Público
Público

El Parlamento de Andalucía no distingue entre la bandera de la Falange y la LGTBi

Una exdiputada de Vox cuelga una bandera de Falange en las estancias que comparte con los parlamentarios expulsados de Adelante Andalucía en las que hay también enseñas LGTBi y del orgullo trans. En un escrito, el letrado  ordena "reponer el mobiliario y los elementos existentes en los espacios comunes al estado en el que se encontraban". Con ello, de manera implícita, al no distinguir entre símbolos, los iguala todos. El PSOE exige que se retire solo la bandera falangista

Luz Belinda Rodríguez y Norberto Pico, en un despacho en el Parlamento de Andalucía
El despacho con la bandera de la Falange en el Parlamento de Andalucía.  Twitter

El pasado 11 de febrero, la diputada no adscrita, ex de Vox en el Parlamento de Andalucía, Luz Belinda Rodríguez, publicó en su cuenta de twitter un vídeo de las dependencias que comparte con Teresa Rodríguez y los otros ocho diputados expulsados de Adelante Andalucía.

En las imágenes que mostraba la diputada de ultraderecha, se podían ver la bandera LGTBi, la bandera del orgullo trans, un póster con imágenes de iconos de la izquierda, como León Trotski, Vladímir Ilich Lenin, Rosa Parks, Rosa Luxemburgo, Flora Tristán, Andreu Nin, el Che Guevara, y un cartel con un boceto de una persona tirando una bandera nazi a una papelera, con la leyenda Siempre Antifascista, siempre Anticapitalista. Al fondo, se podía ver a Luz Belinda Rodríguez delante de un ordenador, con una bandera de España en la que se leía ¡¡¡Viva la unidad de España!!!

Unas horas después, según ha quedado registrado en Twitter, la diputada subió una foto de esas mismas dependencias de trabajo, pero esta vez junto a la bandera de España, había colgada una de la Falange Española y de las JONS. Luz Belinda Rodríguez acompañaba la foto con la leyenda: "Por petición popular" . Este lunes por la mañana, el símbolo fascista seguía en el Parlamento de Andalucía.

La fotografía fue después difundida por la Fundación José Antonio, dedicada a glosar la vida y hechos de Primo de Rivera. El partido político, la Falange Española y de las Jons también publicitó en sus redes la exposición de la bandera con un lema provocador: "Inauguramos despacho en el Parlamento de Andalucía".

Este partido, legal en España, se presentó a las autonómicas de 2018 y quedó en el decimoséptimo puesto, con 2.449 votos, el 0,07%. Luz Belinda Rodríguez obtuvo el escaño por Vox, pero fue expulsada por la formación de ultraderecha con cajas destempladas. Ella afirmó haber sufrido diversos desprecios. Desde entonces, es diputada no adscrita.

La expulsión de los nueve parlamentarios de Adelante Andalucía ha causado una anomalía inédita en el funcionamiento del Parlamento. Casi el 10% de los diputados no pertenecen a ningún grupo. Para evitar escenas surrealistas, de representantes democráticos trabajando en los pasillos y patios, el Parlamento habilitó unas zonas para su uso.

Informe del letrado

Después de la reunión de la Mesa del Parlamento del miércoles pasado, el día 17 de febrero, sucedieron dos cosas. Por un lado, el PSOE registró al día siguiente un escrito, que se verá el próximo miércoles, en el que exigía "con la máxima urgencia" la retirada de la bandera falangista de esas dependencias en aplicación de la Ley de Memoria Histórica y de "todos y cada uno de los símbolos, banderas fascistas de las instalaciones y despachos, en tanto que son contrarios a los valores defendidos por […] este Parlamento desde su constitución y que además atentan contra el padre de la patria andaluza, Blas Infante". Infante fue fusilado, sin juicio ni sentencia, en agosto de 1936 por los golpistas.

Y por otro lado, el letrado mayor del Parlamento, Ángel Marrero, "siguiendo expresas instrucciones de la Mesa del Parlamento de Andalucía" envió una carta a cada uno de los diputados y diputadas no adscritos en la que les instaba a "reponer" antes de este miércoles, cuando arranca el próximo Pleno, "el mobiliario y los elementos existentes en los espacios comunes al estado en el que se encontraban".

"Si no se hiciese así, por los servicios de la Cámara se realizarán las actuaciones pertinentes para la adecuada ordenación de los espacios y del mobiliario y elementos en ellos existentes y, en su caso, para su retirada", agrega el letrado.

Marrero justifica esta decisión, con la que de un modo implícito, al no distinguir, equipara todos los símbolos, sin hacer distinción entre ellos y su significado, desde la bandera fascista hasta las del orgullo gay y trans, pasando por pósters y pegatinas, en que los espacios que utilizan los diputados no adscritos "no resultan asimilables" a los de los grupos parlamentarios. "En modo alguno se trata de espacios reservados o de exclusiva utilización por los diputados no adscritos" y "tienen el carácter de espacios comunes", remacha el letrado.

Rodríguez y Díaz

Teresa Rodríguez recibió la comunicación del letrado el viernes, 19 de febrero. Esta fue su reacción: "La Mesa (PSOE, IU, Cs, PP y Vox) nos amenaza con quitarnos el espacio si no quitamos la bandera LGTBI, la de Andalucía, la Trans y la simbología del pueblo gitano que hemos puesto en el espacio que nos han obligado a compartir con Falange para humillarnos.

Luego, añadía: "Equipara en un escrito un símbolo contrario a la Ley de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía como es la bandera de Falange, oeganización genocida, a la bandera LGTBI, la andaluza, la trans y la simbología del pueblo gitano, banderas de libertad que no son contra nadie".

"El objetivo doble: humillarnos y evitar que parezcamos un grupo parlamentario, a pesar de que somos un 10% del pleno. No van a conseguir ni una cosa ni la otra. Tienen que comer muchas papas si piensan que vamos quitarlas. Ánimo Marta Bosquet [presidenta del Parlamento], ánimo a toda la mesa del Parlamento, que parece que no tienen nada mejor a lo que dedicarse que venir a espiarnos la oficina. La próxima vez avisáis y os hacemos un cafelito". 

 El asunto ha causado un revuelo considerable. La expresidenta de la Junta de Andalucía y secretaria general del PSOE de Andalucía, Susana Díaz, publicó el pasado 19 de febrero un tuit en el que, junto a la foto de la bandera de Falange decía: "Dale café, mucho café. Con esa frase ordenó Queipo de Llano el fusilamiento de García Lorca. Y el de miles de personas más. Ahora vemos banderas falangistas en el Parlamento de Andalucía. Hoy más que nunca, Andaluces levantaos contra el fascismo.

Teresa Rodríguez le replicó: "Sí, y en 40 años de gobierno y con una ley que lo avala no fuisteis capaces de sacar a Queipo de Llano, el carnicero de Sevilla, del panteón de honor de la Macarena. Hoy están en ese despacho porque vosotr@s habéis querido". "Ni de encontrar a Lorca. Por cierto", añadió después.

Más noticias