Público
Público

Aragonès, Torra, Mas, Otegi y dirigentes independentistas fueron espiados por el sistema Pegasus adquirido por el Estado

Según una investigación publicada por 'The New Yorker', más de 60 teléfonos de políticos, abogados y activistas catalanes han sido intervenidos con este programa, entre ellos dirigentes de la ANC y Òmnium Cultural y miembros de JxCat, ERC y la CUP.

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, durante el acto de conmemoración del Día de la República celebrado en el Palau de la Generalitat el pasado día 14 de abril.
El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, durante el acto de conmemoración del Día de la República celebrado en el Palau de la Generalitat el pasado día 14 de abril. Andreu Dalmau / EFE

El teléfono del presidente de la Generalitat de Catalunya, Pere Aragonès, fue espiado a través del sistema israelí de ciberespionaje Pegasus, según detalla este lunes The New Yorker a partir de datos correspondientes a los años 2017 a 2020 de una investigación de la organización Citizen Lab, un grupo de expertos en ciberseguridad de la Universidad de Toronto.

Según la publicación, más de 60 teléfonos de políticos, abogados y activistas catalanes han sido intervenidos con este programa, entre los que están los expresidentes Quim Torra y Artur Mas o colaboradores del expresidente Carles Puigdemont, como su abogado Gonzalo Boye. También revelan que el teléfono del eurodiputado de ERC Jordi Solé fue intervenido por el programa.

El informe ha puesto al descubierto el nombre de 65 políticos y miembros de la sociedad civil catalana víctimas de espionaje a través del programa Pegasus. Además de los presidentes de la Generalitat, también han sido objeto de ciberespionaje dirigentes o exdirigentes de la ANC y Òmnium Cultural como Elisenda Paluzie, Jordi Sànchez o Marcel Mauri, además de una treintena de miembros de JxCat, ERC y la CUP. También habrían sido espiados con el mismo sistema dirigentes independentistas vascos como Arnaldo Otegi. Citizen Lab apunta que existen "nexos" entre este espionaje y el Gobierno español.

Una larga lista de nombres

La lista definitiva y la relevancia de los cargos que ahora se conoce es amplia. Todos los eurodiputados independentistas han sido objetivo del ciberespionaje, ya sea de forma directa, como Toni Comín, Diana Riba y Jordi Solé, o a través de amigos y familiares, como en el caso de Clara Ponsatí y Carles Puigdemont. El caso de Sànchez es curioso, ya que el primer intento de infección se produjo a través de un mensaje de texto en 2015. Es el primer caso detectado por Citizen Lab, ya que buena parte de la investigación se centra en ataques producidos entre los años 2017 y 2020. En este periodo, Sànchez recibió al menos 25 mensajes más.

En el listado de víctimas que ha hecho público Citizen Lab figuran numerosos miembros de partidos independentistas. Del entorno de ERC hay nombres como Josep Maria Jové, Marta Rovira, Meritxell Serret, Sergi Sabrià o Xavier Vendrell. En total son 12 los miembros de ERC contabilizados como víctimas del espionaje, el grupo mayoritario, seguido por 11 de JxCat y cuatro de la CUP.

Entre estos nombres destacan Albert Botran, Carlos Riera o David Fernández, de la CUP. De JxCat figuran Albert Batet, Elsa Artadi, Meritxell Budó, Míriam Nogueras, Josep Costa, o la actual presidenta del Parlamento de Catalunya, Laura Borràs, quien, según Citizen Lab, fue atacada mientras era diputada en el Congreso.

Citizen Lab apunta que existen "nexos" entre este espionaje y el Gobierno español que capitaneaba Mariano Rajoy

También fue víctima del ciberespionaje el exasesor de Artur Mas, David Madí; la secretaria general del Partido Nacionalista de Catalunya, Marta Pascal; David Bonvehí, Ferran Bel y Marc Solsona, del PDCAT; el exdiputado de Podemos, Albano Dante Fachin; así como los líderes de Bildu, Arnaldo Otegui y Jon Iñarritu.

