Público
Público
Únete a nosotros

Política de la Generalitat Pere Aragonés: "Este país debe autogobernarse"

El conseller de Economía de la Generalitat y principal representante de ERC en el Govern hace suyo el lenguaje del Ejecutivo español para explicar los objetivos y propuestas de actuación de su Departamento y afirmar al mismo tiempo que el Estado se equivoca si piensa en un canje de renuncia al derecho de autodeterminación por "unas décimas de IRPF".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonés. / EFE - Quique García

El vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonés, se ha dirigido a los empresarios convocados por la Cámara de Comercio con voluntad de transmitir confianza y tranquilidad. Los ha asegurado que en Catalunya "hoy podemos dar por superada la crisis" económica global que en Estados Unidos comenzó con la quiebra de Lehman Brothers .

Ha hablado de la existencia de una recuperación "muy vigorosa", con cifras de crecimiento por encima del 3% y pronosticó que el próximo año el paro se situará por debajo del 10%.

Y al mismo tiempo, en clave política, ha confirmado que la Generalitat enviará representación a la reunión de la Comisión de Financiación Autonómica, tal como lo había anunciado la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, apostando de esta manera por la participación en un ámbito de diálogo no bilateral.

El consejero ha precisado que no se trata del Consejo de Política Fiscal y Financiera, sino de un "grupo de trabajo" al que tienen previsto asistir para reclamar deudas pendientes. "Se equivoca el Estado si piensa que canjear el derecho a la autodeterminación por unas décimas de IRPF", ha afirmado, después de haber proclamado que Catalunya "se ha de autogobernarse". "Queremos toda la libertad y por lo tanto toda la responsabilidad". Autogobierno "acompañado de negociación política que reconozca el derecho de autodeterminación", precisó, y ha hecho otra interpretación de la idea reiterada por Pedro Sánchez sobre la necesidad de una llamada a las urnas para resolver el conflicto".

No ha hablado de movilizaciones ni de ningún recurso a la unilateralidad. Tampoco del Consejo de la República. "Se ha hablado mucho de República", ha señalado, pero ha preferido poner en valor el "republicanismo", para insistir a continuación en las condiciones materiales necesarias para que las personas y los agentes económicos puedan ejercer la "libertad".

Ha descrito los objetivos del Gobierno en tres ejes: cohesión social, "prosperidad" y "gobernanza de calidad", y ha insistido más de una vez en la necesidad de mejora del poder adquisitivo de los salarios, para que el "bajo nivel de paro deje de ser sinónimo de pobreza".

"La igualdad de oportunidades sólo se puede conseguir con fraternidad", proclamó ante un público formado básicamente por empresarios y cargos de la Administración, pero entre los cuales también se encontraban los secretarios generales de CCOO y UGT, Javier Pacheco y Camil Ros.

Deudas pendientes

Pere Aragonés ha concretado por otra parte los pagos que espera recibir del gobierno central y que piensa plantear en la primera reunión de la Comisión Mixta Estado-Generalitat en materia de financiación. "No podemos esperar más", ha afirmado en relación las inversiones pendientes, que ha cifrado en 759 millones de euros, además de otros 2.950 millones de disposición adicional y de una partida de deuda acumulada de 583 millones con el departamento de Interior, por la financiación de los Mossos.

Manifestó el propósito de hacer funcionar "una agencia tributaria eficiente", "con las herramientas que tenemos", dijo, y señaló la necesidad de "premiar a los que cumplen y castigar a los que no lo hacen".

A preguntas de los asistentes sobre la anunciada subida del IRPF para las rentas más altas, el consejero de Hacienda ha señalado que quizás no sería necesario con un combate más estricto del fraude fiscal, pero que aparte de eso no puede ser que determinados ingresos por rentas del trabajo estén más grabados que otros por rentas del capital.

"Un Estado emprendedor"

"Si no queremos competir con salarios bajos lo tenemos que hacer con formación y con transferencia tecnológica", dijo, y en este sentido planteó "tres retos inmediatos", "tres propuestas de actuación":

La mejora de la formación de los niños as más pequeños, que hoy recae sobre las administraciones locales. La formación continua de los trabajadores, con la creación de un nuevo modelo de centros de formación profesional. Y una apuesta por "favorecer la cultura del riesgo".

En relación a esta última propuesta ha afirmado que hay "un Estado que dé cobertura", "un Estado emprendedor" y ha anunciado la transformación del Instituto Catalán de Finanzas en una banca pública industrial, que lidere apuestas estratégicas.

Más noticias en Política y Sociedad