impedir que Puigdemont pueda ser investido presidente, que, a su juicio, han mostrado "la cara más oscura" de este mismo Estado, con "cuotas impensables de indecencia antidemocrática". Y se preguntó: "¿Qué le pasa al Estado con los presidentes de la Generalitat, que la mayoría terminan en prisión o en el exilio?".

"Sólo con la República catalana nuestros presidentes serán libres", afirmó Torra, que ha defendido la propuesta de resolución de su grupo como "punto de partida del proyecto republicano".

C 's invoca el patriotismo español

Inés Arrimadas, en nombre de Ciudadanos, ha dedicado su intervención a cargar contra la mayoría independentista, afirmando que si la tienen es gracias a "una ley electoral injusta". Ha recordado que C's resultó como primera fuerza en las elecciones del 21D y ha desautorizado las miradas hacia el pasado.

Arrimadas ha dado las gracias irónicamente a las fuerzas independentistas por haber "despertado en Cataluña y España el normal patriotismo, como el que hay en otros países europeos". En un plazo de diez o quince años, según ella, el proceso será recordado "como una pesadilla".

La líder de Ciudadanos ha acusado por otra parte a los independentistas de no querer gobernar y de no querer, si tan sólo, que se acabe el 155, porque cree que "han hecho del proceso su modus vivendi". 

Albiol presume del "sentido de Estado" del PP

El presidente del PP catalán, Xavier García Albiol, ha presentado un panorama casi apocalíptico del que ha culpado al independentismo, con "un presidente huido que quiere ser presidente por webcam", un plan B que pasa por hacer presidente a un "encarcelado por delitos graves", en alusión a Jordi Sánchez, y unos partidos soberanistas inmersos en "la decadencia y el provincialismo". Pero también tuvo palabras contra Ciudadanos, a quien ha reprochado que se quedó "escondido durante dos meses" porque "quería ganar pero no gobernar".

Por el contrario, Albiol ha reivindicado el papel del PP, de quien ha dicho que se movió con "sentido de Estado" al decidir convocar elecciones en Cataluña desde el Gobierno central, en contra de sus propias expectativas electorales.

ERC pide "reconocimiento" y "efectividad"

Marta Rovira, en nombre de ERC, ha explicado la posición de su grupo en relación a las propuestas de resolución y lo ha hecho afirmando que existe un "amplio consenso para reconocer la legitimidad del presidente Carles Puigdemont y formar un gobierno efectivo para recuperar la Generalitat".

Ha cargado particularmente contra la propuesta de Ciudadanos y cuestionó el hecho de que se reivindiquen como primera fuerza o como ganadores de las elecciones. "¿Si han ganado las elecciones, porque no presentan candidatura?", dijo. Manifestó respeto por la propuesta del PSC, a pesar del rotundo desacuerdo y ha anunciado voto a favor de determinados puntos de la propuesta de los comuns.

"Nuestro proyecto es de prosperidad, esperanza y progreso", ha proclamado Marta Rovira, al mismo que reivindicaba "una República llena de contenido" y unas instituciones fuertes.

La dirigente de ERC ha dedicado una parte de su intervención a la autocrítica afirmando que la ciudadanía espera que sus representantes les hablen claro. "Demasiadas veces los han tratado con paternalismo", afirmó.

La CUP carga contra JxCat para renunciar al 27-O

El diputado de la CUP Carles Riera, por su parte, explicó que votará a favor de la resolución de JxCat. Pero ha hecho una intervención casi más dura con la formación de Carles Puigdemont -y con ERC- que con las fuerzas que se oponen a la independencia.

Riera ha expresado que sin el 155, el siguiente pleno que habría celebrado el Parlamento no habría sido el de este jueves, sino "el primer pleno de la República catalana, legítimamente proclamada el 27-O", y recriminó a la anterior Gobierno de la Generalitat que "se retiró" por las "presiones" del Estado, desoyendo "el movimiento republicano en la calle", y dejando la República en un plan "declarativo y no efectivo".

"Cuando nosotros retrocedemos un paso, el estado avanza dos; cuando hacemos autonomismo, el Estado hace recentralización", ha señalado, y ha acusado a las otras formaciones independentistas de "haber prestado la efectividad y el carácter vinculante del 1-0 y del 27-0". "Mantenemos la legitimidad de Carles Puigdemont. El problema es que ustedes han renunciado que esta investidura se haga efectiva, cediendo a las presiones del Estado", lamentó.