Público
Público

Los partidos del Mixto, divididos por la propuesta de crear un grupo exclusivo de regionalistas

Coalición Canaria, Navarra Suma, PRC y Teruel Existe proponen la creación de un grupo 'regionalista' para aligerar el Grupo Mixto, pero otros partidos rechazan que esto sea una solución y abogan por la creación de dos grupos mixtos.

La portavoz de Coalición Canaria en el Congreso, Ana Oramas, conversa con el portavoz de Compromís, Joan Baldoví / EFE

La investidura no es el único obstáculo a superar en la recién estrenada legislatura. La constitución de los órganos de trabajo del Congreso no estará exenta de complicaciones y, apenas ha comenzado a echar a andar la Cámara Baja, ya se muestran síntomas de desacuerdo en algunas cuestiones. Este es el caso de la conformación de los grupos del Parlamento, que en este ciclo político contará con el Grupo Mixto más grande y heterogéneo de la historia reciente.

Hasta 21 diputados de nueve formaciones distintas están abocados a conformar un grupo prácticamente ingobernable. Desde hace semanas, estas formaciones estudian fórmulas para que la pluralidad de la XIV Legislatura no recaiga en su totalidad sobre los hombros del Grupo Mixto, que estaría formado por partidos independentistas, nacionalistas, regionalistas con intereses y objetivos radicalmente distintos.

Según fuentes parlamentarias, en las negociaciones actuales se barajan dos propuestas para dar una salida viable a la situación. La iniciativa de partidos como Compromís es la de dividir el Grupo Mixto en dos, repartiendo esta pluralidad en dos órganos que tendrían una estructura y una dinámica muy similar. La lógica es que, si el problema deviene de conjugar intereses distintos debido al gran número de partidos de la Cámara, dividir el grupo en dos aumentaría la operatividad y habría dos grupos muy parecidos a los mixtos de anteriores legislaturas, con cuatro o cinco partidos distintos, y no casi una decena.

Sin embargo, esta propuesta choca con otra defendida por partidos como Coalición Canaria. Estas formaciones proponen la creación de un 'grupo regionalista', que estaría formado por los canarios, Navarra Suma, PRC y Teruel Existe, y que podría incorporar en el futuro a diputados de fuerzas como Foro Asturias.

Los partidos regionalistas tendrán que articular su propuesta para superar las condiciones impuestas por el Reglamento del Congreso que exige un mínimo de 15 diputados para formar grupo o, en su defecto, un mínimo de cinco parlamentarios que hayan obtenido, al menos, el 15% de los votos en las circunscripciones electorales donde se hayan presentado.

El eventual grupo regionalista contaría con seis diputados, pero no todos los parlamentarios cumplen con la regla del 15%. El representante de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, no llegó al 10% en la circunscripción por la que resultó elegido, Las Palmas. Aunque esta formación se presentó en coalición con la fuerza liderada por Ana Oramas, la presencia de Quevedo podría poner en peligro la creación del grupo regionalista, por lo que no se descarta sacar de la operación a Nueva Canarias.

Esta exclusión sería temporal, y el diputado canario podría adherirse al grupo una vez que la Mesa del Congreso haya dado el visto bueno a su creación. Esta maniobra tiene precedentes en la Cámara, en aquellos casos en los que los partidos mayoritarios han prestado diputados a los minoritarios para que pudieran llegar a los mínimos exigidos para formar grupo propio; los escaños cedidos volvían al cabo de un tiempo a su grupo de origen sin necesidad de desarticular el grupo que recibió el 'préstamo'.

La Mesa del Congreso tiene la última palabra

Este tipo de pactos no vienen recogidos en el Reglamento, por lo que es la Mesa de la Cámara la que da el visto bueno o rechaza las propuestas de las formaciones a la hora de conformar grupos mediante cesión temporal de escaños. La idea de crear un grupo exclusivo de formaciones regionalistas no convence para nada a los partidos que se quedarían en el Mixto (JxCat, Más País, Compromís, CUP y BNG), ya que desde algunas de estas formaciones entienden que la excesiva heterogeneidad seguiría siendo un problema en el grupo.

En el reparto, el grupo tendría 10 diputados independentistas (ocho de Jxcat y dos de la CUP), uno nacionalista (BNG), uno de Compromís y dos de Más País, que tendrían que repartirse tiempos de intervención, recursos y participación en los distintos órganos de la Cámara, desde las comisiones hasta la Junta de Portavoces.

La Mesa del Congreso ha puesto el día 11, el próximo miércoles, como la fecha límite para el registro de los grupos parlamentarios. Es el órgano de gobierno de la Cámara el que tiene la última palabra sobre la constitución de los grupos. Fuentes parlamentarias avanzan que las formaciones regionalistas están decididas a intentar constituir su propio grupo, aunque las negociaciones con el resto de las fuerzas del Mixto continúan. Si la Mesa no da el visto bueno a esta propuesta, la XIV Legislatura tendría al Grupo Mixto más grande de la historia reciente.