Público
Público

PGE 2022 El Gobierno de coalición logra por segunda vez para los Presupuestos una de las más amplias mayorías de la historia

A falta de la decisión del PNV, el Ejecutivo ha conseguido atar hasta un total de 182 votos de ocho fuerzas políticas más las dos que conforman la coalición. El 'sí' de ERC y EH Bildu consolida la alianza de los partidos de izquierda independentista, cuyo apoyo seguirá siendo imprescindible para llevar a cabo la agenda progresista hasta el final de la legislatura.

03/11/2021.- La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, es aplaudida tras su intervención en el debate presupuestario. Alberto Ortega / Europa Press
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, es aplaudida tras su intervención en el debate presupuestario. Alberto Ortega / Europa Press

El Gobierno de coalición, el más minoritario de la historia de la democracia sin acuerdos parlamentarios pactados, sacará previsiblemente este jueves adelante sus segundos Presupuestos. A falta de la decisión del PNV, que todavía no da por finalizada la negociación presupuestaria, el Ejecutivo de PSOE y Unidas Podemos volverá a obtener una de las mayorías más amplias del periodo democrático a unas cuentas públicas al sumar hasta un total de 182 votos de ocho fuerzas políticas diferentes.

Tras una negociación intensa en el seno del Gobierno en relación a esta materia, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, se lanzó allá por el mes de octubre a reeditar el amplio apoyo parlamentario del año pasado a los Presupuestos para consolidar la estabilidad del Ejecutivo y apuntalar la legislatura.

Ante el anunciado y esperado rechazo de las derechas a las cuentas, las negociaciones con los diferentes grupos del arco parlamentario llegaron a ser intermitentes, según manifestaron desde estas fuerzas políticas, como ERC, EH Bildu o PNV. Si bien, una vez superado el primer examen con el rechazo de las siete enmiendas a la totalidad, el departamento de Hacienda ha conseguido acercar, especialmente en los últimos días, a los diferentes grupos después de sellar varios acuerdos, algunos de ellos casi in extremis.

Es el caso de ERC, quien confirmó este martes su apoyo a las cuentas a escasas horas de que finalizara la primera ronda de votaciones telemáticas. El portavoz del grupo republicano, Gabriel Rufián, anunció un acuerdo de mínimos que "tutelará también en el Senado", tal como apostilló en lo relativo a los detalles comprometidos para la futura ley de audiovisual, entre otras materias.

Los republicanos se abstuvieron el pasado jueves en la votación de las distintas secciones del proyecto y del informe de la ponencia en la comisión de Presupuestos, que sí contó con el voto favorable de PNV y EH Bildu. No obstante, esta última formación no confirmó su apoyo a los Presupuestos hasta este mismo lunes, cuando anunció un acuerdo para convertir las medidas de vivienda y suministros básicos del llamado escudo social en permanentes.

Más País, Nueva Canarias y el PRC también confirmaron el a las cuentas el pasado lunes, mientras que PDeCAT hizo lo propio este martes y Teruel Existe, este mismo miércoles. El PNV mantiene la incógnita sobre el sentido del voto de los dictámenes de las distintas partes del proyecto presupuestario que se llevará a cabo este jueves.

Aunque los seis diputados del grupo vasco han votado en el mismo sentido que el resto de aliados del Ejecutivo en las tres rondas de votaciones celebradas en las últimas horas sobre las enmiendas, Aitor Esteban, portavoz de la formación jeltzale en el Congreso, ha insistido este miércoles en que "la tramitación no ha acabado" y que podría extenderse incluso hasta el trámite en el Senado, ya que falta cerrar cuestiones como el tren de alta velocidad.

No obstante, fuentes del Gobierno aseguraron que dan por hecho el voto favorable del PNV en el pleno de este jueves y que confían en que no se reabra la negociación de enmiendas en el Senado, ya que cualquier modificación en la Cámara Alta supondría que las Cuentas del Estado volvieran al Congreso para ser ratificadas, lo que podría llevar a su aprobación a enero.

Alianza de los partidos de izquierda independentista

Los 13 diputados de ERC y los cinco de EH Bildu volverán a caminar de la mano del Gobierno en el proyecto presupuestario, consolidando la alianza de los partidos de izquierda independentista y ganando puestos en sus aspiraciones en convertirse en interlocutores de sus respectivos territorios con Madrid, un puesto relegado hasta hace poco a los antiguos convergentes, en Catalunya, y al PNV, en Euskadi.

"Nada de lo que pueda hacer desde la izquierda se puede hacer sin nuestro apoyo. Somos la garantía de las políticas de izquierda y la garantía también de hacer frente a las políticas de la derecha", dijo la portavoz de la coalición abertzale en la Cámara Baja, Mertxe Aizpurua, para después pedir al Gobierno que "aproveche" la mayoría progresista para "transformar la realidad" y "defender los derechos de la gente".

Y es que, precisamente, en esta segunda parte de la legislatura, las Cortes están tramitando y tramitarán normas de gran impacto político, social y económico para las que el Gobierno seguirá necesitando los apoyos de estos grupos. Solo para la próxima semana está previsto que el Pleno someta a votación la primera pata de la reforma de las pensiones y el proyecto de ley para la reducción de la temporalidad en el empleo público, medidas que verán previsiblemente luz verde tras los acuerdos alcanzados con estas fuerzas políticas.

Asimismo, y ante el constante no de las derechas, el Gobierno tendrá que recabar también el de estos grupos para sacar adelante proyectos tan relevantes y esperados como la reforma de la ley mordaza, la ley de Memoria Democrática, la ley del sólo sí es sí, la ley de vivienda, la derogación de la reforma laboral, la ley trans o el nuevo modelo de financiación autonómica.

El Gobierno de coalición y la izquierda independentista

La aprobación de los Presupuestos, además, parece consolidar un escenario político en el que el Gobierno de coalición cuenta con un apoyo cada vez más estable de fuerzas independentistas de izquierda, como ERC y Bildu.

Ambos partidos, que ya fueron claves en la moción de censura que llevó a Pedro Sánchez a La Moncloa en 2018, siguen una senda de dar estabilidad al Ejecutivo de izquierda, más allá de diferencias puntuales en determinados asuntos. Sin embargo, a la hora de apuntalar el Gobierno en temas claves como pueden ser los Presupuestos, ambas formaciones han arrimado siempre sus votos.

No obstante, a nadie se le escapa que ERC quiere jugar este papel clave para condicionar la política española que durante muchos años jugó la antigua Convergencia, y EH-Bildu parece aspirar a quitar la fama del PNV de ser el 'conseguidor' en Madrid de los beneficios que pueda sacar Euskadi en cada negociación.

Sea como sea, el Gobierno de coalición también parece empezar a perder complejos, sobre todo en la parte socialista, para pactar con ambas formaciones, que además les garantizan un estabilidad parlamentaria.

Más noticias