Público
Público

Pérez dice ser víctima de una "cacería política" por la obsesión enfermiza de Alberto Garzón

El expedientado dirigente de IU Madrid denuncia que se le ataca por defender la existencia de la organización y reta a que alguien demuestre que conocía y toleraba el uso de las tarjetas 'black' de Caja Madrid 

Pérez ha sido expedientado por negarse a dimitir como portavoz en el Ayuntamiento de Madrid./ EFE

EUROPA PRESS

MADRID.- El portavoz de IU en el Ayuntamiento de Madrid, Ángel Pérez, ha contestado este domingo al candidato de la formación a la Presidencia del Gobierno, Alberto Garzón, que el partido "no es su cortijo" y que su "obsesión" contra él por "plantear la defensa de la existencia de IU, junto a miles de hombres y mujeres de esta organización", es lo que ha derivado en el "linchamiento" hacia su persona y, a menos que alguien pudiera demostrar que tuvo conocimiento del uso de tarjetas black en Caja Madrid, mantener esa pretendida vinculación es una caso de "torpeza intelectual".

"A menos que alguien demuestre que conocía y toleré el uso de las tarjetas black, si se me sigue relacionando con ellas sería un caso de torpeza intelectual, carencia de ética política, lo que antes se llamaba vergüenza, y deseos de perjudicar a una persona", ha defendido en declaraciones a Europa Press.

Garzón manifestó el sábado que tanto Pérez como el portavoz de IU en la Asamblea, Gregorio Gordo, están "fuera de la organización por incumplir la resolución federal que pedía su dimisión". La Presidencia Federal del viernes abrió expediente a ambos portavoces pero no les expulsó ni aceptó la intervención de IUCM. "Como (Garzón) se va antes de que terminen las reuniones no se entera", le ha lanzado Ángel Pérez, que le ha recordado que "IU no es su cortijo" y que no se toman decisiones "por decreto de quien quiere creer que manda".

"Cosa de psicoanalista"

Para Pérez, la fijación de Alberto Garzón por relacionarles con las tarjetas black "empieza a ser cosa de psicoanalista", lo que ha llevado a decirle que está a su disposición para recordarle que dejó de ser coordinador hace quince años, en 2000, tres años antes del periodo investigado por el escándalo de Caja Madrid (2003-2009). En ese periodo investigado no tuvo cargo ejecutivo alguno, ocupando el puesto de portavoz municipal, entre cuyas funciones no está la de vigilancia en las entidades financieras.

Sin cargo ejecutivo alguno en ese periodo, el portavoz municipal entiende que tratar de hacerles responsables no es más que un "aquelarre" y una "cacería política" impulsada por la "obsesión" de "algunos compañeros en la dirección federal", que demuestran una "actitud deshonesta". "Es imposible que tengamos una responsabilidad política porque no sabíamos de la existencia de esas tarjetas ni podíamos saberlo porque no era nuestra función saberlo", ha insistido.

Imputarle indebidamente esa responsabilidad daña su "imagen, personal y política" y la de su entorno familiar. Por último, y en relación a las palabras en las que Garzón decía que Pérez está fuera de la organización, el portavoz en el Ayuntamiento ha vuelto a ponerse a su disposición para darle cuantas explicaciones necesite prestándose incluso a hacerlo en su despacho municipal. "Puedo verle en mi despacho para que vea de facto que estoy en IU", ha zanjado

Más noticias