Público
Público

Los partidos preparan sus primeras medidas con la mirada puesta en la agenda social

Los grupos parlamentarios se constituyen el miércoles y estudian sus primeras iniciativas en la Cámara. El Pacto de Toledo, la reforma laboral, la reforma de la ley mordaza o la vivienda marcarán los primeros meses de actividad en el Congreso.

Vista del Hemiciclo del Congreso de los Diputados / EFE

A falta de conocer la fecha en la que se celebrará la investidura, esta semana el Congreso pone en marcha algunos de sus órganos de trabajo. La Mesa de la Cámara Baja decidió fijar el miércoles como la fecha límite para la constitución de los grupos parlamentarios, que deberán conformarse mediante acuerdos entre los partidos en los próximos días, y que en esta legislatura tienen como principal reto gestionar la heterogeneidad del Grupo Mixto más amplio de la historia reciente.

Una vez constituidos los grupos, se registrarán las primeras iniciativas del ciclo político, que acumula propuestas pendientes de anteriores legislaturas, sobre todo en el ámbito social. Aunque la mayoría de los partidos todavía no tienen decidido cuáles van a ser sus primeras iniciativas, ya estudian propuestas.

En la pasada legislatura en el grupo más precoz en esta cuestión fue el del PNV. Los diputados vascos recuperaron antes de la sesión de investidura algunas de sus iniciativas que  se habían llegado a tramitar en el Congreso pero que decayeron con los adelantos electorales de abril y noviembre.

El Grupo Vasco registró una batería de seis iniciativas que incluía la reforma de la ley mordaza, la reforma del Código Penal para eliminar la prisión permanente revisable, la reforma de la Ley de Secretos Oficiales, la reforma de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional, la Ley del Gobierno sobre el control al Ejecutivo en funciones y la reforma del Reglamento del Congreso.

Desde el Grupo Vasco adelantan que su intención es la de volver a registrar estas proposiciones de ley, pero admiten que todavía no lo han decidido. Una posición que también se da en el resto de los grupos, que aseguran estar estudiando propuestas pero que quieren dar algo de tiempo a la legislatura para ver cómo evoluciona la situación política.

En este contexto, es muy probable que esta semana se registren las primeras iniciativas en la Cámara Baja, sobre todo después de la constitución de los grupos parlamentarios.  La reforma de la ley de seguridad ciudadana decayó en febrero, cuando los grupos habían avanzado bastante en sus trabajos.

Aunque estuvo durante bastante tiempo bloqueada (en parte por la presentación de dos proposiciones distintas, una del PSOE y otra del PNV), una vez llegó a la Comisión de Interior, los partidos aceleraron el trámite para tratar de resolver cuanto antes una modificación que en su fase de ponencia, no sin dificultades, había obtenido amplios consensos.

El grupo vasco también llegó a registrar la supresión de la prisión permanente revisable a través de una modificación del Código Penal. La Cámara admitió a trámite esta proposición de ley en noviembre de 2017, pero el registro de sucesivas peticiones de ampliación de la prórroga del plazo de enmiendas impidió que se debatiera y que llegara a la comisión para constituirse en ponencia.

Pacto de Toledo, reforma laboral y políticas de vivienda

En cuanto a la Ley de Secretos Oficiales, admitida a trámite en noviembre de 2016, el Grupo Vasco establecía la necesidad de fijar unos plazos concretos para la desclasificación de documentos oficiales y homologar la legislación en esta materia a la de los países de nuestro entorno. La reforma fue bloqueada primero en la Mesa y luego en comisión.

Una de las primeras leyes que podría registrar el PSOE es la despenalización de la eutanasia. El Grupo Socialista la registró en la pasada legislatura, y el Pleno del Congreso llegó a admitirla a trámite, pero la repetición electoral dio al traste con cualquier avance en esta norma.

El eventual Gobierno de coalición entre los de Pedro Sánchez y Unidas Podemos también podría llevar al Congreso algunas propuestas. Ambas formaciones negocian en la actualidad un programa de gobierno con medidas concretas, que llegarían a la Cámara Baja tras la conformación del Ejecutivo. Entre estas normas está la supresión de la reforma laboral (o de sus aspectos más lesivos) o la limitación de los precios "abusivos" del alquiler.

El Pacto de Toledo y la reforma del sistema de pensiones, la ley de igualdad LGTBI o el impulso de las medidas más urgentes del Pacto de Estado contra la Violencia de Género también podrían ser algunas de las primeras iniciativas registradas por los grupos parlamentarios.