Público
Público

Pazo de Meirás Los activistas acusados de asaltar el Pazo de Meirás se niegan a responder a las preguntas de la familia Franco

El BNG advierte a Sánchez de que cada minuto que pasa sin que el Gobierno lleve a los tribunales a los herederos del dictador para recuperar el inmueble, la familia Franco “va ganando”.

Publicidad
Media: 4
Votos: 4

Concentración frente a los juzgados de Betanzos, donde este viernes ha comenzado a declarar los 19 activistas acusados de asaltar el Pazo de Meirás. JUAN OLIVER

Los cinco activistas del grupo de los 19 de Meirás llamados a declarar por el juez por celebrar un acto de protesta en el Pazo en agosto del año pasado se negaron esta mañana a contestar al interrogatorio de los abogados de la familia Franco.

Anxo Louzao, Ramiro Oubiña, Xosé Manuel Magariños, Mario Maceiras y Lucía López Sobrado sí respondieron a las preguntas de su defensa y de la jueza de Primera Instancia e Instrucción de Betanzos, que tramita las denuncias por el asalto a la residencia estival que el dictador expolió al comienzo de la Guerra Civil y que sus herederos siguen disfrutando hoy.

La jueza ya ha puesto fecha para el resto de los investigados, entre ellos varios militantes y simpatizantes del Bloque Nacionalista Galego (BNG), así como miembros de su ejecutiva nacional, que declararán en las próximas semanas. Posteriormente, decidirá si los procesa y si abre juicio oral contra ellos.

"¿Se imagina una fundación Adolf Hitler en Alemania o una fundación Benito Mussolini en Italia?"

Los Franco piden para los diecinueve encausados penas que suman 247 años de cárcel y medio millón de euros en multas e indemnizaciones por varios delitos de odio, contra el honor, allananiento de morada y daños, por haber asaltado el inmueble y desplegado grandes pancartas y banderas reclamando la devolución del pazo. En sus declaraciones ante la jueza, los investigados aseguraron que su acción fue pacífica y simbólica y que no causaron daño alguno en las instalaciones del Pazo.

A su llegada a los juzgados de Betanzos, los cinco activistas estuvieron arropados por más de un centenar de personas, entre ellos la portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, quien instó al Gobierno a actuar ya para lograr la devolución al patrimonio público de la vivienda y de las fincas que la rodean.

Pontón recordó que el Parlamento Gallego aprobó por unanimidad la legislatura pasada una iniciativa en ese sentido, y que el Ejecutivo de Pedro Sánchez dispone tanto de la documentación que demuestra que Franco se hizo con el pazo ilegalmente, como las vías jurídicas para reclamar su devolución. “No entendemos cómo no se ha dado este paso, no podemos seguir perdiendo el tiempo ya que cada minuto que el Gobierno del Estado pasa sin interponer esa demanda, quien va ganando es la familia Franco. Y quien tiene que ganar es la democracia”, dijo.

Al acto también asistió la eurodiputada Ana Miranda, quien ha promovido en Bruselas y en Estrasburgo una iniciativa para que la Eurocámara apoye la devolución del pazo y la ilegalización de la Fundación Nacional Francisco Franca, personada en la causa como perjudicada y a la que la familia del tirano ha encomendado la gestión de las visitas a Meirás, declarado Bien de Interés Cultural en el año 2008.

“Es una situación anacrónica, en la que el fascismo está amparado por el Estado. Porque mientras la Fundación Franco se permite hacer apología del fascismo, se dedica también a denunciar a quien se manifiesta públicamente contra el fascismo”, aseguró Miranda, quien recordó que resulta “inaudito” que en España exista una institución dedicada a exaltar la figura de un dictador: “¿Se imagina una fundación Adolf Hitler en Alemania o una fundación Benito Mussolini en Italia?”.

Más noticias en Política y Sociedad