Público
Público

El PP aprovecha la bajada de impuestos de Monago para apuntarse un tanto

Ministros y diputados del PP aseguran que esa es la línea en la que trabaja el Gobierno, aunque recuerdan que se hará "cuando se pueda" y no ponen fecha. Margallo liga la decisión del presidente extremeño a la de

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La decisión del presidente de Extremadura, José Antonio Monago, de bajar el tramo autonómico del IRPF ha reabierto en el seno del PP el debate sobre la bajada de impuestos. De momento no hay críticas a esa medida del presidente extremeño, muy al contrario: los dirigentes del PP han aprovechado la noticia para sacar pecho y recordar que su intención es bajar los impuestos 'en cuanto se pueda'. Pero eso, según sus previsiones, no ocurrirá antes de dos años. De momento no bajan.

En cualquier caso los dos políticos que más tienen que decir al respecto, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, han optado este miércoles por el silencio, mientras que otros miembros del partido y del Gobierno, especialmente el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, sí que se han referido a la cuestión introduciendo algún matiz.

El ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, restó mérito a la iniciativa de Monago. El ministro recordó en el Congreso de los diputados que Monago puede permitirse el lujo de bajar impuestos gracias al 'margen inesperado' que le ha venido dado por la devolución, hace unos meses, de un impuesto a los depósitos bancarios por valor de 240 millones de euros. Pero en el fondo dijo compartir la medida: 'Bajar los impuestos está en el ADN del PP'.

Otros diputados del PP como Vicente Martínez-Pujalte, Rafael Merino y Rafael Hernando aprovecharon la ocasión para recordar que Monago baja el IRPF por por el trabajo 'excelente' que ha hecho para controlar los gastos. Pujalte añadió que una vez que ha cumplido el objetivo del déficit para 2012 (1,5 %), Monago 'puede decidir lo que crea conveniente'. En similares términos se expresó Rafael Merino. 

Ana Mato, ministra de Sanidad y Asuntos Sociales e Igualdad, fue más lejos y elogió la medida, una iniciativa que 'honra' a Monago, dijo. Mato dijo que esa es la línea en la que trabajan los líderes de los territorios en los que gobierna su partido. 'Eso sí, cumpliendo el déficit que es nuestra obligación', matizó la ministra.

Sin referirse a Monago, Montoro aseguró que la próxima reforma fiscal que acometerá el Gobierno será 'la de reducir la fiscalidad a los que menos renta tienen', lo que comenzará —recordó— con la aplicación del IVA de caja a pymes y autónomos desde enero de 2014.

Durante la sesión de control en el Congreso, ha dicho que esa reforma fiscal será posible porque habrá crecimiento económico y que a ello contriuirá el afloramiento de bases imponibles como consecuencia de la lucha contra el fraude fiscal.

A este respecto, ha recordado que la obligación de declarar las cuentas y bienes en el extranjero ha permitido en abril ensanchar la base imponible en 87.300 millones de euros.

Montoro hizo estas consideraciones después de que el diputado socialista Pedro Saura le preguntara cuáles eran las intenciones del Gobierno respecto al IVA y asegurara que si Montoro anuncia una reforma fiscal 'los españoles se pueden echar a temblar'.

En opinión de Saura, lo que tiene que hacer el Ejecutivo es aumentar en 1.000 empleados la plantilla de los inspectores de Hacienda y acabar con los 90 millones de billetes de 500 euros que están en circulación.

'Lo que no pagan los de la amnistía fiscal lo tenemos que pagar los demás', le echó en cara Saura.

Más noticias en Política y Sociedad