Público
Público

El Parlamento de Galicia bautiza una de sus salas con el nombre del falangista que declaró la guerra a la República en Lugo

El salón donde se reúne la Junta de Portavoces llevará el nombre de Antonio Rosón, al que la oposición considera uno de los ejecutores de la represión franquista en la provincia.

Junta de Portavoces de Galicia
Reunión de la Junta de Portavoces del Parlamento de Galicia en la sala que llevará el nombre de Antonio Rosón.

La Mesa del Parlamento de Galicia aprobó la semana pasada con los votos a favor del PP, la abstención del PSOE y el rechazo del BNG cambiar el nombre de la sala donde se reúne su Junta de Portavoces para bautizarla con el nombre de Antonio Rosón, un falangista lucense que proclamó el estado de guerra en la provincia tras el golpe de Estado de Franco en julio del 36. La oposición acusa al PP de violentar así la Ley de Memoria Histórica, que prohíbe los homenajes institucionales a personalidades relevantes de la represión y la dictadura.

El pasado 28 de julio, la Presidencia del Parlamento de Galicia anunció que la Mesa había decidido cambiar los nombres a su biblioteca y de una veintena de salas y salones de reuniones, para bautizarlas con los de "figuras ilustres de la cultura gallega": Castelao, Rosalía de Castro, Concepción Arenal, Otero Pedrayo, Isabel Zendal, Emilia Pardo Bazán... Y Antonio Rosón.

Nacido en Becerreá, en Os Ancares lucenses, en 1911, Rosón fue diputado por la UCD entre 1977 y 1979 y senador entre 1979 y 1982, además de primer presidente de la Junta -en español- de Galicia preautonómica y primer presidente del Parlamento de Galicia. Antes de todo eso, sin embargo, fue una figura relevante y activa del franquismo en sus etapas más duras.

Licenciado en Derecho, en 1936, se adhirió a Falange Española y proclamó el Estado de Guerra tras la sublevación militar contra la República, que abriría una cruenta etapa de represión en Lugo con decenas de asesinados y centenares de represaliados en las primeras semanas tras el golpe. Después de la Guerra Civil ocupó diversos cargos en el establishment franquista, entre ellos la Presidencia de la Diputación de Lugo y un escaño en las Cortes franquistas. Murió el 24 de abril de 1986.

"El Parlamento de Galicia de ninguna manera debería dedicar la sala de la Junta de Portavoces, probablemente una de las más usadas, a hacer ningún tipo de reconocimiento a una persona tan directamente vinculada con el franquismo", asegura Montse Prado, vicepresidenta de la Mesa y diputada del Bloque Nacionalista Galego.

La propuesta venía de la anterior legislatura

La propuesta de renombrar las salas del Pazo do Hórreo, que alberga a la Asamblea Legislativa de Galicia, venía de la anterior legislatura. El BNG presentó una propuesta alternativa a la del PP que incluía, entre otros cambios, renombrar también el Salón dos Reis -Salón de los Reyes- como Salón do Antigo Reino de Galicia, "teniendo en cuenta que la monarquía se encuentra en estos momentos teñida de corrupción, en una situación de descrédito absoluto y con el rey emérito fugado", en palabras de Prado. El PP votó en contra de esa alternativa y, con su mayoría a absoluta en la Mesa, sacó adelante su proposición inicial. El PP tiene 3 diputados en ese órgano, por uno del BNG y otro del PSOE.

El diputado socialista Pablo Arangüena aseguró a este medio que el PSOE decidió abstenerse en la votación cuando constató "que el Partido Popular no tenía intención de alcanzar acuerdo alguno con el resto de grupos para incorporar sus propuestas" a los nuevos nombres de las salas y decidirlos en solitario utilizando su mayoría.

El secretario general de Podemos Galicia, Antón Gómez Reino -Podemos no tiene representación en el Parlamento gallego-, criticó por su parte que la Xunta de Feijóo "utilice como excusa el reconocimiento de figuras ilustres de la cultura y la historia" de Galicia para las nuevas denominaciones de la Cámara para homenajear "a un fascista que persiguió a los demócratas y que encabezó la represión en Os Ancares".

"Exigimos a Feijóo que aplique la ley, se ponga al lado de la democracia y no glorifique a un represor en un edificio público", concluyó Gómez Reino.

Más noticias