Público
Público

PNV y PSE decidirán "en cada pueblo" si arrebatan ocho alcaldías a EH Bildu

El acuerdo global entre nacionalistas y socialistas evita aclarar qué ocurrirá en aquellos lugares donde la coalición abertzale fue la opción más votada, por lo que se resolverá a nivel territorial.

Publicidad
Media: 2
Votos: 4

Idoia Mendia, secretaria general del PSE, junto al lehendakari Iñigo Urkullu y el presidente del PNV, Andoni Ortuzar. EFE

Ganar no siempre significa gobernar. EH Bildu está a pocos días de conocer en carne propia si esta máxima de la política también es de aplicación en varios municipios donde, según confirmaron las urnas, la coalición abertzale es la opción más votada. Sin embargo, el pacto alcanzado entre PNV y PSE podría relegarle a la oposición en ocho localidades del País Vasco.

Son días de tensa espera en el pequeño Mendaro, un pueblo de dos mil habitantes rodeado de montañas. En las pasadas elecciones municipales, 451 vecinas y vecinos votaron a favor de EH Bildu –que ya gobernaba allí-, mientras que 412 lo hicieron por el PNV. Hablando en concejales, cinco para los primeros y otros cinco para los segundos. En tercer lugar quedó el PSE, con 92 votos y un edil. Un edil que vale oro: si nacionalistas y socialistas hacen valer aquí su acuerdo electoral, el ayuntamiento cambiará de manos.

Esa misma escena –votos arriba, votos abajo- se repite en Lezo, un municipio guipuzcoano de seis mil habitantes. EH Bildu –primera en votos- obtuvo allí seis concejales, el mismo número que el PNV. El PSE logró un representante, por lo que podría dar la alcaldía a la formación de Iñigo Urkullu.

Precisamente, el pueblo del lehendakari es otro de los lugares donde puede haber cambios en la balanza. En Alonsotegi, el lugar donde nació y creció Urkullu, EH Bildu quedó como primera fuerza con cinco concejales, seguida del PNV con el mismo número de representantes, aunque 63 votos por debajo. Si el pacto con los socialistas se impone a nivel local, el próximo alcalde será del partido del mandatario vasco. Por su parte, el PSE podría hacer valer el acuerdo con los nacionalistas para acceder a la alcaldía de Andoain y mantenerse al frente de Pasaia. 

En ese contexto, fuentes socialistas y del PNV coincidieron en señalar a Público que aún no está definido qué ocurrirá en aquellos lugares donde EH Bildu quedó como primera fuerza. “Lo decidirá cada (dirección) Territorial y cada pueblo”, afirmaron desde Sabin Etxea, sede central de los nacionalistas vascos.

Nervios en el PP

El pacto entre PNV y PSE también podría perjudicar al PP en uno de sus pocos bastiones. Si nacionalistas y socialistas unen sus votos Laguardia (localidad situada al sur de Araba), los populares –que en las pasadas elecciones municipales quedaron en primer lugar con cuatro concejales- podrían perder la alcaldía.

El único lugar donde el PP podrá llegar a la alcaldía sin sobresaltos será en Baños de Ebro

Lo mismo podría ocurrir en Labastida, otro municipio del sur alavés, aunque en ese caso sería necesario un acuerdo entre PNV y EH Bildu para desbancar a los conservadores. Allí hubo cierta polémica tras conocerse que el candidato a la alcaldía por el PP, Daniel García, había mantenido conversaciones con EH Bildu e incluso estaba dispuesto a integrarles en su gobierno, un movimiento que fue inmediatamente anulado por la dirección del partido de Alfonso Alonso. El único lugar donde el PP podrá llegar a la alcaldía sin sobresaltos será en Baños de Ebro, donde obtuvo cuatro concejales, mientras que el PNV consiguió dos y el PSE, uno.

En ese contexto, Iñaki Oyarzábal, responsable del PP en Araba, ofreció un canje al partido de Urkullu: si los nacionalistas le permiten gobernar en Laguardia y Labastida, la única concejala del PP en Kuartango –otra pequeña localidad alavesa- se inclinaría por el PNV, que está empatado a seis concejales con EH Bildu. Si allí no hay un acuerdo, el futuro de la alcaldía se decidirá con una moneda al aire.

EH Bildu y Elkarrekin Podemos

A falta de conocer el desenlace de esos posibles pactos, EH Bildu y Elkarrekin Podemos avanzan en sus negociaciones para tratar de alcanzar acuerdos en Errenteria, Ordizia, Durango y Elorrio, municipios donde ambas fuerzas sumarían los votos necesarios para conformar mayorías.

En el caso de Errenteria, el acuerdo entre ambas fuerzas políticas permitiría a EH Bildu retener la alcaldía. Al igual que ocurrió en la legislatura anterior, Elkarrekin Podemos –que en las elecciones municipales de 2015 no acudió con ese nombre- volvería a formar parte del gobierno municipal.

En Durango, la suma de votos de EH Bildu y Herriaren Eskubidea-Elkarrekin Podemos desbancaría al PNV, que el pasado 26 de mayo fue la fuerza más votada. Según ha dado a conocer Andeka Larrea, responsable de Organización de la formación morada en Euskadi, las conversaciones también avanzan a buen ritmo en esa localidad vizcaína, al igual que ocurre en Elorrio. En ese municipio, Elkarrekin Podemos, con un concejal, destrabará el empate a seis ediles entre PNV y EH Bildu.

Existe una situación similar en Ordizia, localidad situada en el interior de Gipuzkoa. Allí EH Bildu y PNV tienen siete concejales cada uno, mientras que Elkarrekin Podemos cuenta con dos y el PSE, uno. Si finalmente hay acuerdo, la coalición abertzale podría retener la alcaldía con el apoyo de la candidatura morada. “Vamos a estar en gobiernos de mayoría progresista”, comentó Larrea.

Más noticias en Política y Sociedad