Otro de los sectores que han sido objetivo de ciberespionaje de Pegasus han sido los abogados vinculados a hombres fuertes del proceso, como Gonzalo Boye o Jaume Alonso-Cuevillas, cercanos a Puigdemont; así como Andreu Van den Eyde, de la órbita de Oriol Junqueras y Esquerra Republicana de Catalunya.

El listado de víctimas es, según los propios investigadores "sorprendente", pero debido a las dificultades tecnológicas para llevar a cabo el trabajo, sospechan que el número total de objetivos del ciberespionaje podría ser "muy superior". El caso catalán es, de hecho, "el mayor de todas las investigaciones" de la organización que, por ejemplo, contó 35 víctimas en una investigación sobre Al Jazeera o 35 en otra sobre El Salvador.

Aragonès: "Es una vergüenza injustificable"

Aragonés se ha mostrado contundente a la hora de cargar contra esta actividad de espionaje respecto a fuerzas políticas independentistas y su entorno. En un largo hilo de Twitter reclama explicaciones al Gobierno y asegura que "la operación de espionaje masivo contra el independentismo catalán es una vergüenza injustificable". ERC ya ha anunciado una comparecencia en Bruselas para explicar varias iniciativas a nivel internacional para denunciar ese ataque a los derechos fundamentales.

El programa Pegasus, diseñado por la compañía israelí NSO, permite escuchar conversaciones, leer mensajes, acceder al disco duro, realizar capturas de pantalla, revisar el historial de navegación e incluso activar por control remoto la cámara y el micrófono de los móviles. Este es un programa que supuestamente sólo pueden adquirir gobiernos y fuerzas y cuerpos de seguridad para combatir el crimen y el terrorismo.

En su día ya se conoció la interceptación con el mismo sistema de espionaje del teléfono móvil del dirigente de ERC, el actual consejero de Empresa y Trabajo Roger Torrent, mientras fue presidente del Parlament y del jefe de filas de los republicanos en el Ayuntamiento de Barcelona, ​​Ernest Maragall.

En este sentido, la investigación de Citizen Lab "sugiere" que el Gobierno español ha utilizado a Pegasus y el propio fundador de la aplicación admite que el uso de la tecnología por parte de España es "legítima". En cualquier caso, el espionaje al independentismo catalán a través de esta tecnología sería "el mayor documentado", según The New Yorker.

Amnistía Internacional reclama explicaciones

Amnistía Internacional cree que "las instituciones de la Unión Europea están incumpliendo su deber de poner fin a las violaciones de derechos humanos generalizadas cometidas con software espía". Así lo ha manifestado la entidad este lunes después de haber confirmado de forma independiente los nuevos ataques revelados por el medio estadounidense.

La entidad ha vuelto a pedir explicaciones sobre el uso de este programa, como ya hizo en el año 2020, aunque sus reclamaciones quedaron sin respuesta. "El Gobierno español debe decir claramente si es o no cliente de NSO Group. Además, debe llevar a cabo una indagación exhaustiva e independiente sobre el uso del software espía Pegasus contra las figuras catalanas identificadas en esta investigación", ha manifestado Likhita Banerji, investigadora de Amnistía Internacional sobre Tecnología y Derechos Humanos.

Del mismo modo, Banerji ha pedido a la Comisión de Investigación del Parlamento Europeo "no dejar piedra sin remover al documentar las violaciones de derechos humanos facilitadas por programas espía ilegales; eso incluye investigar estas nuevas revelaciones".

"Los gobiernos de todo el mundo no han hecho lo suficiente para investigar o detener las violaciones de derechos humanos causadas por software espía invasivo como Pegasus. El uso, la venta y la transferencia de esta tecnología de vigilancia debe detenerse temporalmente para impedir nuevos abusos contra los derechos humanos", ha sentenciado la investigadora.

Más noticias