Público
Público

Parlamento de Andalucía Ciudadanos pone distancia ideológica con Vox en Andalucía y confronta con la ultraderecha por el aborto

Tras el descalabro en los comicios del pasado domingo, Ciudadanos, que comparte gobierno con el PP en la Comunidad, apoyado por Vox, defiende la ley de plazos hoy vigente frente a una moción ultra que llama a los centros médicos “abortorios”

Mónica Moreno, portavoz adjunta de Ciudadanos en el Parlamento de Andalucía

raúl bocanegra

Ciudadanos, después del descalabro del pasado domingo, cuando perdió de un tirón 47 diputados en el Congreso sobre 57 –8 de ellos en Andalucía, donde tenía 11 y ahora se ha quedado con tres– ha decidido marcar algunas distancias ideológicas con la ultraderecha y confrontar con Vox, el partido que apoya desde el Parlamento de Andalucía el Gobierno de coalición que este partido ha formado con el PP y Ciudadanos.

De momento, el partido que dirige Juan Marín, vicepresidente de la Junta de Andalucía, ha elegido una moción de Vox para fomentar la natalidad, a favor de la llamada familia tradicional y contra el aborto en la que se refieren a los centros médicos como “abortorios” para poner tierra de por medio ideológica con la ultraderecha y con algunos de sus marcos mentales y obsesiones.

“Detrás de la palabra más pequeña puede esconderse el abismo más grande. La moción de Vox esconde abismos detrás de las palabras que nos llevan a épocas que no queremos volver”, arrancó este jueves su intervención la portavoz adjunta de Ciudadanos en el Parlamento, Mónica Moreno, quien abrochó un discurso de raíces feministas con referencias incluidas a la revolución francesa y al quiebro que supuso en la historia universal, en el que vapuleó los planteamientos de la ultraderecha.

“El modelo actual está enfocado a la libertad de decidir, la mujer es libre, no culpable por abortar. El derecho no puede estar por encima de la libertad de las mujeres. Hemos tenido que superar las tradiciones políticas y sociales. Boca a boca, libro a libro. Hasta que hace dos siglos [llegaron] otros valores, la libertad, la igualdad y la fraternidad. Hace dos siglos se abrió la mente. Primero en Francia, en EEUU, y por supuesto también ahora en España. Esos avances no pueden echarse por tierra por una mirada reducida. El aborto es un derecho consolidado socialmente. Hay que trabajar más en la prevención y educación que [en imponer con] un bastón de mando”, dijo Moreno a Vox.

Antes, la diputada había afirmado: “Ciudadanos nació para que ese camino de libertades se hiciera más amplio. La política tiene que ser un puente. Cuando hablamos de familias tenemos que hablar en plural. Entre decir familias y familias se esconde el abismo. Hablemos claro hoy aquí. ¿Ese genérico familias incluye a toda la diversidad de familias o es una treta lingüística que deja fuera a todas las tipologías de familias menos a las tradicionales? De ser así, pensaremos que [la moción de Vox] limita libertades y no recoge la realidad social de Andalucía. Gobernamos para 8,5 millones. Hablemos claro. El precio de apoyar este discurso sería perder nuestra identidad de libertad y de respeto a la diversidad”.

Después, Moreno defendió la educación pública como fuente de valores y de libertad, añadió que el trabajo del Gobierno se dedica a proteger y ayudar a todas las familias, “incluidos” los menores extranjeros acogidos por la Junta de Andalucia, “que también tienen derechos”. “Vamos a trabajar para que la mitad de la sociedad, que son los hombres, no normalicen la desigualdad”, dijo Moreno.

“Nos encontrarán allí en los espacios de progreso, sin demagogia, sin realidades paralelas y sin ideologías escondidas detrás de las palabras. Hizo falta mucha gente para tener derechos. No estamos dispuestas a imaginar cómo sería ser libres”, cerró su discurso la portavoz adjunta.

La ley de plazos

Manuel Gavira fue el diputado de Vox que defendió la moción que en su punto 15 contiene lo siguiente: “Creación de un plan de prevención que permita dar a conocer el drama del aborto, de la misma manera que se ha llevado a cabo con otras problemáticas sociales”.

El partido de ultraderecha añade tres epígrafes que explican lo que tendría que contener ese plan. Por un lado, “dar apoyo emocional, laboral, educativo, médico y económico para promover la continuación del embarazo, antes y después de dar a luz, así como de informar de todos los beneficios y ayudas existentes, así como la realización de los diferentes trámites de los que pudieran ser beneficiarias las familias”.

Por otro, “formar a los profesionales que están en contacto con las mujeres embarazadas en situación de riesgo de aborto voluntario, que puedan ser capaces de ofrecer una alternativa a este drama personal y social que supone cada aborto”.

Y, por último, “promover la implementación de medidas para garantizar la calidad de la asistencia en todos los abortorios públicos y privados, de tal modo que se garantice que estos centros cumplen escrupulosamente con la legislación vigente, evitando de esta forma cualquier práctica irregular”.

Contra este punto, Ciudadanos presentó una enmienda, que fue rechazada por Vox, según dijo el diputado Gavira en la tribuna parlamentaria, en la que el partido de Marín defiende la ley del aborto hoy vigente, la aprobada en la etapa de Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, que impulsó la exministra Bibiana Aído.

Fuentes de Ciudadanos confirmaron a Público que el partido votará en contra de este punto de la moción, después del rechazo de Vox a la enmienda, que  defendía la ley de plazos actual y que decía exactamente así: “Garantizar el respeto a la legislación vigente contenida en la Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo, que reconoce el derecho a interrumpirle embarazo dentro de las primeras catorce semanas de gestación, siempre y cuando se haya informado a la mujer embarazada sobre los derechos, prestaciones y ayudas públicas apoyo a la maternidad, y transcurran tres días desde esa información hasta la intervención, fomentando una adecuada educación afectivo sexual”.

El partido ultra también descartó otra enmienda de Ciudadanos a su moción, que rezaba así: “Abordar actuaciones con el fin de erradicar la brecha salarial entre hombres y mujeres como medida del fomento de la natalidad en Andalucía”.

Gavira, tras el vapuleo de la portavoz de Ciudadanos, subió a la tribuna y trató de camuflar el contenido real de la moción de Vox. “El objeto es apoyar a las familias fomentando la natalidad y apoyando las familias numerosas. No he venido a decir aquí que estamos en contra del aborto. Todos ustedes saben dónde estamos y cuál es nuestra posición política. No he venido a hablar del aborto. No he venido a enfrentar”.

Sin embargo, Gavira sí dijo lo siguiente: “Necesitamos niños y el aborto impide la natalidad. Los niños nacen porque tienen un padre y una madre. Y porque en la gran mayoría de los casos ese padre y esa madre forman una familia. El concepto familia es un concepto jurídico. Necesitan ayudas si queremos que nazcan más niños”. También añadió el diputado ultra: “[La moción] no tiene otro trasfondo. Usted se ha centrado en el aborto, información y seguridad. Sé que puede suponer una coacción a las mujeres, pero es un derecho que tienen, el derecho a la información”.

Más noticias