Público
Público

Campaña 26-M El PP advierte a Casado: si fracasa el 26-M no podrá elegir a Álvarez de Toledo como portavoz

Algunos barones territoriales ya le han sugerido al líder del Partido Popular que "recupere el centro" en esta campaña electoral, pero si el resultado del 26-M es malo, se le forzará un cambio de estrategia y se le impondrá la portavocía.

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 9

Cayetana Álvarez de Toledo i Pablo Casado a l'acte de Barcelona. EFE / ANDREU DALMAU

El PP decidirá a quién designará como portavoz esta legislatura —tanto del Congreso como del Senado—  tras conocer el resultado de las las elecciones europeas, municipales y autonómicas, el lunes 27 de mayo. Fuentes de la dirección 'popular' reconocen que estos comicios serán decisivos para marcar la línea del partido a partir del lunes de la semana que viene. Voces 'populares' con poder orgánico subrayan a Público que si los resultados son malos, se pedirá a Pablo Casado un cambio de estrategia, que empezará vetando al fichaje estrella del líder del PP, Cayetana Álvarez de Toledo, para acceder a la portavocía del Congreso.

El presidente del PP necesitará referendar ante la estructura del partido a quienes elija como portavoces en el Congreso y Senado, también ante los barones territoriales, que tras el Comité Ejecutivo recordaron al líder del PP que "solo desde el centro" se ganan elecciones. "Si el resultado el 26-M es malo, a Casado se le impondrá un portavoz, y en ningún caso será Cayetana Álvarez de Toledo", afirman.

La diputada por Barcelona fue la única en conseguir representación para el PP en la provincia catalana, y aunque se daba prácticamente por hecho antes de las elecciones generales que iba a ser la portavoz, ahora ya había descartado. Todo ello sumado a que la política de fichajes de Casado ha provocado bastantes recelos en el sector veterano del PP.

Las fuentes consultadas destacan que Álvarez de Toledo no es el perfil adecuado tras el descalabro electoral del partido el pasado 28 de abril, ya que apuesta por una vía dura, alejada del diálogo, y éste es un aspecto decisivo para los portavoces parlamentarios, ya que han de negociar constantemente con el resto de formaciones. Además, es un trabajo que requiere cierta experiencia política.

Casado le ofreció a Pastor la portavocía y ahora todas las quinielas apuntan a Cuca Gamarra

Para ocupar este cargo los 'populares' priorizan que sea desempeñado por una mujer y en el entorno del secretario general del partido, Teodoro García Egea, ya se ha descartado que él vaya a serlo. A pesar de que el cargo de secretario —o cualquier vicesecretaría— es compatible con ser portavoz, a ambas funciones hay que dedicarles tiempo, por lo que en el PP prefieren que una misma persona no ostente dos posiciones con tanto poder. 

Una de las mujeres con más quinielas para llegar a la portavocía es Cuca Gamarra, actual vicesecretaria de Política Social y coordinadora de la campaña de las municipales y autonómicas. La conservadora ha pasado por distintos cargos autonómicos y locales antes de dar su salto a las instituciones: fue elegida alcaldesa de Logroño en 2011 y apoyó a Soraya Sáenz de Santamaría en las primarias del partido, pero tras el cambio de dirección en la cúpula del PP tras ganar Casado el Congreso Extraordinario, se integró sin problemas en su equipo.

De confirmarse las quinielas, Gamarra no sería la primera opción que baraja Casado: el veto a Álvarez de Toledo ha complicado la elección a Casado, que también ofreció a la expresidenta del Congreso —ahora vicepresidenta tercera—, Ana Pastor, la portavocía del grupo parlamentario. No obstante, la gallega declinó la invitación y prefirió ostentar un puesto en la Mesa de la Cámara Baja. 

Si Gamarra es designada portavoz del Congreso — y a la espera de que se conozca el nombre de la portavocía del Senado, que no será Rafael Hernando, ya que éste ocupa una de las secretarías en la Mesa— Casado deberá hacer cambios en la cúpula directiva si no quiere que Gamarra ostente los dos cargos. 

Más noticias en Política y Sociedad