Público
Público

El Parlamento andaluz rechaza dar a Vox los nombres de empleados de violencia machista

El grupo de ultraderecha dice que reformulará su petición y va a solicitar la información "desde otra óptica", mientras critica a PP y Cs por su rechazo a "levantar alfombras".

Imagen de una reunión de la Mesa del Parlamento de Andalucía. E.P.

PÚBLICO/AGENCIAS

La Mesa del Parlamento de Andalucía ha denegado sste nmiércoles la petición de Vox de conocer la identidad de todos los trabajadores destinados en los equipos de unidades de lucha contra la violencia de género entre 2012 y 2019.

Todos los grupos políticos representados en el Parlamento, salvo Vox, además del Gobierno andaluz habían expresado su rechazo a esta petición cursada por el diputado Francisco Serrano, quien argumentó que hay profesionales "no cualificados e ideologizados que influyen" en la decisiones judiciales en esta materia.

La solicitud no ha sido por tanto calificada ni admitida a trámite por la Mesa del Parlamento, que ha tenido en cuenta la posibilidad de que la propuesta colisione con la ley de Protección de Datos, según han confirmado fuentes parlamentarias.

Estas fuentes  han señalado  que desde los letrados de la Cámara se había planteado a Vox que podía reformular su petición de información para que no supusiera una vulneración de la Ley de Protección de Datos como habían barajado los responsables de la formación ultraderechista antes de conocerse la decisión de la Mesa.

Así, tras la decisión del órgano de gobierno de la Cáamra autonómica, la diputada de Vox Ángela Mulas ha anunciado que su grupo va a reformular su petición y va a solicitar la información "desde otra óptica". En lugar de reclamar los nombres de estos trabajadores, va a demandar la experiencia profesional de los mismos o el número de colegiado.

La diputada, que ha criticado que PP y Cs  rechace "levantar alfombras", ha anunciado que su grupo ha registrado una proposiciones no ley para que se debatan en el próximo Pleno del Parlamento (que se celebrará la semana que viene, los días 6 y 7 de marzo), en la que se pide "condenar y rechazar cualquier acto violento, físico o verbal, hacia cualquier formación política elegida democráticamente por el asedio que está sufriendo el grupo parlamentario de Vox y el partido".

Díaz alerta de que Vox no renuncia a sus "listas negras"

Por su parte, la secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, se ha mostrado convencida este miércoles de que, como la "cabra siempre tira al monte", el partido de "ultraderecha" Vox nunca va a renunciar a las "listas negras, a las purgas y a las persecuciones" o a tratar de "amedrentar" a los trabajadores de las unidades de violencia de género, que están cuidando de la integridad y de la vida de muchas mujeres y sus hijos.

En declaraciones a los periodistas durante una visita a la localidad sevillana de Camas, Susana Díaz ha dicho que hoy son los trabajadores de la violencia de género el objetivo de Vox, pero mañana serán los trabajadores que atienden a los inmigrantes y pasado mañana quienes trabajen en los barrios más vulnerables. Ha recalcado que el partido de ultaderecha ni cree "en la autonomía ni en una sociedad justa e inclusiva que respete los derechos de las personas".

La consejera de Igualdad reprocha a Vox que "criminalice" al colectivo de trabajadores de violencia de género

Igualmente, la consejera andaluza de Igualdad, Rocío Ruiz, ha advertido de que "las generalizaciones" al solicitar Vox un listado de los trabajadores en temas de violencia de género de la Junta "no llegan a buen fin" y le ha acusado de "actuar con brocha gorda" y de "poner en tela de juicio" y "criminalizar a todo un colectivo".

En comisión parlamentaria, aunque no era un asunto a tratar en ninguno de los puntos del orden del día, la consejera ha tachado de "gravísimo" el procedimiento usado por Vox en esta actuación y le ha instado a solicitar informes o estudios detallados o de presentar una denuncia en el ámbito competente, como los juzgados.

La consejera ha insistido en que no puede atender a titulares de prensa "populistas y propagandísticos" que buscar "distraer", toda vez que ha mostrado su "compromiso y respeto" para las personas que trabajan en violencia de género.