Público
Público

Los partidos vascos apuran los preparativos de una campaña marcada por la crisis del coronavirus

El PNV habla estos días de "reconstrucción" y EH Bildu, su principal rival, de "cambio de rumbo". Elkarrekin Podemos-IU mantiene viva la propuesta de gobierno progresista para realizar ese giro, pero el PSE rechaza ir con la formación abertzale. La coalición PP-Ciudadanos, mientras, carga contra los "comunistas bolivarianos".

Urkullu con candidatas
El lehendakari Iñigo Urkullu junto a las candidatas del PNV Bakartxo Tejeria y Leizuri Arrizabalaga, cabezas de lista por Gipuzkoa y Bizkaia respectivamente. EAJ/PNV

A falta de conocer el resultado de las urnas, en el País Vasco ya hay algo seguro: las mascarillas le ganarán a los carteles electorales. Euskadi se prepara ya para la campaña más incierta e inédita de su historia, en medio de una situación que impregna absolutamente todos los debates: las elecciones vascas del 12 de julio serán, ante todo, las elecciones del coronavirus. Así lo destacan ya los principales partidos políticos del País Vasco en sus discursos y estrategias de precampaña.

Son días intensos y extraños en Euskadi, territorio que el viernes abandonó el estado de alarma y se adentró en la "nueva normalidad". "Si le soy sincero, en este momento no tenemos cerrados los actos electorales. Queremos testar día a día cuál es la realidad sanitaria y también cuáles son los sentimientos de la ciudadanía y qué demanda de nosotros" afirma a Público Iñigo Iturrate, responsable de la campaña de la formación nacionalista. Es apenas una muestra de lo que se vive estos días en las sedes políticas vascas.

Favorito en todas las encuestas publicadas hasta la fecha, el PNV utiliza estos días una palabra de 14 letras para resumir su bandera electoral: "reconstrucción". En el partido del lehendakari Iñigo Urkullu destacan precisamente que varios "logros conseguidos" durante la última legislatura "se han visto afectados por esta pandemia, principalmente en materia de economía, empleo o servicios públicos". "Nos toca reconstruir un país", dice Iturrate.

"Cambio de rumbo"

El discurso de EH Bildu, su competidor en el campo del nacionalismo vasco, también apunta estos días hacia los efectos perversos del coronavirus en términos económicos y sociales. "La pandemia ha influido directamente en nuestro programa", afirman fuentes de la coalición abertzale en medio de unas intensas jornadas preelectorales.

De hecho, la candidatura soberanista –liderada por la parlamentaria y periodista Maddalen Iriarte– habla estos días de la necesidad de un "cambio de rumbo" en Euskadi que permita aplicar "una serie de medidas dirigidas a paliar los efectos de la crisis".

Elkarrekin Podemos-IU también incide en la necesidad de desalojar al PNV del Gobierno, y lo hace con nombres y apellidos: la coalición morada y roja centra buena parte de su discurso preelectoral en el compromiso de impulsar un acuerdo "para gobernar" que incluya a EH Bildu –segunda fuerza política vasca, posición que según las encuestas volvería a obtener el 12 de julio– y PSE, socio actual del PNV en un amplio número de instituciones.

"Tanto ahora como durante la campaña vamos a hacer hincapié en este tema, porque en este momento crítico solo podremos desarrollar políticas de progreso si los partidos progresistas se juntan", subrayan fuentes de Elkarrekin Podemos-IU. La idea que barajan es "un Gobierno de coalición al estilo del Ejecutivo central", en alusión al pacto alcanzado entre PSOE y Unidas Podemos.

Más Euskadi, la formación de Errejón en el País Vasco, no presenta candidaturas

"Aquí tendría que ser un acuerdo tripartito, y si hubiese alguna otra fuerza progresista, también", resumieron las fuentes consultadas. En las elecciones vascas del próximo 12 de julio, Equo se presentará en solitario tras denunciar que su participación en la coalición con Elkarrekin Podemos e IU había sido vetada por la dirección de la formación morada desde Madrid. Más Euskadi, la formación de Iñigo Errejón en el País Vasco, no presenta ninguna candidatura. De momento tampoco ha confirmado si llamará a votar a alguna formación en concreto.

En cualquier caso, se sabe ya que el hipotético acuerdo de gobierno progresista tiene un seguro ausente: el PSE ha descartado cualquier pacto que incluya a EH Bildu. Según las distintas encuestas publicadas hasta ahora, el PNV y la formación socialista podrían alcanzar la mayoría absoluta si reeditan su actual acuerdo, algo altamente probable.

"En Euskadi nunca ha habido mayorías absolutas", destacó Idoia Mendia (PSE)

"En esta campaña, los Socialistas Vascos nos presentamos con el afán de ofrecer soluciones con un programa con propuestas concretas y con una fórmula de trabajo que siempre ha tenido éxito en Euskadi, la fórmula del acuerdo, de acordar entre diferentes. En Euskadi nunca ha habido mayorías absolutas y por eso la necesidad de acuerdos es primordial", afirmó hace unos días la candidata y líder del PSE, Idoia Mendia.

"Comunistas bolivarianos"

La postulante socialista aparece en el amplio campo de críticas de Carlos Iturgaiz, afín al sector más conservador del PP y candidato a lehendakari impuesto por Madrid. El también ex eurodiputado sostiene que PSE y PNV repetirán su acuerdo "para repartirse poltronas, para repartirse chiringuitos oficiales mediante esas puertas giratorias entre jeltzales y socialistas", afirmó el viernes en una entrevista en la cadena pública ETB1.

El discurso del candidato de PP y Ciudadanos en Euskadi es especialmente duro con EH Bildu y Podemos: a los primeros los tacha de herederos de ETA y a los segundos de "comunistas bolivarianos". Esa estrategia, cercana al discurso de Vox, no termina de convencer a la línea más moderada del PP vasco, afín al ex líder del partido en Euskadi, Alfonso Alonso. Su discurso, de hecho, levanta ampollas en determinados sectores de la formación conservadora. La crisis interna podría agravarse tras las autonómicas, en las que el PP de Iturgaiz podría sufrir un descalabro.

Más noticias