Público
Público

PNV y PSE rechazan quitar las subvenciones a los colegios del Opus en Euskadi que segregan por sexo

Ambas formaciones, que gobiernan en coalición en el País Vasco, tumban una iniciativa de EH Bildu apoyada por Elkarrekin Podemos-IU que reclamaba cancelar la financiación de seis centros educativos concertados. No obstante, nacionalistas y socialistas mostraron ciertas diferencias en torno al modelo que separa a niñas y niños. 

Pleno del Parlamento Vasco
Pleno del Parlamento Vasco celebrado este jueves 4 de marzo. PARLAMENTO VASCO/EUSKO LEGEBILTZARRA

Las instituciones educativas del Opus Dei en Euskadi seguirán recibiendo cuantiosas subvenciones, y lo harán pese a que en sus aulas se discrimine por sexo. Este jueves, los grupos parlamentarios de PNV y PSE rechazaron una Proposición No de Ley de EH Bildu dirigida precisamente a poner fin a las aportaciones de dinero público que cada año se entregan a seis colegios concertados de esa organización religiosa.

La iniciativa formulada por la coalición abertzale, que ha contado con el respaldo de Elkarrekin Podemos-IU, destacaba que en el último curso estos colegios "han recibido más de 13.000.000 de euros del presupuesto público", lo que ha supuesto –según datos de dichos centros– el 50% de sus ingresos. "Ni un solo euro que destina el Gobierno Vasco va a fomentar algo que tenga que ver con la igualdad", afirmó el parlamentario de EH Bildu Ikoitz Arrese durante el pleno. 

En su iniciativa, la formación soberanista advertía además que el Grupo COAS, al que pertenecen esos centros, "apuesta por la segregación educativa". En tal sentido, cita unas afirmaciones atribuidas a dicho grupo, en las que se indica que "para muchos chicos los deportes de contacto físico –fútbol, rugby, etc– pueden no sólo ser divertidos, sino que de hecho ponen la base para una duradera amistad. Para las chicas la agresividad no construye amistades, más bien las destruye. En los colegios mixtos ambos modos de vivir la agresividad chocan".

El grupo parlamentario soberanista cita también distintas informaciones reveladas por Público en relación a los materiales educativos que ofrece el Grupo COAS. En esos documentos se indicaba que "las relaciones homosexuales son aberrantes", "la homosexualidad es un trastorno" o "las mujeres no deben ser provocativas y tienen que cuidar su aspecto".

"En EH Bildu, nos parece difícil de aceptar que unos centros con estas formas de pensamiento machistas y homófobas en sus bases ideológicas sean subvencionados con fondos públicos", sostenía. Por ello, instaba al Gobierno Vasco a no colaborar con fondos públicos "con ningún centro que tenga un modelo educativo que diferencie al alumnado por sexos", remarcando que la educación que segrega por sexos "es excluyente y los valores y modelos de relación que impulsa son negativos para la sociedad vasca". ¿Qué les parecería si hubiese colegios que segregasen por raza?", preguntó durante el debate el parlamentario de Elkarrekin Podemos-IU Iñigo Martínez

PNV y PSE rechazaron esa iniciativa, al igual que PP-Ciudadanos y Vox. En su lugar, los grupos de PNV y PSE –partidos que gobiernan en coalición en Euskadi y cuentan con mayoría absoluta en la Cámara vasca– sacaron adelante una enmienda a la totalidad en la que no realizan ningún tipo de referencia a la eliminación de estas subvenciones.

En su intervención, el portavoz del PSE, José Antonio Pastor, señaló que compartía el "planteamiento de fondo" de EH Bildu, pero no con "hacerlo inmediatamente". Defendió en tal sentido que la reforma educativa impulsada por el Gobierno prohíbe a los centros educativos concertados segregar al alumnado por sexo, así como financiar a instituciones educativas que mantengan ese modelo. "Se han sentado las bases para que esto se empiece a corregir", apuntó Pastor, quien reivindicó que "los caprichos que algunos quieran tener se lo tendrán que sufragar". "Los pasos hay que darlos poco a poco", remarcó. 

El PNV mostró ciertas diferencias con esos argumentos de la formación socialista. La parlamentaria nacionalista María Eugenia Arrizabalaga sostuvo que no haría "una defensa de la educación diferenciadora", pero tampoco pondría sobre la mesa "argumentos contrarios". Argumentó además que se trata de un "debate jurídico" y que a día de hoy, a nivel legal, "no caducan los contratos o convenios educativos que estaban en vigor"

"Para prohibir el concierto con estos centros es necesaria una disposición normativa, y esto no se ha dado", afirmó Arrizabalaga, quien alegó que "con la ley en la mano no se puede decir que se está fomentando la exclusión". "No es excluyente", repitió después. Afirmó en tal sentido que la legislación vigente "garantiza" el derecho de esos centros "a recibir fondos públicos". 

En la iniciativa aprobada este jueves, PNV y PSE instan al Departamento de Educación del Gobierno Vasco –a cargo de Jokin Bildarratz, exsenador nacionalista– a "seguir cumpliendo la normativa de conformidad con la legalidad vigente en materia de conciertos educativos en aras a garantizar la libertad de enseñanza y los diferente proyectos ofertados en los centros educativos de Euskadi".

Del mismo modo, ambas formaciones llaman a "reforzar la prioridad en el régimen de conciertos educativos para los centros que se organicen bajo el principio de coeducación con proyectos educativos que garanticen el desarrollo de las medidas para favorecer y formar en igualdad en todas las etapas educativas, incluyendo la educación para la eliminación de la violencia de género, el respeto por las identidades, culturas, sexualidades y su diversidad, y la participación activa para hacer realidad la igualdad". 

En diciembre de 2019, el lehendakari Iñigo Urkullu realizó una visita al Colegio Munabe, uno de los centros del Opus que discrimina por sexo. Ese acto no apareció en la agenda del lehendakari, que tras la difusión por parte de este periódico de esta noticia argumentó que se trataba de un evento "no público"

Apoyo de PP y Vox

Por su parte, la coalición PP-Ciudadanos defendió en el pleno de este jueves "el derecho que asiste a los padres y madres para elegir el centro docente al que asistan sus hijas e hijos" e instó al Gobierno Vasco a "continuar colaborando en el sistema de financiación pública de los centros privados en condiciones de igualdad y sin discriminación de ningún tipo basada en opciones o modelos de carácter pedagógico". Vox, que cuenta con una parlamentaria, también se opuso a poner fin a la financiación de los centros del Opus que segregan por sexo.

Más noticias de Política y Sociedad