Público
Público

El PNV consolida su mayoría, el PSE salva los papeles y el PP sigue en la marginalidad

Los nacionalistas consiguen las alcaldías de Bilbao, Donostia y Vitoria. Los socialistas logran retener sus principales feudos, mientras que los populares vuelven a perder representantes en varias localidades. 

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, en una foto de archivo. | Adrián Ruiz / EFE

El poder no desgasta al PNV. La formación liderada por Iñigo Urkullu y Andoni Ortuzar ha conseguido el primer puesto en las elecciones municipales celebradas en Bilbao, Donostia y Vitoria, las tres principales ciudades vascas. Los nacionalistas consiguen retener también las alcaldías de otras localidades importantes, como Barakaldo o Basauri, mientras que recuperan otras plazas como Llodio, en Araba.

Noche redonda en Sabin Etxea, el cuartel general de los nacionalistas vascos. Tras los alentadores resultados obtenidos en las generales del pasado 28 de abril, cuando se convirtieron en el partido más votado de la Comunidad Autónoma Vasca e incluso consiguieron subir su representación en el Congreso hasta los seis diputados, uno más que en las elecciones de 2016.

El éxito electoral del PNV se ha repetido este domingo. Tal como avanzaba un sondeo difundido por EITB nada más cerrarse las urnas, el avance de la noche ha confirmado la hegemonía del partido de Urkullu y Ortuzar. La foto más nítida ha tenido lugar en Bilbao, donde el actual alcalde, Juan Mari Aburto, consigue 14 asientos y el 42,7%, suficientes para consolidar su primer puesto –en 2015 había obtenido 13-, pero insuficientes para tocar la mayoría absoluta, fijada en 15 escaños.

El segundo lugar en Bilbao ha correspondido a sus hasta ahora socios del PSE, con cinco concejales –uno más que ahora- y el 15,9% de los votos. EH Bildu ha quedado tercero con cuatro representantes (los mismos que ahora), seguido por Elkarrekin Podemos (que en las anteriores municipales se presentó como Udalberri) con tres. El PP, que durante la campaña sufrió momentos de tensión interna, vive en la capital vizcaína la misma situación que en otras tantas localidades: cae en votos y cae en concejales, de cuatro a tres.

El PP sufre en Vitoria otra dura derrota. Si en 2015 consiguió nueves ediles, ahora baja a cinco. El derrumbe del PP ha sido especialmente duro en las Juntas Generales de Araba, donde baja de la primera hasta la cuarta posición. En esa institución se impone el PNV, al igual que en las diputaciones de Gipuzkoa y Bizkaia.

En Donostia, el PNV logra aumentar su número de concejales en relación a 2015: si entonces consiguió nueve asientos en el consistorio, ahora sube a 10. EH Bildu queda en segundo puesto con seis –los mismos que en la actualidad-, mientras que el PSE se queda con cinco –hasta ahora tenía siete- y Elkarrekin Podemos (que en 2015 no acudió bajo ese nombre a las urnas) consigue tres, uno más de los obtenidos por Irabazi-Ganar Donostia, la plataforma que en las pasadas municipales respaldaron Ezker Anitza-IU y Equo.

Los feudos de PSE y PP

Mientras tanto, el PSE ha logrado conservar siete de los nueve ayuntamientos donde gobernaba hasta ahora. Ha perdido Pasaia, en Gipuzkoa, donde ha sido superado por EH Bildu, y Moreda de Álava, lugar en el que ha sido derrotado por el PNV. También han ganado en Larraun y Berrobi, dos pequeñas localidades de Gipuzkoa en las que únicamente se presentó el PSE. El PP, por su parte, conserva los tres pequeños ayuntamientos alaveses donde gobernaba hasta ahora: Laguardia, Navaridas y Baños de Ebro.

Ciudadanos pierde votos

Mientras tanto, Ciudadanos no ha conseguido representación en ninguno de los nueve municipios donde consiguió presentar candidaturas. En Getxo, donde en 2015 había conseguido un concejal, la formación naranja pasa del 5,9% al 3,2% y se queda sin representación. En Bilbao se sitúa en el 2,21%, por debajo incluso del 3,52% obtenido en esa misma ciudad en 2015, mientras que en Donostia alcanza el 1,54%, una cifra inferior a aquel 3,7% de 2015. En Vitoria se registraron 3.041 votos naranjas, unos 800 menos que en 2016. Vox tampoco ha logrado salir de la más absoluta irrelevancia política en Euskadi.

Más noticias en Política y Sociedad