Público
Público

El PNV pacta con Rajoy la subida de las pensiones con el IPC a cambio de apoyar sus Presupuestos

Pese a que el 155 sigue activo, el grupo vasco da la espalda al independentismo catalán y votará en contra  de las seis enmiendas a la totalidad contra las cuentas del Estado, con lo que el proyecto del Ejecutivo podrá continuar con su tramitación parlamentaria

Publicidad
Media: 3.30
Votos: 10

El portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, y el diputado Íñigo Barandiaran, esta mañana en el Congreso de los Diputados, en una pausa del pleno sobre los Presupuestos del Estado apra 2018.EFE/ Juan Carlos Hidalgo

Los Presupuestos Generales del Estado para 2018 tienen garantizada su tramitación parlamentaria. El PNV ha sellado un acuerdo con el Gobierno para superar la primera votación en el Congreso, este jueves, a cambio de una mejora de las pensiones. El movimiento de los nacionalistas vascos supone un giro en la posición que habían mantenido hasta ahora:  no negociar con el Ejecutivo de Mariano Rajoy en tanto estuviera activo el artículo 155 en Catalunya, en un gesto de apoyo a los soberanistas.

Sin embargo, ayer martes, el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, se reunió con  Rajoy para cerrar el acuerdo, que hoy se ha confirmado, según ha desvelado el  portavoz de los nacionalistas vascos en el Congreso, Aitor Esteban.

El acuerdo prevé una subida de las pensiones al ritmo del IPC este año y el próximo, la elevación de la  base reguladora de las pensiones de viudedad al 56% en 2018 (el proyecto del Gobierno lo dejaba en el 54%) y al 60% en 2019, y retrasar la aplicación del factor de sostenibilidad hasta el año 2023 (estaba previsto que entrará en vigor en enero de 2019). Además, la subida de las pensiones será retroaciva y se aplicará a partir de enero de 2018, según Esteban. El portavoz del PNV no ha aclarado qué otra parte de esta partida presupuestaria se tendrá que recortar para que no cambien los números totales del presupuesto, como contempla la ley que hay que hacer con cualquier enmienda. 

A cambio de lo acordado, el PNV rechazará mañana las seis enmiendas a la totalidad presentadas al proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado de 2018, por lo que las cuentas públicas podrán continuar con su tramitación parlamentaria.

Los votos del PNV se sumarán a los del PP, Ciudadanos, Coalición Canaria, Foro Asturias y UPN para rechazar las enmiendas del PSOE, Unidos Podemos, ERC, PDeCAT, Compromís y EH Bildu.

De esta forma, los Presupuestos podrían continuar su tramitación parlamentaria  si se confirma lo previsto: que mañana las iniciativas reciban176 votos a favor y 176 en contra, lo que supondría un empate técnico y que a la tercera votación decaerían las enmiendas.

La justificación del PNV

El portavoz parlamentario del PNV ha querido señalar, en primer lugar, que ayer Andoni Ortuzar, el presidente del PNV, le recordó al presidente del Gobierno,  "nuestra posición frontal al mantenimiento del 155" y a "los cantos de sirena a su prolongación" y ha añadido que se "congratulan de las declaraciones de Rajoy, de esta misma mañana", en las que el presidente del Gobierno ha aclarado que en cuanto haya Govern se retirará el 155 y que empezará una nueva etapa de diálogo, que los nacionalistas esperan que llegue "lo antes posible". 
Además, Aitor Esteban ha hecho mención a la necesidad de "hacer política con mayúsculas". 

La sorpresa del resto de los grupos

El anuncio del PNV se ha producido en la rueda de prensa de valoraciones del discurso de Cristóbal Montoro de presentación de los PGE, por parte de  todos los grupos parlamentarios. Como se produce por orden de mayor a menor,  Margarita Robles del PSOE,  Irene Montero de Unidos Podemos,  Toni Roldán de Ciudadanos y Gabriel Rufián de ERC, solo han dicho lo previsible sobre el discurso del ministro: "incoherente" para el Psoe, "PGE de la estafa" para Unidos Podemos, "de la estabilidad y el progreso" para Ciudadanos y "de golpistas" para ERC. Los que han venido detrás de Aitor Esteban, como de Joan Baldoví de Compromís, han cogido el guante del PNV y, en su caso, lo ha lanzado a la cara del Ciudadanos: "se demuestra que estos presupuestos son mejorables". 

El chantaje emocional de Montoro

Hoy era el día del ministro pero, primero, Cifuentes y, después, el PNV se lo han aguado. Si Montoro no fuera Montoro, probablemente le hubiera dolido que la presidenta de la Comunidad madrileña haya dimitido cinco minutos antes de su momentazo de cada año: el discurso de presentación de los presupuestos generales del estado. Pero es que lo es y ni eso le ha afectado, ni el murmullo continuo que ha acompañado a todo su parlamento. Los diputados, tanto como los periodistas, estaban con la cabeza en otra parte; así que su triunfalismo ni siquiera ha sido jaleado por los suyos, como en otras ocasiones.

Ha soltado afirmaciones enormes que han resonado aún más huecas sin la clá correspondiente: tenemos “el crecimiento más sano de nuestra historia, el que no hemos conocido en este país”; “tenemos las posibilidades de prosperidad que parecían imposibles”; “la oportunidad de construir la España más próspera que hayamos conocido”, “casi antes de ayer salimos de la uci, se nos daba por muertos”; tenemos “un mercado laboral mucho más eficiente, que hace la negociación colectiva más cercana a la realidad y esto hace posible esta intensa creación de empleo estable, indefinido”; traemos “más dinero que nunca para presupuestos sociales, de todos los gobiernos de la democracia”; “somos el gobierno” que ha hecho posible recuperar la credibilidad de las autonomías”…

Se ha acordado de todos, como en las campañas electorales: de los pensionistas, de las familias, de las mujeres, de los funcionarios, de las cuerpos y fuerzas de seguridad del estado, de las pymes, de los autónomos, de todos, para después pedir a la oposición que “abra las puertas al final de la crisis” para que “afrontemos juntos el reto de repartir lo que estamos consiguiendo”; les ha ofrecido que se “corresponsabilicen de esta recuperación económica”. Para cerrar su intervención, ha vuelto a recordar a los beneficiados, si se aprueban sus cuentas, y ha afirmado estar seguro de que ningún diputado está en contra de que les mejoren la vida a todos estos españoles. Para terminar el chantaje emocional, ha pedido “una oportunidad” para estos presupuestos que “seguro” que pueden mejorarse y “tratar de beneficiar a más gente todavía”.


Más noticias en Política y Sociedad