Público
Público

PP de Andalucía Rajoy orilla a las mujeres del PP de las candidaturas en las capitales andaluzas

Una semana después de solidarizarse con la marea feminista del 8M, el Comité Electoral del PP designa a siete hombres y una mujer como ‘alcaldables’ para las municipales de 2019. Los populares andaluces sólo presentan hombres a la vez que piden en el Parlamento una reforma electoral que garantice el 50% de mujeres en puestos de salida para las autonómicas.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (2i), junto a Beltrán Pérez (i), Juanma Moreno (c), Virginia Pérez (2d) y Dolores López (d), tras la clausura de un acto del PP de Sevilla. EFE/ Jose Manuel Vidal

El Partido Popular de Andalucía ha impulsado una profunda renovación de sus candidatos a alcaldes en las ocho capitales de provincia y en las cuatro ciudades con más de 100.000 habitantes de cara a las elecciones municipales de 2019. De los 12 carteles electorales, siete son nombres nuevos. Y de estos 12 alcaldables, diez son hombres y dos mujeres.

El Comité Electoral Nacional del PP, reunido el viernes en la sede de la calle Génova, ratificó a los aspirantes a las alcaldías de las ocho capitales andaluzas, donde la cuota femenina es incluso inferior: siete hombres y una sola mujer, la candidata independiente por Huelva, Pilar Marín, que ni siquiera pertenece al partido y que 24 horas antes aún no estaba confirmada del todo. “Hay profesionales de prestigio, pero cuando las llamamos a filas políticas, declinan el ofrecimiento”, se excusa el líder del PP andaluz, Juanma Moreno.

Una semana después de colgarse el lazo morado en la chaqueta, en solidaridad con la marea feminista que desbordó las calles de España el pasado 8 de marzo, el presidente del PP y del Gobierno, Mariano Rajoy, viaja este sábado a Málaga para presentar y hacerse una foto con los elegidos para la primera línea de la política municipal andaluza: siete hombres y una mujer.

Las masivas manifestaciones del 8M -seis millones de personas en todo el país- protestaron en la calle contra la discriminación laboral de las mujeres, contra la brecha salarial que les separa de los hombres y contra la exigua representación femenina en espacios de poder y decisión, entre otras demandas.

El impacto social y mediático fue tan fuerte que ni el Gobierno ni el presidente ni el PP pudo permanecer impasible y, 24 horas después, muchos de los que habían tildado la convocatoria de “antisistema” pasaron a definirse como feministas (el portavoz popular, Antonio Hernando) y a reconocer que la lucha por la igualdad total de la mujer aún tiene camino por recorrer (Rajoy).

El presidente posará hoy con los ocho candidatos a las alcaldías andaluzas, aunque el viernes la dirección del PP regional ya se hizo la foto de familia, encabezada por su presidente, Juanma Moreno. Junto a él también aparece la secretaria general del PP andaluz, Dolores López, que también asistió a la manifestación feminista del 8M una semana antes.

En menos de siete días, el PP andaluz ha pasado de alinearse con la marea violeta, “con la que compartimos objetivos”, a tener que explicar por qué no hay mujeres en su partido que encabecen las listas electorales. Hace una semana, Moreno dijo: “Es una completa indecencia que en el siglo XXI mujeres y hombres no cobren lo mismo ni ocupen las mismas responsabilidades. Nos corresponde revertir esa situación terriblemente injusta”.

Hace unas horas, tras confirmarse el cartel electoral de las capitales, Moreno ha admitido que le “hubiera gustado más presencia de mujeres”, y se ha excusado en que “cuando las llamamos para incorporarse a filas políticas, declinan el ofrecimiento en este momento político”.

A pesar de todo, el presidente de los populares andaluces mantiene que en su partido “no hay cuotas” [femeninas] porque “las cosas no se imponen, sino que surgen de manera natural”. “En algunos sitios había candidatas que querían competir y estaban preparadas para hacerlo, y en otras provincias no las había. Hemos contactado con algunas candidatas y no siempre es fácil, porque no hay disponibilidad”, ha zanjado.

Este periódico ha hablado con una decena de mujeres, diputadas o altos cargos del PP andaluz, pero ninguna ha querido aparecer con su nombre y apellido valorando la ausencia de mujeres en puestos de salida para las elecciones municipales. Sin grabadora admiten que es “una contradicción” que la dirección del PP apoye las reivindicaciones feministas, como la nula representación femenina en los consejos de administración de grandes empresas, y una semana después “presente un cartel casi exclusivo de hombres” para liderar las listas de las próximas municipales. No parece un dato aislado. Actualmente, el PP gobierna en 179 municipios y ciudades de Andalucía, y sólo 24 son alcaldesas.

La versión oficial del partido es que se trata de algo “circunstancial”, además recuerdan que en la ejecutiva regional de Moreno hay actualmente más mujeres que hombres. “No ha sido algo pensado. La elección de nombres se ha hecho de forma natural y de abajo arriba. En algunas capitales se tanteó a alguna mujer, pero finalmente se ha tenido en cuenta al aspirante mejor posicionado en su territorio”, explican estas fuentes.

La versión oficiosa, que defiende un sector crítico muy creciente, es que el presidente del PP andaluz no controla el partido en las provincias y los líderes provinciales o los alcaldes más veteranos -como el malagueño Paco de la Torre, que repite con 76 años- han decidido sobre sus territorios sin tener en cuenta la foto de conjunto.

Hay otro elemento que ahonda en las contradicciones del PP andaluz. Esta misma semana, el Parlamento ha aprobado el dictamen que recopila las propuestas de los cinco partidos para abordar la reforma de la Ley Electoral de Andalucía. Una de las medidas que los populares han puesto sobre la mesa es, precisamente, la doble cremallera, para garantizar que haya más mujeres como cabeza de cartel.

La legislación actual ya contempla la paridad y la alternancia hombre-mujer en las listas electorales -se aprobó en 2012 con el voto en contra del PP, que lo recurrió ante el Tribunal Constitucional y perdió-.

La doble cremallera va un paso más allá y obligaría a los partidos a encabezar las listas electorales con mujeres el 50% de las provincias, como mínimo, evitando así que los hombres acaparen más escaños. A los partidos grandes -PSOE y PP- no les afecta tanto esta medida, porque suelen conseguir como mínimo dos diputados por provincia (hombre y mujer), pero a los grupos pequeños les cuesta más lograr representación en las circunscripciones menos pobladas, como Jaén, Almería o Huelva, donde sólo consiguen arañar un escaño, que casi siempre ocupa un hombre.

En las últimas elecciones autonómicas, el 22 de marzo de 2015, el PSOE y Ciudadanos encabezaron sus listas con cinco hombres y tres mujeres para las ocho provincias; el PP usó a seis hombres y dos mujeres; y Podemos e IU optaron por cuatro y cuatro respectivamente.

Andalucía primero

Rajoy ha aceptado adelantar las candidaturas para las alcaldías de las capitales andaluzas antes que en otros territorios, porque esta comunidad es la única que celebrará sus elecciones autonómicas antes que las municipales. Están previstas para marzo de 2019 (las locales serían en mayo o junio), aunque Juanma Moreno ha convencido al presidente del Gobierno de que Susana Díaz podría adelantar las andaluzas a noviembre o diciembre de este año, algo que la socialista ha negado reiteradamente.

Al margen de la sobrerepresentación masculina, la foto de los alcaldables andaluces es una muestra del reino de taifas en el que se ha convertido el PP andaluz.

Los candidatos en las capitales donde no se gobierna son: en Sevilla, el portavoz municipal Beltrán Pérez, hombre elegido por el todopoderoso Javier Arenas; en Granada, el actual presidente provincial del partido y senador, Sebastián Pérez, que tratará de recuperar la Alcaldía que perdió el histórico José Torres Hurtado, tras ser imputado por varios delitos relacionados con la corrupción; en Córdoba, el actual portavoz del grupo municipal, José María Bellido; en Cádiz, el concejal Juan José Ortiz, que toma el relevo después de que la histórica Teófila Martínez (alcaldesa durante 20 años) haya anunciado su retirada esta semana; y en Huelva, la independiente Pilar Marín, decana de la Facultad de Trabajo.

En Almería, Jaén y Málaga, se mantienen como candidatos los actuales alcaldes, Ramón Fernández Pacheco, Javier Márquez y Francisco de la Torre, respectivamente. Los dos primeros no fueron cabezas de cartel en las últimas municipales, heredaron el bastón de mando de Luis Rogelio Rodríguez Comendador, en Almería, y José Enrique Fernández de Moya, en Jaén. Ambos dejaron las alcaldías un tiempo después para asumir nuevas responsabilidades, el primero en el Senado y el segundo para encabezar la candidatura al Congreso en las elecciones de 2015.

En Algeciras y Marbella los candidatos son los actuales alcaldes, José Ignacio Landaluce y Ángeles Muñoz, respectivamente, mientras que en Jerez de la Frontera, el candidato será el actual concejal y parlamentario autonómico Antonio Saldaña, ya que la ex alcaldesa y candidata en las pasadas elecciones, María José García Pelayo, no optará a la reelección. De las principales ciudades andaluzas, queda sólo pendiente el candidato de Dos Hermanas, el pueblo más grande de Andalucía, donde el PP lleva dos años dirigido por una gestora.

El acto de presentación de candidatos a las alcaldías de las capitales, al que asistirá Rajoy con varios ministros y altos cargos del partido, está pensado como una demostración de músculo al que se prevé asistan unas 2.000 personas.

Más noticias en Política y Sociedad